.

Los tres niveles del horóscopo

15.2.13

La claridad de una definición (Sol, Luna, Ascendente)






3 puntos clave de una carta astral


El signo del Sol

Indica el actual problema del hombre; fija el paso o ritmo establecido de su vida personal; se relaciona con la cualidad, temperamento y tendencias de la vida, que tratan de expresarse durante esta particular encarnación y sugiere el aspecto rajásico o actividad del hombre nonato. Fundamentalmente las fuerzas de este signo indican la línea de menor resistencia.


El ascendente o signo naciente

Indica la vida futura y el inmediato propósito del alma para esta encarnación. Mantie­ne el secreto del futuro y presenta la fuerza que, correctamen­te empleada, conducirá al hombre al éxito. Representa el as­pecto sátvico o armónico de la vida, y puede producir correctas relaciones entre el alma y la personalidad en una encarna­ción dada, señalando así el camino para reconocer la fuerza del alma.


La Luna

Este tipo de fuerza (procedente de ciertos pla­netas y no de la Luna) indica el pasado. En consecuencia, resume las limitaciones y los obstáculos presentes. Rige el cuerpo físico y muestra dónde se halla la prisión del alma.

                                                                                                                    DK- Alice Bailey


......

Esperamos que estas definiciones sirvan para poder conocer de forma mas clara y concisa lo que opina la astrologia esoterica sobre esotos tres puntos tan importantes de una carta astral, y que gracias a la claridad de su definición podais profundizar más, si cabe, en vuestro “patrón energético”.

Estas difiniciones estan al principio del libro: “ Astrología esotérica” de Alice Bailey



Grupo Logos







13.2.13

Rayo del Alma - Rayo de la Personalidad (Relación)







 
Rayo del Alma - Rayo de la Personalidad (Relación)

En referencia al articulo sobre las diferentes 7 formas de meditar es importante saber que, en dicho tipo de meditación también debe ser incluida la fuerza del rayo de la personalidad, ya que es a través de esta personalidad que debe ser canalizada y expresada la cualidad esencial del rayo del Alma.

Para comprender mejor la relación entre estos dos rayos hoy publicamos un texto muy aclaratorio del Maestro DK publicado en el libro de Alice Bailey: “Cartas de meditación ocultista”.

Es recomendable para comprender correctamente dicha relación prestar una lectura reflexiva a la ilustración práctica expuesta en la segunda parte del texto.



Texto:

 El rayo de la Personalidad o yo inferior.

 Hoy nos ocuparemos de las funciones del rayo de la personalidad para determinar dicho método. Como se sabe, el rayo de la personalidad es siempre un subrayo del rayo espiritual, y varía con más frecuencia que el rayo egoico. En los Egos evolucionados, que hoy se encuentran entre los pensadores de la raza y los prominentes trabajadores, en todos los sectores de actividad en el mundo, el rayo de la personalidad puede variar vida tras vida, estando basada cada vida en una nota diferente y manifestando un color distinto. De esta manera el cuerpo causal se va equipando más rápidamente. Cuando la unidad reencarnante ha llegado a una etapa en que puede elegir conscientemente su modalidad de expresión, primeramente recapitulará sus vidas anteriores, y el conocimiento así adquirido lo guiará para elegir la simiente. Antes de reencarnar hará vibrar su nota egoica, y observará la carencia de plenitud o la disonancia que pueda contener; entonces decidirá qué nota fundamentará la vibración de su futura personalidad.

Posiblemente dedique una vida a emitir una nota particular y a estabilizar una vibración determinada. La nota debe emitirse y la vibración estabilizarse, en diversas circunstancias. De allí la necesidad de que la vida del aspirante o del discípulo cambie frecuentemente, y esto explica la manifiesta condición de variedad y caos aparente, que caracteriza a tales vidas.

Cuando la disonancia se ha corregido y la vibración es constante y no está sujeta a cambios, se ha realizado el trabajo necesario. El Ego puede recoger nuevamente sus fuerzas, antes de continuar la tarea de perfeccionamiento del cuerpo causal y llevar el acorde deseado a una perfecta exactitud y claridad de tono. Entonces se verá cuán necesario es adaptar el método de meditación a la necesidad de la personalidad, sincronizándolo al mismo tiempo con el primer factor e involucrando al rayo del Ego.


