Los tres niveles del horóscopo

4.1.12

la luna llena de Capricornio







                                                                        CAPRICORNIO Y LUNA LLENA


En la Luna Llena de Capricornio, las energías disponibles, son las energías de Primero, Tercero y Séptimo Rayos. La energía de Primer Rayo da un  impulso enorme para adelantar en la propia evolución –un deseo ardiente para trascenderse a sí mismo, para conquistar limitaciones físicas, emocionales y mentales y adentrarse en un nuevo estado de conciencia.
El Primer Rayo da el impulso, el Tercer Rayo construye el puente, y el Séptimo Rayo causa la manifestación. Esto es una combinación muy bella.
En las Enseñanzas del Maestro D.K., a Capricornio se le llama la puerta al Reino de Dios, o el Reino de la Jerarquía Divina, o la puerta que conduce al hombre al Plan Divino. Se nos ha dicho que la energía de Capricornio nos prepara para pasar a través de esa puerta.
La función principal de Capricornio es la de introducir en el ser humano el deseo de elevación y de transfiguración. 
En el eje Cáncer-Capricornio se manifiesta la ‘muerte del Alma’ que entra en la prisión de la forma bajo el signo de Cáncer y la ‘muerte de esa forma física’, cuando la iniciación otorga la liberación por medio del ingreso a la energía de Capricornio.
Ambos son Signos Cardinales y se encuentran unidos a los Solsticios y  a su intensa relación con la naturaleza de la Luz y, por lo tanto, con el trayecto y el trabajo de la luz.
Es bajo la influencia de Capricornio cuando nuestra personalidad anhela (habiendo dejado atrás tantos espejismos) ser envuelta, admitida y aceptada por la sabiduría del Alma -del Ángel Solar-.
La energía que viene de Capricornio es la energía que produce un servidor. Inmediatamente cuando empieza a absorber esta energía de Capricornio, se quiere servir porque el ser humano se vuelve radioactivo. Servicio significa ser radiactivo. El servicio significa hacer que las personas retornen al Hogar del Padre
.
Tres niveles en Capricornio: Cabra – Cocodrilo o Dragón Blanco.- Unicornio
En la etapa de la Cabra se nace con el firme propósito de conseguir todo lo que el mundo material ofrece, sin importar –en la mayoría de los casos– cómo obtenerlo. La cabra corre detrás de cuatro alimentos: sexual, para el estomago, posesiones, y para la vanidad; come de todo para satisfacer su hambre. Una cabra se introduce en su jardín y se come sus mejores flores y plantas, todo con un solo propósito: encontrar alimento.
Éste es un nivel regido por la frialdad, tanto de pensamiento como de sentimiento. Esta forma de actuar resulta beneficiosa debido al deseo de construir y poseer empresas, las cuales derivan en una disponibilidad de trabajo para los demás. Precisamente y, en los tres niveles de Capricornio, la entrega y la capacidad de trabajo son muy intensas. Si este gran grupo no sublima el apego a sus posesiones (sean éstas del tipo que sean), terminan siendo aislados y separados de la corriente general de la vida debido a su tacañería material y emocional, y se convierten en personas resentidas y solitarias con una fuerte tendencia al egoísmo y a la separatividad.
En la etapa de del cocodrilo, es un animal que vive en dos mundos –tierra y agua. Le gusta jugar con la materia, con el sexo, con la avaricia, con el miedo, con el odio. Luego cuando entra en calor, entra al agua, o el mundo subjetivo.
Para poder romper la etapa de cabra y entrar a la etapa de cocodrilo, se debe hacer un progreso real, se debe reunir consigo mismo y sentarse con su Ser Superior en la Luna Llena de Capricornio.
El tiempo de Navidad es un tiempo para la transmutación, transformación y transfiguración. La Navidad es el momento cuando Cristo toma forma en nuestro interior.
¿Cuál es el mundo subjetivo en que el cocodrilo entra? Quizás son los Ashramas; quizás sea una entrevista con un Gran Ser; quizás sea una gran visión y un sueño que vienen y le impactan. Si se es impactado solamente una vez con una gran visión, no se vuelve a ser  ya la misma persona. Es un estadio de luchas, ya que los destellos de Luz son temporales e intermitentes y la seguridad de todo cuanto ofrece la materia sigue proporcionándole al individuo un sentido de identidad.
En la etapa del Unicornio. El cuerno es la antena, el Antakarana, la continuidad de conciencia, el puente construido a través de los siglos para entrar en contacto con los valores superiores. Cuando se es un Unicornio, se dirige la energía y sustancia de Capricornio a través de ese báculo de poder o esa antena. Se encuentra en armonía con la intención de Capricornio, la cual es crear servidores mundiales.
Este grupo ha llevado a cabo la transfiguración y sus miembros brillan desde su tercera iniciación. Ya han subido a la Montaña, que es el símbolo de la Tríada Espiritual.

Viven la nota clave de su estadio: 
                    “Perdido estoy en la Luz suprema, pero a esa Luz le doy la espalda”. 
Su meta es entregar su propia luz.
Por estar Plutón actualmente y durante muchos años en Capricornio, todo lo que tiene que ver con este Signo y con Saturno, está galvanizado y respondiendo en forma inmediata a la corrección o a la forma errada de nuestras acciones. El efecto es inmediato y ni el poder,  ni el dinero, ni la política,  lo están pudiendo solapar.
Tiempos pues de silencios intensos, de revisión del por qué de fricciones en las relaciones, si es que las hay. Momentos de armonía con nosotros mismos, ya sea en grupo, ya sea temporalmente en solitario, puesto que el grupo de almas al que pertenecemos desde largos tiempos, permanece esperando en el plano subjetivo.
Capricornio Luz y Sombra deja penetrar el caos, el temor, la duda…todo ello lleva inevitablemente al despertar, a decidir, a opinar y a cambiar. Compromiso, seriedad, meditación, servicio, acción…son tantas las acciones que demanda este Signo!
Procuremos subir a lo más alto de la montaña que cada uno hemos sabido construir, permitiendo que todo nuestro ser absorba la Luz.
Esa Luz nos será necesaria al avanzar en los últimos Signos, preparándonos con Gloria para recibir al Cristo en intenso significado de renacimiento y de Amor en Aries y a Buda en Tauro, viviendo el desapego libertador que confiere el amar sin poseer, sin opinar, sin juzgar.

Que la Fuerza de estas energías libere a través de nuestro interior la Energía suficiente, para que nuestro amado Planeta brille con la Luz que le corresponde!
Desde el corazón.
Joanna

No hay comentarios:

Publicar un comentario