Los tres niveles del horóscopo

20.2.09

Intro a Acuario


El símbolo del signo de Acuario, el Aguador Celeste, está representado por un hombre que porta un cántaro del cual fluyen dos chorros de agua, pero más que agua podríamos pensar que de él brota fuego líquido.

Esta alegoría se encuentra explicada en el undécimo de los trabajos de Hércules, llamado “La limpieza de los establos de Augías” en el cual al héroe mitológico que representa el alma o verdadero discípulo espiritual, le es encomendada por su maestro la tarea de limpiar los establos reales que durante siglos han acumulado el estiércol del ganado allí alojado. Está claro que esto representa la necesidad limpieza de todas las energías negativas acumuladas durante siglos por la humanidad en los planos físicos, astral y mental. Muchos otros intentaron antes que Hércules realizar este trabajo pero no tuvieron éxito, pero el héroe tomó unos instantes para reflexionar y la respuesta a este dilema relampagueó en su mente. En lugar de limpiar y barrer como tantos hicieron, observó que cerca de allí fluían dos arroyos y trabajando con fuerza y violencia desvió el curso natural de ambos, haciéndolos pasar en torrente por los establos y arrastrar la suciedad acumulada, cumpliendo su acto de servicio.
La Sabiduría de las Edades llama a los dos chorros del cántaro de Acuario, es decir a los dos arroyos que Hércules utiliza para cumplir su tarea, el río de la Vida y el río del Amor, o de la Vitalidad y la Conciencia, mientras que el ocultismo oriental los relaciona con el Sutratma y el Antakarana, los dos canales etéricos que unen la Personalidad humana con los otros dos aspectos de la trinidad llamados Espíritu y Alma, a través de los cuales descienden la Fuerza del Primer Rayo de Voluntad-Poder y Segundo Rayo de Amor-Sabiduría respectivamente. La liberación de estas dos energías solo se realiza a través del servicio desinteresado, con un completo olvido de sí mismo aunque sea a menudo poco reconocido y a veces hasta criticado.

Permanentemente escuchamos y leemos acerca la Nueva Era de Acuario que se cierne sobre el planeta. Una era posee una duración de 2500 años y la transición comenzó alrededor del año 1700 con la entrada en manifestación del 5º Rayo de Intelecto Concreto que canaliza Acuario y del 7º Rayo de Orden Ceremonial vía su regente exotérico, Urano. Este influjo puso un fin definitivo a la Edad Media a través del surgimiento del movimiento filosófico de la Ilustración, o Siglo de las Luces con el Racionalismo, el Empirismo, que produjo eventos como la Revolución Francesa y la Revolución Industrial de la mano del desarrollo de la Ciencia y la Tecnología que permitió controlar algo tan habitual hoy pero a la vez tan esotérico como son la electricidad y la luz.

Así es que las energías del Señor de la Constelación de Acuario, “cuyas estrellan brillan más por nosotros que por ellas mismas” según dijera Vicente Beltrán Anglada, se encuentran entre nosotros. El primer decanato de esta era que abarca un período de 700 años aproximadamente se encuentra regido por Saturno, planeta que propicia las crisis con las consiguientes oportunidades de producir cambios tanto en el orden individual como social y destruir o despejar lo que obstaculiza la libre expresión del Alma Una.
Además esta constelación se encuentra en la llamada Cruz Fija de los cielos, la cual rige la vida del discipulado, en oposición al signo de Leo, el de la conciencia individual por excelencia y por intermedio del planeta Júpiter, su regente esotérico de 2º Rayo presenta la oportunidad para alcanzar la llamada conciencia de grupo y con la atracción que ejercen los ideales superiores y la nota clave del signo: “agua de vida soy, derramada para los sedientos” ha impulsado a millones de hombres y mujeres al servicio grupal. Esto es lo que Marilyn Ferguson llama “La conspiración de Acuario” y desde principios del siglo XX se han formado sociedades de beneficencia y filantrópicas, hospicios y orfanatos, Organizaciones No Gubernamentales como la Cruz Roja, UNICEF, Médicos sin Fronteras, Greenpeace, etc. a través de las cuales puede canalizarse la voluntad de servir.

A través de una decisión excepcional el Maestro de Maestros e, Instructor de Ángeles y Hombres, ha decido retornar en esta Era de Acuario, hecho que fuera profetizado en su última encarnación en Palestina cuando dijera a sus discípulos que: “Id a la ciudad y os encontrará un hombre con un cántaro de agua y en la casa en la que él entrare, seguidle” (Lucas 22:10). En esta oportunidad Su tarea consistirá en “derrocar sistemas caducos y tradicionales, destruir las bases de culturas cristalizadas y borrar del plano de los acontecimientos temporales las ideas y doctrinas trascendidas. La finalidad de esta demoledora actividad, a la par constructiva y destructiva, es hacer partícipe a la humanidad de nuevas formas de vida y de conciencia y de cimentar las bases para un nuevo orden social, estructurado sobre la igualdad de oportunidades, la fraternidad del corazón y la justicia de las actitudes humanas frente a su propio destino.” y para la preparación de Su reaparición nos encontramos trabajando.-
LOGOS – Grupo de Investigacion en Astrologia Esoterica
Email: logos.astrologiaesoterica@gmail.com
WEB: www.logosastrologiaesoterica.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario