.

Los tres niveles del horóscopo

6.7.12

Cancer, la morada del alma





Cancer, la morada del Alma


El mantra espiritual de Cancer es: “yo construyo una casa iluminada y en ella habito”

Una casa es un abrigo, un punto de apoyo en el mundo y una base de operaciones. Para estar em medio del mundo material, el alma (el puro ser o pura consciencia) tambien precisa de una casa o habitación, un soporte material. Por eso el alma construye para si tres instrumentos: un vehiculo mental (nuestra mente), un vehículo emocional (que acostumbramos a llamar corazón) y un vehiculo físico (nuestro cuerpo). Estos tres constituyen nuestra personalidad, que es verdaderamente la morada del alma.
En este proceso de dotar una forma mental, una forma emocional y una forma física, siempre existe limitación. La conciencia esta limitada por la forma. En si misma, el alma es pura potencia y plenitud de posibilidades. Pero al habitar una mente, un corazón y un cuerpo, apenas algunas capacidades del alma consiguen manifestarse. Por otro lado, la forma permite que el alma participe de la vida colectiva del mundo, se manifieste en alguna medida y exprese por lo menos alguna de sus cualidades. Manifestación y limitación andan juntas; sin limitación no hay manifestación. Esto es algo que todos debemos saber. Cuando no se abre le mano y se decide hacer algo, acabamos no haciendo nada. La clave es saber hacer alguna cosa.
Mas allá de esta limitación inevitable, a menudo es aun mas limitada por nuestra excesiva identificación con la propia personalidad. Creemos que somos la mente las emociones y el cuerpo; no sabemos que somos la conciencia interna que habita estos tres vehículos. El alma tiene transcendencia y poder transformador, mas cuando no estamos en sintonía con nuestra esencia, no acabamos cristalizando y no restringimos a ciertos modos de pensar, sentir y hacer. En tanto que expresemos siempre las mismas cualidades, dejamos de expresar muchas otras posibilidades.
Conocerse a uno mismo como alma es estar abierto a la auto-transformación y a la expresión cada vez mayor de las propias potencialidades. Cuando sabemos que somos conciencia interna, plena de posibilidades, comprendemos que podemos y debemos perfeccionar nuestra mente, corazón y cuerpo, para que sean mejores vehículos para el alma, expresando mas y mas sus cualidades. Este auto mejoramiento acontece a través del propio pensar, sentir y actuar, porqué cada uno de nuestros actos contribuye a la reconstrucción constante de nuestra personalidad.
Todo acto de pensamiento, por ejemplo, contribuye para reconstruir nuestra mente, reforzando una o otra cualidad, dependiendo de lo que fue pensado. A través de la reflexión de las cualidades del alma (como amor, sabiduría, buena voluntad, alegría, paz …) podemos impregnar mas y mas a nuestra mente con tales cualidades, hasta que con el tiempo, se vuelvan nuestro modo normal y espontaneo de expresión mental.
Nuestra personalidad es aquello que hacemos en el aquí y el ahora, y podemos tornarla en aquello que escojamos. Basta orientar nuestro pensar, sentir y actuar en la dirección escogida, y la transformación inevitablemente con el tiempo. Podemos desarrollar cualquier actividad o habilidad y aprender cualquier cosa. Todo lo que es posible está dentro de nosotros como simiente, Y cada dia es una preciosa oportunidad para hacer florecer el potencial de nuestra alma, revelando toda su belleza luz y amor.



Ricardo Georgini
ricardogeorgini@yahoo.com.br


2.7.12

PLENILUNIO DE CANCER




                       


Plenulinio de Cancer

La proximidad del plenilunio bajo las energías de la constelación de Cáncer, evoca en la memoria de cada uno de nosotros como parte de la humanidad, infinidad de sentimientos y de vivencias subjetivas, que se reavivan con fuerza ante un Signo a través de cuya puerta entramos a la vida de la forma física, buscando y anhelando desde entonces fundirnos con la luz.
Cercano a ese plenilunio una nueva respiración de nuestro Universo en el Solsticio que refuerza en su esencia esa relación con la Luz….¡¡¡Construyo una Casa iluminada y en ella habito¡¡¡
En estos momentos tan especiales en los cuales las energías cósmicas ofrecen con más fuerza su ayuda, nuestra Aura puede revestirse con esa Luz a través del servicio desinteresado, del profundo silencio interior, del agradecimiento por todo lo que
nos ha sido dado y que nos ha permitido obtener herramientas para la propia evolución así como poder cooperar en nuestra medida a la de los demás.
Observamos y vivimos fuertes trastornos prácticamente en todo el Planeta y todas esas convulsiones, nos indican que se están produciendo expansiones de conciencia demandadas por nuestra Alma, para que las Aguas de Cáncer no queden estancadas por las rutinas, la comodidad o lo que puede ser peor, la indiferencia.
En este Signo comenzó la influencia de la Jerarquía y tras miles de años la conciencia de masa propia de Cáncer, ha evolucionado y la luminosidad que procede de la conciencia grupal, está enfrentando injusticias a través de voces insospechadas como la de un gran ser que bajo la aparente inofensividad de una monja benedictina de Montserrat, Teresa Forcades, expone serenamente argumentos que despiertan conciencias.
Bajo esa “Casa Iluminada” y desde todos los puntos del Planeta, los hermanos mayores de la humanidad, los iniciados, trabajan intensa y calladamente para llevarnos hasta la dignidad que confiere el Signo de Leo y que culmina con el sentido de servicio y entrega de Virgo.
Es inevitable vivir o “ser vividos” si nuestra atención no está expectante, por las energías de esas Grandes Fuentes de Vida que son los Planetas y las Constelaciones.
Nuestro Sistema Solar conforma nuestro auténtico “Hogar Iluminado” y desde sus lejanos principios, su inmenso amor hacia la humanidad no ha dejado de fluir.
Desde Shamballa y en esos albores mencionados, a través de una potente conjunción entre Júpiter, Venus y la Tierra, se hizo posible por medio de ese triangulo equilátero perfecto, que los Señores de la Llama y su cohorte de entidades venusianas, humanas y devicas, colaboraran en nuestra evolución.
Siempre que busquemos luz en la Sabiduría Antigua, nos encontraremos con la presencia y la ayuda de los astros.
En esa puerta de entrada de la forma a la vida que es el Signo de Cáncer, la Luna nos lleva con su Cuarto Rayo hacia la superación de limitaciones emocionales que aprisionan al Alma, trabajando para obtener correctas relaciones.
También a través de este Signo nos hacemos conscientes del gran tesoro que representa la mente a través del Tercer Rayo y de la potencia de síntesis y ritual del Séptimo Rayo, que con fuerza imparable, nos une en grupos cada vez más amplios en meditaciones que sutilizan los éteres del Planeta.
Neptuno fuerte en este Signo y desde dos puntos diferentes, nos lleva hasta la profunda devoción y nos conecta con la nota vibracional del Alma, convirtiéndonos en instrumentos de la divinidad.
Son momentos profundos y también confusos o caóticos, debidos en gran parte a la transición de Piscis a Acuario, la cual será lenta, pero que nos permite ya ver fuertes luces, nuevos ideales y sentimientos de unidad, que debilitarán toda sombra en el Sendero que deseamos recorrer con profunda devoción y entrega.

Con amor, desde el Montseny, en este luminoso Plenilunio de Cáncer 2012.
Joanna