Los tres niveles del horóscopo

28.12.13

Regente esoterico CAPRICORNIO







CAPRICORNIO

Capricornio es como un gran árbol, viejo y solitario, pero de gran nobleza y majestuosidad. La soledad del gran árbol es necesaria para que pueda ser observada y expresada su plenitud. Él se ha hecho un sitio, a través del tiempo, la constancia y el respeto, un lugar donde uno se siente acogido y en la interna soledad puede presentir la grandeza de su amor.

La energía de Capricornio nos muestra el poder que esconde la nobleza de la tierra. En Tauro, el deseo iluminado dirige a la conciencia hacia el corazón de la materia, Virgo, donde es nutrido el amor, para que finalmente pueda ser materializada su grandeza en Capricornio.

La adquisición de la auto-conciencia y el intenso poder que ella expresa se logra a través de Leo-Escorpión, pero, la culminación de esta adquisición, el individuo único capaz de materializar esta brillante auto conciencia como propósito espiritual y servicio humanitario, se alcanza en Capricornio.







Saturno
regente exotérico y esotérico de Capricornio


La palabra clave para Capricornio es ambición y una palabra muy importante en relación a Saturno es dificultad, podemos entonces imaginar el poder que pueden generar estas dos contra fuerzas relacionadas entre si. El don del capricorniano es su capacidad para someter a la materia a través de esta dualidad.

Saturno es el planeta que marca el grado de evolución en un horóscopo, las realidades internas y externas que conllevan sus tránsitos y aspectos en una carta natal nos dan mucha información al respecto. Él es el circulo no se pasa, a través del cual se logra la disciplina y consecuente realización de la ambición tanto espiritual como material.

En el caso de una ambición egoísta, Capricornio logra vencer a través de la destrucción de los impedimentos, mostrados muy a menudo como enemigos objetivos (externos) a batir sin tener en cuenta las consecuencias. La disciplina y poder que esconde dicha ambición está inscrita en la propia raíz del nativo, controlando mente, emociones y cerebro (aspecto físico) en una sola dirección. Sin escrúpulos, la ambición egoísta proyecta, a través de la dificultad que trae Saturno, un enemigo en su propio entorno que hay que destruir o dominar.

Una ambición espiritual o altruista es aquella que comprende que, la dificultad que conlleva Saturno no es solamente su resultado externo, sino también la oportunidad para poder interiorizarse, reflexionar y practicar la acción correcta.
Una conciencia así reconoce su poder “pecador”, y en dicho reconocimiento es capaz de “parar”: dejar de repetirse o de tropezar una y otra vez con la misma piedra. Dicho “parar” es un actitud básicamente mental, que permite reconocer la nueva energía generada gracias a la decisión de no actuar de forma compulsivo-reactiva. Llegado a este punto, la mente, gracias a la Luz del la Conciencia, está aprendiendo a subjetivizar la dificultad, apareciendo con ello un nuevo sentido de la realidad, capaz de reconocer que la única ambición valida es ser constructivo realizando servicio altruista: el don de Acuario aparece en el horizonte.



Dharma versus Karma

Saturno es el máximo representante del Karma, y sus impedimentos pueden generar auto-defensas, temores, rencores y actitudes compensatorias muy destructivas y generadoras de mal Karma. Pero en Saturno existe un Maestro de lo “sencillo”, un trampolín que nos acerca al poder realizador que esconden las palabras: inteligencia practica. La actitud positiva de la aceptación de la dificultad. La oportunidad para la constante atención que, esconde “el secreto” del dinámico y alegre saber estar. El Dharma que destruye el Karma.





Las frase para el Alma:


estoy perdido en la luz suprema, y sin embargo, vuelvo la espalda a esa luz”


Aquí la luz es la mente guiada por el Alma (conciencia iluminada), pero, es una mente perdida en un lugar “increíble”, divino, un lugar capaz de revitalizarla y darle un “nuevo sentido” que le permite al retornar, ofrecer una nueva imagen plena de Luz y de Propósito renovado.


Dar la espalda es algo natural, siempre hay un punto del cual no se puede pasar, y entonces nos damos la vuelta, pero satisfechos, y con las pilas renovadas por el hecho de haber estado allí, en el limite, en el olvido de uno mismo, en el claro desapego que nos muestra una nueva realidad o propósito mas cercano a nuestra verdad.












RAYOS REGENTES

El 1Rayo a través del poder del mismo signo para destruir y vencer obstaculos de forma contundente.

El 3Rayo a través de la regencia de Saturno, no es mostrado como la capacidad de materializar de forma inteligente y practica. La materia se estructura, mas tarde realiza, luego se cristaliza y finalmente muere, este proceso esta regido por Saturno, y muestra su máximo poder en Capricornio.

El 5Rayo es mostrado a través de Venus. Cuando la conciencia, gracias al equilibrio inteligente de la materia, alcanza un alto nivel, puede mostrar relaciones plenas de armonía y amor. Venus no está a disgusto en Capricornio al igual que Saturno no lo esta en Libra.

El 7Rayo también acude a Capricornio con su poder de materializar en lo mas denso de la materia.


No hay rayos pares o rayos de Amor en Capricornio, solo rayos impares de Voluntad e Inteligencia. Neptuno (6R), Júpiter (2R),  están en caida en este signo. La necesaria soledad-concentrada del que busca o ambiciona no permite entretenimientos “amorosos”, pero es evidente que una vez encontrado lo buscado, en su camino de retorno, el buscador, ya realizado, es capaz de compartir con mucho Amor.




David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)

1 comentario:

  1. Esto es muy útil para reconocer a Saturno en nuestras vidas.
    Un saludo agradecido David
    Marta

    ResponderEliminar