Los tres niveles del horóscopo

3.2.12

Acuario

                 
                                Acuario: el fluir de la Vida y el Amor

El trabajo de Hércules relacionado con el signo de Acuario es la limpieza de los establos del rey Augías. Acuario es un signo de circulación y distribución de ideas y energías. Este trabajo representa el servicio de restaurar el flujo natural de la vida y el amor en medio de la humanidad.
El rey Augías poseía un vasto rebaño, pero nunca cuidaba la limpieza de sus establos. Los desechos se acumularon por muchos muchos años, de forma tal que su hedor y pestilencia contaminaban todo su reino. La tarea de Hércules era limpiar toda esa suciedad.
Cuando llego al reino de Augias, Hércules se sentó entre dos ríos que pasaban por allí y meditó sobre el problema. Una idea le vino a la mente. Entonces el derribó las paredes que cercaban los establos. Después desvió el curso de los dos ríos para que sus aguas pasaran a través de las caballerizas. Así la necesaria limpieza aconteció de forma natural.
El rebaño en el mito representa el conjunto de mentes y corazones de toda la humanidad. La suciedad acumulada representa los pensamientos y emociones nocivos que la humanidad va generando en el transcurso del tiempo. Al pensar, sentir desear, hablar estamos lanzando al ambiente  nuestros pensamientos y emociones, frecuentemente contaminando la atmósfera mental  y psíquica del planeta con nuestro miedo, rabia, codicia, apego, tristeza etc. Como resultado, una  nube de energía mental y emocional envuelve a la tierra entera, inquietando el desarrollo natural de las personas, impidiendo percibir la belleza y alegría de la vida, y contagiando a muchos con deseos egoístas y materialistas.

Pero, ¿como resolver una situación tan tremenda como esta?
El primer acto de Hércules fue meditar, para poder comprender la naturaleza del problema y entonces descubrir una real solución. Pero frecuentemente contraponemos meditación y acción, y tendemos a considerar que  la meditación es pasividad y perdida de tiempo y que la acción concreta es la única manera de producir cambios. Deberíamos comprender que la verdadera meditación es una acción interna que es la causa de la acción creativa externa. En medio de la actual situación crítica de la humanidad, no hemos de perder el tiempo con acciones irreflexivas y precipitadas. Es imprescindible meditar, para poder comprender el qué y el como.
Habiendo comprendido, Hércules comenzó por el derribo de las paredes, porqué la raíz del problema está en las divisiones que erigimos entre nosotros. Nos dejamos engañar por diferentes apariencias y nos consideramos separados unos de otros. Hablamos en términos de clases sociales, etnias, ideologías, religiones … y perdemos de vista a la humanidad una. El primer paso es deshacer todo sentido de separación. Debemos comprender que todos somos una sola familia humana.
Los dos ríos del mito representan las dos corrientes de energía que animan a cada persona: la energía de Vida anclada en el corazón, y la energía de Conciencia anclada en el cerebro. Hércules no trató de barrer o limpiar la suciedad, es decir, no se centró en las actividades. El simplemente dejó que la energías de Vida y de Conciencia o Amor fluyeran libremente entre el y los demás. Cuando tales energías fluyen libremente y por canales adecuados, la armonía y la belleza son restauradas de forma natural. Así es el servicio. No se trata de luchar contra lo que esta mal, si no mas bien de promover el flujo del bien. No es tanto un hacer, si no sobre todo es ser y amar. No es  es negar la acción, sino cualificar la.
La pregunta es: ¿ cual es la conciencia y  cualidad de  energía  que utilizo en todo lo que hago?
Ricardo A. Georgini
ricardogeorgini@yahoo.com.br