La Astrologia Esoterica

Los tres niveles del horóscopo

7.8.12

Leo






Leo : autoconciencia



El mantra espiritual de Leo es. “yo soy Ése y Ése soy yo”

El yo mencionado en este mantra no es el pequeño yo personal o nuestra personalidad (mental emocional y corporal). El mantra habla sobre la amplia conciencia del Yo superior o alma, que sabe es uno con el todo mayor (Ése). Pero nosotros somos simplemente humanos, y eso significa que cada uno de nosotros anda en el camino de descubrir que es el alma, para así descubrir su unidad con todo y con todos.
En el plan evolutivo, el progreso de la conciencia comienza por el desarrollo de una conciencia individual o personal, que después se amplia volviéndose conciencia grupal o colectiva, para mas tarde llegar a ser conciencia planetaria o universal. Pero para garantizar estos desarrollos posteriores, de haber aquel punto de partida consistente, ese firme punto de apoyo para la conciencia y ese es el yo personal. La conciencia individual o auto-conciencia es apenas el comienzo de la jornada espiritual consciente, pero es un paso tremendo, profundamente significativo y imprescindible.

El proceso de desarrollo del yo personal esta marcado por muchas características y búsquedas que tenderíamos a clasificar como anti-espirituales, pero que son simplemente la preparación para la espiritualidad. En el mundo de las formas materiales, todas las cosas son conocidas por comparación, y así el yo busca conocerse a si mismo comparándose y compitiendo con los demás. El yo pone a prueba u propio poder desafiando al mundo y a su alrededor, para así poder construir y consolidar su propia identidad y poder reafirmarse frente a los otros. Pero cuando por medio de estas experiencias, el yo finalmente conoce su valor, todas estas características de conciencia inmadura son naturalmente transcendidas dando lugar a otras búsquedas mas amplias.

La comprensión del propio yo da la posibilidad de comprender que el otro yo también es un yo.
Al conquistar la conciencia de mi mismo, puedo dejar de compararme con otro y empezar a tener conciencia del otro. Entonces el otro deja de ser para mi apenas un objeto, y se vuelve para así decir lo, un co-sujeto. La competición da lugar a la búsqueda de la comparación. El individuo descubre aquello que tiene en común con sus semejantes, y se une a ellos para emprender una búsqueda grupal. Así el individuo coopera con el grupo, no para lograr desarrollo o poder personal para ser diferente, sino porqué comienza a tener conciencia de si como una parte del grupo. El se identifica con el propósito del grupo y escoge apoyarlo. La cooperación consciente es, por tanto, mucho mas que estar juntos, siguiendo al rebaño; es una participación voluntaria e inteligente, generando la diferencia, co-criando, enriqueciendo y fortaleciendo al grupo.

A través de la experiencia grupal, comprendemos que existen otros yos en el mundo, el individuo comienza a comprender que existe también un Yo Uno, abarcando todos los yos en Si. Finalmente, el comienza a tener conciencia de si como una célula del Uno o del Todo Mayor. Entonces el yo se considera a si mismo como un representante y agente del Uno, y sabe que la genuina conciencia es simplemente un perfecto equilibrio entre autoestima – humildad – responsabilidad.

Tal vez el mayor misterio sobre Dios sea que El reside verdaderamente en el ser humano, y tal vez la mayor revelación sobre el ser humano es que este es una expresión de Dios.




Ricardo Georgini
ricardogeorgini@yahoo.com.br

1.8.12

Dualidades y triplicidades








Dualidades y Triplicidades


Hablar de astrología sin hablar de las leyes que rigen el Universo es como hablar de nuestro cuerpo sin haber estudiado anatomía. Por otro lado, si pretendemos que esta disciplina milenaria no siendo considerada ciencia por la comunidad científica (y con razón porque aun no lo es tal como es estudiada y presentada por los astrólogos) vaya en realidad a ser la reina de las ciencias del futuro, tenemos todos que comenzar a abordar de forma novedosa el problema.

En primer lugar, conforme han sugerido los libros de Alice Bailey sobre este tema, habrá que empezar por utilizar el método estadístico como cualquier otra ciencia social, para establecer correlaciones y estimaciones confiables y coherentes, para que todos podamos llegar a conclusiones a partir de los mismos supuestos. Ahora bien, si este aspecto ya es controvertido en las ciencias oficiales sociales (como por ejemplo la economía) mucho mas lo es y será en la astrología. Esta controversia tiene su raíz en la problemática del libro albedrío del ser humano. En la mismas ciencias llamadas exactas como la física existe el principio de incerteza, porque se llegó a la conclusión de que incluso el electrón ya posee el germen de aquello que en la planta o el animal se llama sensibilidad (por ejemplo a la música, pues ya existen pruebas que los animales reaccionan mejor a la música de Mozart que a otra menos armoniosa y que las plantas crecen mas y mejor con esta música), y en el ser humano el libre albedrío es propio de aquel que ya posee la capacidad mental de juzgar.

Emplee aquí la palabra germen porque todo nuestro Universo funciona por gérmenes. ¿Y que tiene esto que ver esto con la astrología os preguntareis vosotros?. Todo, diría yo. Esto nos remite directamente a la ley de los ciclos, y con la cual la astrología tiene necesariamente que lidiar.

Así la trinidad, tan querida por las religiones, tanto orientales como occidentales y contenida en las palabras Shiva, Vishnu e Brahma o Padre, Hijo y Espiritu Santo, contiene dentro si misma la dualidad básica del Tao, tan querida por filosofía china, del Yang/Yin. El universo entero funciona así. Triplicidades y dualidades, numero-conjunto que permite al mismo tiempo su expansión (sin dualidad la expansión es imposible) y su equilibrio dinámico. De esta forma tenemos los opuestos que se repelen y se atraen y por esto generadores de conflicto y atracción, y al mismo tiempo de armonía y síntesis.
¿Y donde queremos llegar en esta primera aproximación? Por ahora solo a este punto tan difícil de conocer de todos los tiempos y lugares. ¿Porque razón se atribuye la perfección al numero diez, que en el fondo conduce a la unidad (1mas 0 =1) y todos los pecados al numero cinco o sea a su mitad?

En nuestra tradición cristiana Adan (Marte) comete el pecado original de comer la manzana, porque fue instigado por la serpiente (León y Escorpión) y por Eva (Venus).

Así, conforme menciona Alice Bailey, si recorremos el zodiaco en sentido horario, o sea centrados en la personalidad, y por tanto sujetos a las visicitudes de la cruz mutable, el 5º signo será Escorpión y el 8º Leo. Si lo recorremos en el sentido anti horario, o sea mas centrados en el alma, el 5º signo será Leo siendo entonces Escorpión el 8º signo. Aquí tenemos una de las razones porque la sabiduría de todos los tiempos y lugares dice que el numero oculto de Cristo (Alma) es el 8 y el 5 reino, el reino de las Alma libres.

Existen, como sabemos también en diversas latitudes y a lo largo de los tiempos, siete tipos básicos de energías que después se funden en tres principales (la trinidad de las religiones) i entonces se desdoblan aun mas como 7+5=12. Y aquí tenemos otra vez el numero 5. Si a los siete tipos básicos de energía, o mejor dicho radiaciones energéticas, sumamos 5 tipos de fuerzas, aquí tenemos nuestro zodiaco.

Ahora todavía podemos hacer otro tipo de ejercicio. Si 3+2=5 (trinidad y dualidad sumadas) también 5+3=8 y 5+2=7. También podemos todavía tener 3+4=7 (3+2x2) y 8+4=12 o por fin 3x4=12.

El universo está constituido por energías y fuerzas cuyo aspecto gráfico tiene una infinidad de 8 (ochos) entrelazados unos con otros, (ver la teoría de las cuerdas y un universo que puede llegar a 11 dimensiones defendida por reputados científicos repartidos por los 5 continentes). Aquí vemos la analogía entre el numero oculto de Cristo (8) y el aspecto cohesivo del 2Rayo, o mejor todavía, el aspecto amor-sabiduría cuando se dice que es el amor lo que vivifica y mantiene en cohesión todo el Universo por el efecto de la atracción magnética que el ejerce.

¿Y porqué dice Alice Bailey que el 5 rayo es la radiación de la división divina o sea la que hace la selección en cada periodo o juicio final de cada ciclo? ¿y que tiene que ver esto con la astrología una vez mas me podréis preguntar?, todo, volvemos a responder. En nuestro sistema solar el numero 5 está asociado al planeta Venus siendo por otro lado este planeta el transmisor del 5Rayo y asume por tanto un papel fundamental en esta división.
El Universo no es UM Universo sino una pluralidad de ellos. Pero por el momento ya podemos decir a la luz de la sabiduría de todos los tiempos y lugares que nuestro pequeño universo esta por una parte en un estado llamado involutivo y por otra en el arco evolutivo. La fase involutiva de la condensación de la energía en aquello que llamamos materia y fuerzas da lugar después a otra en que la materia se torna a convertir en energía y Luz. Ahora bien estos ciclos encuentran su equilibrio en la conocida figura del Yang/Yin.

Con todo, esta figura (el 8) padece de un problema si no es interpretada correctamente.
Ella es un circulo cerrado, mas en su interior ella no está dividida por una recta sino por dos semicírculos que vuelven ha hacer recordar las dos mitades del numero 8. Pero sobre todo, y este es el aspecto mas importante, nos remite al símbolo de la espiral. Debemos recordar que el numero ocho acostado también representa el infinito, pero que la espiral no es solo el símbolo, sino mas bien sobre lo que todo está construido y no el círculo cerrado sobre si mismo, donde por mucho que andemos, volveríamos siempre al punto de partida. Los dos símbolos son esencialmente correctos porque de hecho ellos representan dos realidades distintas de su naturaleza “espacio temporal” en unas, en otras “el eterno ahora”.
La trinidad y la dualidad son dos formas de representar aquello que se manifiesta en el espacio tiempo, cuya regencia es atribuida al 2º Logos, o sea, a una parte desdoblada para mejor entendimiento, de aquello que en realidad fuera del espacio tiempo es el UNO transcedente.

Para hacerlo mas sencillo, la trinidad es la forma por la cual Dios se vuelve inmanente, y la dualidad es la forma por la cual cualquier entidad que comience a vibrar en el plano de la mente concreta, aquí representada por el numero 5 y por Venus, Lo puede comenzar a sentir y a entender en su forma mas transcendente. Esto puede parecer para muchos una pura especulación abstracta, pero no lo es porque es así como todos podemos comenzar a resolver todos nuestros pequeños problemas de nuestra pequeña vida de todos los días. Quien lo diría!

¿Y la astrología en medio de todo esto?, podéis volver a preguntar. Para activar este punto y solo respecto a lo que hasta ahora se ha abordado, hay que decir que por ejemplo el símbolo de Leo no deja de ser básicamente la mitad de un 8 y el de Escorpión y Virgo es triple. Por otro lado, uno de los símbolos de Escorpión también es la serpiente de la que ya hablamos y al mismo tiempo el círculo no deja de ser el ouroboros o la serpiente que se muerde su propia cola.

Por lo tanto, para el que es estudiante de la Astrología del alma sabe de la importancia que este signo (escorpión) tiene para el reino humano como también su regente jerárquico o cardinal, aquel que se ocupa de todo, Mercurio, siendo también el regente del reino humano o 4º reino, cuya función principal es ser mediador entre los reinos superiores (espirituales) y los reinos inferiores mas próximos a la materia, algunos de los cuales todavía en la fase involutiva.


Todo lo que he ido diciendo hasta ahora sobre las leyes que rigen al Universo nos da a entender que la astrología no se refiere a un SER en particular o a una influencia de este o aquel signo sobre alguien en concreto. El hecho de haber mencionado unos signos y no otros nada tiene que ver con su importancia o cualidad, solamente es para referirme al aspecto que pretendo tratar en este primer enfoque: Como resolver las dualidades intrínsecas en todos los seres involucrados en el “espacio tiempo” y así llegar a esa famosa unidad interior que capacita a cada uno centrar-se en el Alma y al mismo tiempo sentir y entender la Unidad de todas las cosas.

Podría parecer una pretensión desmesurada dedicarnos a una empresa de tal calibre, pero hacemos nuestras las palabras de Mabell Collins del libro “La luz en el camino”: Mata a la ambición, pero trabaja como los que son ambiciosos. Esto desde aquí es una paradoja o dualidad que debe ser resuelta.
En el mismo zodiaco son los signos de Leo y Capricornio que no tienen como símbolos a la dualidad y la triplicidad, y lo curioso es saber que ambos están envueltos por la cualidad del 5R, Leo a nivel cósmico es un transmisor del 5 rayo así como Capricornio también es un punto focal de la transmisión de esta energía a nivel del sistema solar a través de su regente cardinal (Vénus). Por otro lado ambos signos son los dos grandes integradores de la personalidad a nivel del zodiaco. Leo lleva a su máxima expresión el poder la personalidad cuando un individuo tiene que caminar solo por su propio pie se vuelve un líder de un pequeño grupo o de una nación o simplemente un dictador dependiendo de como esa integración se procesa. Pero tal integración es necesaria porqué sin una personalidad integrada las potencias del Alma se inhiben y no tiene los medios para poder expresar se en los tres planos de la forma.
Aquí se entiende por integrar la personalidad, poseer un cuerpo físico, astral y mental debidamente alineados para formar un todo cohesionado haciendo de la personalidad un instrumento positivo sin haber división entre la emoción y la razón o entre la cabeza y el corazón. En este caso el regente fijo (Neptuno) y cardinal (Urano) deben necesariamente concurrir para ayudar en este proceso, siendo una de las razones por las que se dice que por detrás de la primera iniciación, (hay 5 iniciaciones para la liberación del Karma de los tres mundos), está el 7 rayo (urano) así como detrás de la segunda esta el 6º (neptuno).

En el caso de Capricornio el proceso de integración asume una forma mas sutil, dado que en este caso la personalidad tiene que llegar a la máxima perfección posible, volver-se receptiva para dar lugar a los poderes positivos del Alma, que por su cuenta ya empieza ella propia a reflejar aquello para nosotros aun es pura especulación: la Monada. En este caso la energía del 5 rayo tiene una función predominante pues el individuo comienza a responder de forma casi permanente al 5º reino, al reino de la Alma libres, siendo así lograda la 3ª iniciación desde el punto de vista terreno y la primera desde el punto de vista cósmico. No deja de ser curioso que Saturno como regente mutable y fijo de Capricornio sea un planeta transmisor del 3rayo o sea el regente de aquello que tiene designa por diversos nombres: personalidad, forma, apariencia, o Espíritu Santo en la terminología cristiana (el monte de la transfiguración cuando Jesús acompañado de tres apóstoles se transfigura). Aquí los tres apóstoles no son mas que los tres cuerpos de la personalidad.

Con estos dos signos no duales aquí tenemos nuevamente el 5 (Leo) y el 10 (Capricornio) siendo ciertamente por esto que Alice Bailey dice que el simbolo de Capricornio es de difícil interpretación pues se trata de la propia firma de Dios. También
se afirma en diversas latitudes que los avatares, o sea, los hijos solares, nacen en el signo de Capricornio lo que justifica que en la religiones se celebren las festividades mas importantes del año durante el periodo en que el sol atraviesa dicho signo. Sin embargo, en nuestra opinión, esto no puede ser tomado literalmente, porque se daría una expresión o importancia demasiado grande a este signo en detrimento de los otros. Esta visión nos podría llevar a considerar este signo mucha mas importante que los otros y tal cosa no corresponde a la verdad. Lo que si corresponde a la verdad , es el hecho de que todos los Dioses vienen a través de la puerta de Capricornio y no por la puerta de Cáncer como acontece con la Humanidad común. Pienso que este asunto esta generando muchos equívocos y tiene confundido a mucha gente. Este equívoco también está relacionado con el hecho de pensar que todos los salvadores mundiales nacen en Piscis y esto tampoco corresponde a la verdad. Sin embargo existe una relación oculta entre el signo de Piscis y el de Capricornio ja que en muchas imágenes este signo es representado por una cabra con cola de pez. Esto tiene relación con el Mito de Makara (cocodrilo) que al intentar huir de la furia de un perseguidor tuvo que transformarse en anfibio par poder escapar. Solo nuestra Almas y no nuestra personalidades, podrán algún día saber lo que este Mito esconde. Observese de nuevo que el planeta Venus está en exaltación en Piscis y es el regente fijo (del discípulo que ha accedido a la cruz fija) de Géminis, signo por excelencia de la dualidad.

Volvamos arriba de este asunto complejo, y volveremos una vez mas al 5-10. desde nuestra perspectiva lo que se esconde por detrás de esta visión nos devuelve el hecho de que cualquier dios solar ha transcendido las dualidades propias, por lo menos las relacionadas con el mundo de la forma, y en cierta medida para lo mas avanzados las dualidades del Alma-Espiritu. Así para estos seres no existen 12 signos en el sentido que nosotros les damos sino solamente 10. Para ellos que han transcendido la dualidad, o sea han logrado la fusión de los pares de opuestos, solo existen 5 energías. ¿y como se llega a esto? Haciendo primero la fusión de Libra y Virgo y después también la de Aries y Piscis. Es decir, la fusión del fuego con el agua y del aire con la tierra. Esto representa una gran conquista, pues las aguas del plano astral ilusorio son absorvidas por el fuego del Espíritu que es lo único eterno y así el cielo (aire) desciende a la tierra. No podemos desear mejor cumplimiento, y comenzamos a decir que en esta nueva era, el reino de Dios descenderá a la tierra para imponer su orden y acabar con la rebeldía o el caos del planeta. Habiendo acabado con las dualidades estos dioses solares al fundir los opuestos están sintetizando las energías, 10 en 5, y aquí tenemos nuevamente el 5º reino de las almas libres o sea la Jerarquía que fue fundada en la tierra hace 18 millones de años por nuestros hermanos del planeta Venus y cuyo exponente máximo y mas conocido es Sant Kumara. Este después de haber fundado la Jerarquía de los Hermanos de la Luz paso al centro de Shamballa, donde aprendió cual era lo voluntad (plan) de Dios para con nuestro planeta y así trabajar con nuestro Logos planetario.

Esta nueva Era tiene la particularidad de ser nueva en un aspecto fundamental: por primera vez, un ser oriundo de la evolució del esquema de la tierra (Gautama Buda) paso a ejercer el cargo que antes era ejercido por Sant Kumara, o sea paso a ser el exponente máximo de Shamballa.
¿Y que tiene que ver esto con la Astrología? Y una vez mas decimos: todo. Esta va a ser la explicación por la que Plutón (transmisor del 1R y que no es filtrada por la Jerarquía contrariamente a la de Vulcano) está relacionado a nivel cósmico con Aries y la Osa Mayor y a nivel Solar con Piscis siendo su regente en la cruz fija y cardinal. Aquí tenemos la fusión del Agua con el Fuego.
Por otro lado tenemos a Júpiter, (transmisor del 2R) regente Cardinal de Virgo que, en la fusión con la Tierra, suplanta a Saturno y libera al SER de la rueda del Karma, logrando el camino del medio (equilibrio) representado por Libra donde Urano como regento fijo hace su trabajo liberador. Aquí Venus también aparece como regente común de Libra así como de Tauro (siendo este el signo de la culminación en la rueda común donde aparece Vulcano como regente Fijo y Cardinal)



Este abordaje sobre los planetas nos dará una nueva oportunidad, pues es urgente percibir la función de los tres planetas que no pertenecen a nuestro sistema solar: Urano, Neptuno y Pluton. Propongo una observación: la octava superior de Venus (diosa de la música) no es Neptuno sino mas bien Urano, solo hay que escuchar la música de Mozart, un Alma que hizo descender el cielo (signo solar Acuario) a la tierra (ascendente Virgo) donde los planetas Urano y Jupiter tuvieron un papel preponderante así como Mercurio es el ser o mediador entre los dos, representando (mercurio) al cuarto reino o reino humano, del cual Mozart también formo parte y del cual los animales y plantas gustan de su música.


Aprovecharemos la próxima ocasión, para abordar el proceso evolutivo en espiral donde el numero 5 va a tener un papel fundamental, y en donde hablaremos de Leonardo da Vinci y su famoso número áureo.