Los tres niveles del horóscopo

19.6.10

Viviendo tiempos intensos

Por Joanna García

 

Esa es una de las sensaciones más reales que una gran mayoría de la humanidad está experimentando. Intensidad en lo positivo y en lo friccional. Sentimiento de que todo cambia y el cambio si no se vive desde el centro, desorienta y crea temor.

¿Qué puede significar vivir desde el Centro?

Quiere decir vivir conscientes de que existe un Plan que se torna  cada vez más lúcido en nuestro interior.

Quiere decir aceptar las ideas que vienen desde lo alto y que crean un santuario interior  desde donde el Alma emite  su nota  y tranquiliza, activa y energetiza todas nuestras células.

En ese bendito santuario interior, nuestra personalidad es afinada y preparada para nuestro personal servicio  en estos tiempos marcados intensamente desde el Firmamento, los cuales nos hacen priorizar los esfuerzos de la mente superior, viviéndolos especialmente desde el corazón.

Géminis se aleja ya y este mes entre unos acontecimientos y otros, no se ha podido hablar de él.

Géminis es la dualidad y la Mente Superior, es el Amor a través de esa Mente y es el Signo que controla Esotéricamente el corazón de nuestro Sistema Solar y que junto con Mercurio como Regente Exotérico y Venus como Regente Esotérico, ha preparado cuanto menos a dos tercios de la Humanidad, para comprender y colaborar con los Mensajes que el Universo emitirá durante largo tiempo.

La Astrología existe desde el principio del Todo, pero partiendo desde hace  cinco mil años, ella ha observado la creación de grandes y aparentemente  indestructibles imperios, convertirse con suerte, en sitios meramente turísticos; religiones que creaban dioses convertirse en supersticiones y desaparecer. Demonios convertirse en santos y santos en demonios. La Astrología ha visto que la vida es como las de un mar imprevisible que vienen y van al igual que lo hacen los ciclos.

Observemos atentamente la potencia de tres elementos que ya están en nuestra vida.

URANO  el Dios del Cambio  situado en los primeros grados del Signo que contiene en potencia la energía de todos ellos,  ARIES  y junto a él JUPITER considerado “el gran benéfico, la Energía en la que Dios se apoya, el creador y motivador de avances ideológicos y de búsquedas interiores.

Por estar precisamente en el Signo mencionado, se ha hablado mucho de esta conjunción y aquí aparece la memoria de la Astrología, recordando el ciclo que insume Urano en dar la< vuelta al Sol que es de 84 años aproximadamente.

En 1784 se produjo exactamente esta misma situación. Urano conjuntó a Júpiter en el primer decanato de Aries y el mundo cambió al comenzar a dejar dejando de  ser España el país con una mayor potencia naval, entregando a Inglaterra ese poder. El imperio ibérico iba hacia su fin y surgía el imperio anglosajón. Un ciclo acaba y otro comienza. La humanidad de ese momento empieza a conocer lo que ahora llamamos un nuevo paradigma.

En 1845 se produce la misma situación. Esos intensos primeros grados de Aries provocan que el parlamento británico promulgue lo que se llamó la “Ley Aberdeen” que inició algo casi imposible de imaginar en aquella época  –la liberación de la esclavitud-  que impactó e hizo estallar los más profundos patrones de esa época cambiando relaciones sociales y económicas.

Bien podemos comentar con los ojos de hoy, que la energía imparable y libertadora de Urano, unido al respeto jupiteriano y a la innovación Ariana en ese ciclo en cuestión, han permitido, sin entrar en valoraciones políticas, que un Presidente negro esté en la Casa Blanca.

En Julio de 1927, otra nueva y exacta unión confiere la técnica unida al valor necesario para que Charles Lindbergh llevara a cabo la primera travesía en el Atlántico consiguiendo que universo se viera más pequeño al poder conectar unos con otros con facilidad.

La fuerza guerrera Ariana en Agosto de ese año cambió la historia de  China después de la revuelta del ejército chino y la formación del “Ejercito Rojo. Mussolini convirtió a Italia en un país fascista y Stalin al expulsar a León Trotsky se convierte en del PC y de la URSS. El planeta tiene que adaptarse a la convulsión de los cambios. Extensos son los cambios vividos desde esa pasada conjunción de fuerzas. Las comunicaciones en todos los sectores  y tantos y tantos adelantos, bien empleados a veces e intensamente dolorosos en otras ocasiones.

Este paseo por la historia nos demuestra que los ciclos son importantes y van transformando la vida y la consciencia de todos nosotros. Forzosamente los anteriores ciclos mencionados,  tienen que haber influido en ir hacia la comprensión del forzoso cambio de actitudes.

Saturno desde otro Signo Cardinal, Libra además de poner cierto límite a la expansión de los hechos que han de cambiar los derechos y las ideologías, nos hace patente el eterno conflicto del Yo y el Nosotros. El Yo de la opulencia y la vida fácil y el Nosotros, de la enfermedad y la total pobreza.

El otro Gran Dios del Cambio, Plutón, forma una cuadratura para asegurar que lo que como Almas hemos podido desarrollar a través de un mejor sentido y búsqueda de valores, así como todo el trabajo hecho con especial intensidad en este último ciclo  por la Jerarquía de Maestros, ofrezca los resultados esperados.

No podemos proyectar en ninguna persona, en ningún suceso, en nada ajeno a nosotros mismos, el no formar parte de la colaboración en estos Tiempos Intensos. Relaciones personales, actividades grupales, oración, sentido equilibrado de lo que es la devoción y en definitiva el Amor que es parte inseparable de nuestro Planeta por pertenecer nuestro Logos Solar al Segundo Rayo, a través de servicio, enseñanza, entrega, es lo que exigen esos grandes Dioses que desde el Firmamento tocarán con suavidad o en forma traumática cada una de nuestras vidas, dependiendo siempre, de lo que libremente aceptamos en la vida actual. Nada está ya separado. Nadie puede ser ya una Isla. La ola nos llevará hasta la orilla que este ciclo nos depara o nos engullirá en el caos que precederá una vez más en el Universo, al equilibrio.

Observemos desde la total confianza en el Plan divino, en qué Casa de nuestro tema está Aries indicando que la liberación, la inventiva, el proyecto nuevo, nos pide sus derechos, nos avisa de los potenciales de esa unión en nuestro propio plan de vida como Almas.

Desde la Casa opuesta estará Libra con todos esos “otros de nuestra vida” y Saturno desde allí espera ética, derechos auténticos, colaboración sin manipulaciones, pactos hechos desde el amor incondicional.
Capricornio, el gran Signo de los Iniciados con Plutón situado en él durante largos años, estará en tensa observación de los otros puntos mencionados,  para hacer caer todo cuanto no esté de acuerdo con las normas que tanto precisa la humanidad.

Más que nunca el desapego es el camino del medio para transitar y poder crecer, a través del diálogo de estos Dioses del Cambio.

Que desde ese santuario interior que nos lleva al sentimiento de paz en el corazón, solamente dirigiendo nuestra atención hacia él, podamos ser parte activa y positiva de los Tiempos Intensos.

Desde el corazón siempre,

Joanna

1 comentario: