Los tres niveles del horóscopo

28.4.13

Regente esotérico de TAURO







Tauro

Estamos en Tauro y la naturaleza nos lo muestra a través de su magnifico esplendor. Tauro es la energía mas relacionada con la belleza sensual y exuberante de la naturaleza, la madre nutridora que nos acoge y nos permite la experiencia.

La forma en Tauro esta en su máxima expresión (exaltación de la Luna) generando con ello las palabras clave para el Tauro exotérico o materialista: deseo de la forma, lucha por poseer la.

En Tauro, Venus, el regente exoterico o la fuerza de la personalidad, se expresa través de cuerpo astral, deseo versus forma; el cuerpo físico – emocional tiene tanto poder que condiciona inevitablemente al cuerpo mental forzando lo a supeditarse a la envestida del "toro". La mente trabaja para el deseo, y este impulsa a la triada inferior a luchar por su realización. La personalidad taurina a menudo se nos muestra con una fuerte tendencia a la tozudez, con un brusco poder para lograr poseer el objeto deseado.

Esto en si mismo no es incorrecto, la misma madre naturaleza con sus vitales interacciones reproductoras de vida nos muestra la necesidad de esta actitud. Pero el hombre es diferente al animal; el reino del ser humano es aquel que tiene sus pies anclados en las leyes de la madre naturaleza, pero a la misma vez tiene la necesidad de mirar al “cielo” y indagar en los misterios que en su inmensidad se intuyen. En el ser humano anida la curiosidad por el misterio de la Vida y la naturaleza forma debe ser la correcta receptora y expresión de estos mundos desconocidos.

La raza humana en algún momento muy lejano de su historia, desvirtuó esta magnífica relación con la madre naturaleza, y convirtió su capacidad de moldear nuevas formas que albergaran sus cada vez superiores descubrimientos, en un deseo centralizado de poseer y no querer compartir para avanzar, esto inevitablemente generó un control egoísta de la fuerzas y por tanto una traición a sus propias leyes de espontaneidad. Inevitablemente esto demanda una re-estructuración llevada a cabo a través de la ley de causa y efecto.

Comprender que todo llega por derecho propio natural, saber distinguir entre deseo egoísta (impositivo) y deseo natural (necesidad), es el primer paso necesario que todo ser humano debe aprender a dar antes de poder dejar de ser lo que en muchas otras vidas fue en demasía: una fuerza bruta (toro).

El dolor que genera el deseo incumplido y las dudas y temores de la dualidad deseo correcto o incorrecto, obligan al individuo a hacer un esfuerzo y, a través de la aceptación, poder desapegar a la mente del cuerpo emotivo-astral, logrando con ello tener una discriminación y discernimiento mas objetivos con su nivel evolutivo real. El re-equilibrio y crecimiento interior se convierten en un “deseo de proyección interna”.

En este ultimo proceso es donde hace su función el regente esotérico de Tauro: Vulcano. Este planeta tiene la cualidad de saber moldear la poderosas fuerzas del “toro” a través del deseo del Alma. Para ello la palabra clave es aspiración*. Este concepto significa coger algo externo y llevarlo al interior. Cuando el individuo evolucionado es capaz, a través de la aceptación y el correcto pensar que la tranquilidad ofrece, de recoger sus diferentes y poderosas fuerzas personales, muy a menudo destructivas, y dirigirlas a su mundo interior, para que hagan contacto con “la verdad de su corazón”, se esta demostrando a si mismo y a su entorno, que la maravillosa Flor que nos ofrece la madre naturaleza no debe ser arrancada por la fuerza de un deseo ciego de tener, sino mas bien, respetada, escuchada, admirada y acariciada por el misterioso deseo que genera el poder de su fragancia.

* Lo primero  para  una correcta aspiración, es renovar con la reflexión mental  objetiva nuestros valores o ideales motivadores. Dichos valores estan concretizados en las cualidades de nuestro signo ascendente. Tambien, siempre y cuando tengamos conciencia de él, estan escritos en los "dones" del  Rayo regente de nuestra Alma. En la resonancia de estos nuevos valores en nuestro corazón  reside el poder motriz de transformar el deseo en aspiración.


 





Las palabras que rigen a Tauro son:


“Veo y cuando el ojo esta abierto todo es luz”

La frase da a entender que primero hay que ver, ver nuestro interior, nuestra realidad causante, y a través del poder que esto nos ofrece, dejar que nuestra conciencia moldee una nueva forma de expresión, que nos permita andar en la clara luz del camino medio. 

Astrología:

  • La Luna esta exaltada en Tauro y Venus dignificada, demostrando con ello el poder que tiene la belleza (Venus) de la forma (Luna) en este signo.

  • Venus no debe ser nunca dejado al margen, ya que como planeta sagrado que es siempre tiene su papel. En este caso una vez dado el paso hacia Vulcano, Venus ofrece la capacidad de saber compartir la belleza sin ser un toro cegado por el deseo.

  • Vulcano es un planeta no descubierto, pero que los libros esotéricos nos lo sitúan cerca, muy muy cerca de la órbita solar. Por tanto, desde el punto de vista de la interpretación, en un horóscopo de un ser evolucionado con ascendente Tauro podemos sustituir al Sol por la funciones moldeadoras de este planeta. En este caso habrá que saber contraponer la fuerza del signo solar y su regente exoterico (personalidad), con el rol del Sol velando Vulcano regente del ascendente (Alma). El Sol puede ser analizado desde dos puntos vista.

  • Tauro-Escorpión: esta dualidad es la contraposición rectora que genera el dolor y la necesidad en el Taurino para que pueda redirigir su poderosa fuerza como aspiración. Escorpión es capaz de mantener el deseo y el objeto deseado como real o falso, en este sentido el "dolor" (desengaño) de Tauro depende mucho de esta capacidad de Escorpión para crear y destruir, ya que su “nobleza” obstinada y centralizada no le permite pensar que su deseo pueda ser egoista y por tanto destruido y reconducido.


Rayos:

En Tauro están presente el 5R a través de Venus, 1R a través de Vulcano, 3R a través de la Tierra (Tauro es un signo de tierra con una fuerte relación con nuestro planeta)

Si os fijáis los 3 rayos son impares dando a entender la dificultad que tiene la fuerza-energía taurina para ser introvertida y dirigir la mirada hacia el interior. La oportunidad aquí radica en comprender que Venus es el instrumento del Amor y no deseo, que Vulcano es un planeta Constructor no destructor y que la Tierrra es el acogedor campo para experimentar estas dos cualidades de manera Objetiva.


Tauro en muchos sentidos es un signo difícil debido a que la palabra “deseo” esta implícita en la raíz de todo aquello que evoluciona hacia el Uno, quizás, en el caso del ser humano, el secreto de sus dinámicas se esconde en la frase:

El hombre hace fuerte a los devas (fuerzas constructoras) con su objetividad mental, mientras tanto, ellos nos dan la alegría, el magnetismo y la vitalidad”




David C. M.


No hay comentarios:

Publicar un comentario