Ilustración práctica.

Permítanme ilustrar a fin de dilucidar de algún modo esta cuestión, siendo deseable que haya una exacta comprensión.

Supongamos que el rayo egoico al cual pertenece A es el de amor o sabiduría, mientras que el rayo de su yo inferior es el quinto rayo o de Conocimiento Concreto. En vidas pasadas A demostró amor y realizó verdaderos progresos mediante el método del rayo sintético, el de expansión. Ahora ama intensamente y su conciencia se expande con gran facilidad, hasta incluir una parte exacta de las circunstancias ambientales; pero aunque posee inteligencia común, carece de la vibración estabilizadora, inherente al quinto rayo. No tiene la concentración que fuerza los resultados, y necesita el fundamento básico de hechos, antes de que pueda progresar inteligentemente y sin peligro. El instructor prudente, al darse cuenta de esta necesidad, emplea el método de expansión inherente al rayo egoico, y lo aplica a la expansión del cuerpo mental. Mediante el método, inteligentemente adjudicado, la facultad de expansión (utilizada hasta entonces únicamente para incluir a otros por medio del amor) será aplicada al esfuerzo concentrado con idéntica finalidad de expansión, pero con el propósito de adquirir conocimiento. Alcanzado esto, todo esfuerzo de la vida personal podrá dedicarse aparentemente (en determinada encarnación) a adquirir una posición científica y al desarrollo de la mente. El progreso intelectual podrá parecer de gran importancia al observador sin cultura; no obstante la tarea continúa como lo ha deseado el guía interno, y sólo la vida a vivir pondrá de manifiesto la sabiduría de la elección egoica.

Combinando los métodos de segundo rayo y la dedicación que otorga el quinto rayo, se alcanzará la expansión intelectual. ¿He puesto esto en claro? Trato de escribir con claridad, porque la meditación es de vital importancia para muchos.

Por lo tanto, después de un cuidadoso análisis, resultará evidente que cuanto más sabemos, menos juzgamos. Una persona podrá haber desarrollado el aspecto amor; no obstante, en determinada encarnación, ese aspecto podrá ser pasivo, y la línea de desarrollo más evidente será la estrictamente intelectual. Abstenerse de opinar es la mejor actitud para el observador inteligente, pues aún no posee la visión interna que ve el color, ni el oído interno que le permite reconocer la nota.

                                                                    Alice Bailey - DK

4.2.13

Carta Natal de Jesus de Nazareth (REFLEXIONES II)









                    Reflexiones sobre una carta excepcional (2 parte)

En este segundo* articulo, sobre este horóscopo atribuido al iniciado Jesús, vamos hacer una reflexión sobre el rayo de Su Alma procurando enlazar la energía de dicho rayo con las tendencias que muestra el mapa astral arriba expuesto.

No es fácil detectar los rayos con la sola visión de un horóscopo, pero hemos comprobado que mientras mas evolucionado es el dueño de la carta mas claras se pueden ver las influencias y relaciones entre el signo ascendente - su regente esotérico y los representantes astrológicos del Rayo del Alma. Es lógico que si alguien es capaz de expresar la cualidad de su Alma de una forma clara y contundente esto aparezca reflejado en su horóscopo.

Es también nuestra intención poder hablar de Jesús desde nuestro conocimiento actual de la astrología esotérica y la psicología del Alma, y aceptando que muy probablemente nuestras reflexiones y opiniones sobre el Mismo podrán variar a través de nuestra propia evolución como Almas.




2 Reflexión: 

Rayo del Alma

Jesús ciertamente fue un Alma de VI Rayo de devoción e ideal.

Toda persona que analice Sus cualidades o que tenga profunda Fe en Él, podrá advertir que Sus mayores dones son la ternura y el amor hacia el prójimo, y un profundo sentimiento-devoción hacia el ideal de Su maestro: Cristo.

Él, a través de su poderosa y vital personalidad de 1 Rayo, mostró al mundo la grandeza del Amor y la Sabiduría del 2 Rayo de Cristo, pero esto lo hizo con las cualidades características de un Alma de 6 Rayo: fe, ternura, sentimiento, intuición, amor, devoción, sacrificio, lealtad y reverencia.



Astrología: El ascendente – El Alma: Conjunción Marte-Neptuno

En Astrología Esotérica DK – Alice Bailey nos dicen que la energía del ascendente junto con su planeta regente esotérico es la oportunidad para armonizar la vida con la materia a través del alma

La energía del ascendente es la cualidad que equilibra las tendencias activo - pasionales del sol con las inercias emotivo - kármicas de la luna.

Sabemos que Jesús fue un Alma del VI Rayo, y si hacemos caso del horóscopo que nos ocupa nació con ascendente Escorpión. Por tanto, en Jesús, Neptuno regente del VI Rayo y Marte regente esotérico de Su ascendente son el “sello” para la correcta evolución de Su Alma. Así pues y "casi sin querer" cuando se observa este horóscopo, la conjunción Marte-Neptuno enseguida llama la atención, intuición que nos acerca a la “magia” o “don” del Hombre de Nazareth.


Por tanto podemos afirmar con valentía que en esta carta:
  • Neptuno es la fluidez de la ternura y Marte su directa aplicación
  • Marte es el poder magnético de curar y Neptuno es el amor para lograrlo
  • Neptuno es la imaginación del corazón y Marte su dinámica expresión
  • Marte el deseo centralizado, Neptuno el deseo universalizado.
  • Neptuno es Cristo: el Maestro del Amor y Marte es Jesús: el Discipulo del Amor. (Discípulo y Maestro en un solo Corazón)

La unión de estas dos energías nos habla claramente de una reencarnación donde el Alma (6R-Neptuno) del dueño del horoscopo y la energía armonizadora del ascendente (Escorpión -Marte) van claramente de la mano.

Los fluidos, dinámicos y cercanos aspectos que dicha conjunción muestra con la Luna, Mercurio, Urano y los Nodos solo hacen que confirmar el poder de expresión de dicha unión.



El rol de Escorpión:

Aquí entramos en un terreno mas “resbaladizo”, sabemos que Escorpión es el signo de la pruebas para avanzar en el sendero, y que dichas dificultades son vencidas gracias al poder de lucha de esta energía.
La intensidad del deseo así como su capacidad destructiva son las claves de dicha energía, logrando, con la dureza de la experiencia que estas dos claves proporcionan,  el don del desapego, cualidad esencial en un discípulo centralizado.
Aunque es seguro que Jesús ya nació con un gran recorrido evolutivo donde el deseo como lo entendemos nosotros habia ya sido trascendido, también es seguro, si utilizamos el sentido común, que a lo largo de Su vida tuvo que utilizar necesariamente Su capacidad de desapego para desligarse de Sus “cosas” mas amadas:  infancia feliz, cercanos familiares y amigos, actitudes y positivas capacidades personales, lugares mágicos para Él importantes, relaciones profundas, discípulos y posibles proyectos de vida …. pero, donde seguro que el iniciado  Jesús tuvo que mostrar gran fortaleza fue en la decisión que tomó en el huerto de Getsemani.


Voluntad del “Padre”, la Mónada.
Getsemani significa: “prensa de aceite”, y en una vida tan avanzada y plena de símbolos los nombres no son por casualidad, tranquilamente podemos pensar que el aceite es el símbolo del Alma y la prensa la prueba purificadora, y fue precisamente aquí donde Su Alma (Neptuno-Marte) sufrió su ultima y definitiva presión, y es en esta definitiva vuelta de tuerca, donde astrológicamente jugaron un rol importante Plutón-Mercurio y la polarización Virgo-Piscis; el Espíritu ejerció su voluntad sobre el Alma…. el camino que recorrió el Maestro necesitaba de un muy ligero equipaje para lograr el triunfo.

Continuaremos

Astrología Esotérica - Alma


* Este articulo esta relacionado con los publicados el 20-02-2010 y el 23-10-2012