Los tres niveles del horóscopo

11.11.15

El autoconocimiento a través de la carta natal





El autoconocimiento

En la simplicidad universal del mandato délfico “conocete a ti mismo” está inscrita la inspiración que nos acerca a nuestro Origen. Gracias a la sencillez de este aforismo podemos intuir que para penetrar en la profundidad de su significado debemos practicar altas dosis de honesta reflexión junto con su correspondiente instrospección comprensiva.

Podríamos muy bien decir que conocerse a uno mismo implica iniciar un camino que va del exterior al interior. Del hecho objetivo hacia su causa subjetiva. De la imagen aparente hacia su significado desvelado. De la fuerza excluyente o condicionada del deseo personal a la energía incluyente o incondicional del amor del alma.

Para andar este camino ante todo es menester que la conciencia tenga la sincera necesidad de andarlo. Una vez aparece el “chispazo” o la real motivación de avanzar, será la propia Alma o Conciencia la que marcará los pasos y ritmos necesarios para llegar a reconocer o ser consciente de la energía fundamental a la que ella misma pertenece, la divina cualidad que le permitirá alcanzar el Origen.

Desde la psicología esotérica se nos dice que hay 7 tipos fundamentales de energías con sus correspondientes características. A su misma vez también se nos dice que cada Alma así como también cada Personalidad pertenece a una de estas 7 energías; afirmando, como es lógico pensar, que el tipo de energía a la que pertenece el alma es mucho mas condicionante que la que pertenece a la personalidad. Es también una premisa de la psicología esotérica afirmar que toda conciencia que avanza en el camino espiritual tiene por derecho evolutivo llegar a saber, en su momento mas oportuno, a que tipo de energía principal su alma pertenece y como esta le condiciona en su pensar sentir y diario que-hacer.

Ofrecemos aquí un pequeño esquema resumen, (extraído del libro Psicología Esotérica II de Alice Bailey), de como estas 7 cualidades principales se expresan a través del equipo psicológico del ser humano:

 














El rol del Horóscopo

Ahora bien, reconocer nuestras energías principales no es algo tan sencillo y desde este blog consideramos que una buena manera de iniciar dicho camino de auto-conocimiento, (que de forma gradual atemperada y segura nos permitirá a su debido tiempo reconocer nuestra energía principal mas condicionante o Rayo del Alma), es a través del auto-estudio o vivencia consciente del propio horóscopo.

El mapa natal en si mismo es un patrón energético donde se mezclan y entremezclan con mayor o menor intensidad y perfección las 7 energías principales antes nombradas. Podemos considerar entonces que esta amalgama de significados que el horóscopo nos propone son el camino a través del cual la conciencia deberá transitar en determinada vida para acercarse mas y mejor a su síntesis principal o Rayo al cual pertenece su Alma.


Los 3 pasos clave para avanzar en el camino del auto-conocimiento a través del estudio de la propia carta natal son:

  • 1: El primer paso y el mas importante es tratar de percibir (desde la mente-corazón) las posibilidades de renovación y reajuste que el significado de nuestro signo Ascendente puede ejercer en nuestra conciencia. Para ello nos hemos de preguntar como podemos adquirir y aplicar sus cualidades en nuestra vida. Se trata de ir descubriendo y experimentando como la energía del signo junto con los principios, ideales o valores que le son asociados, nos permite practicar la auto-observación, dicho de otra manera, se trata de prestar atención al como el significado del signo ascendente nos permite des-identificar a la mente de nuestras emociones-acciones mas egoístas. El desapego mental de los deseos personales es el primer paso para lograr un pensamiento mas libre, incluyente y creativo. La independencia mental inspirada por el Amor incluyente del Alma (reflejada en el signo ascendente) es la clave principal para profundizar en el mandato délfico “conocete a a ti mismo”.

  • 2: En el segundo paso se trata de “darse cuenta” (ser conscientes) de que es la fuerza del signo solar la que nos permite gestionar emotivamente todos nuestras tendencias o deseos mas personales. La astrología esotérica considera que el signo solar está relacionado con la mente apegada a los deseos, y que por tanto este signo está obligado a convivir muy de cerca con aquellas “singularidades propias” o formas lunares emotivo-compulsivas que desde nuestra niñez - juventud nos acompañan en la realización práctica mas o menos exitosa de estos (deseos).

  • 3: En el tercer paso se trata de aceptar que estas “singularidades” o también llamadas formas mentales lunares son la herencia del pasado, (karma bueno o malo), que nutre nuestra experiencia vital o física mas real o terrenal. Hay que entender que son precisamente estas tendencias lunares las herramientas objetivas que nos permiten, primeramente a través de la fuerza del signo solar, adquirir experiencia de personalidad, para mas adelante, con una personalidad mas integrada o con las herramientas mas perfeccionadas, poder dar el siguiente paso y percibir la posibilidad de utilizar estas herramientas para acceder a la luz del alma a través del signo ascendente.



Aspectos astrológicos:

Estos 3 pasos pueden ser analizados para una mayor comprensión desde su nivel mas puramente tecnico-astrológico:

El paso 1 está relacionado con el significado del regente esotérico del signo ascendente así como con su frase correspondiente para la conciencia de Alma que al final * del articulo ofrecemos para cada ascendente. Aplicar correctamente este punto permite entender la fuerza del signo solar como una fuerza complementaria de la energía del alma reflejada en el signo ascendente.

El paso 2 está muy relacionado con el significado mas tradicional del signo solar así como con las características de su regente exotérico. Este punto permite ser consciente del tipo de fuerza de la que disponemos para manejar, a través de nuestros deseos mas personales, las formas lunares mencionadas en el paso 3, así como la posición de los planetas por casa.

El paso 3* como ya dijimos anteriormente está muy relacionado con las tendencias mas básicas de la conciencia. Singularidades mas bien kármicas tanto negativas como positivas. Estas tendencias en la carta natal están relacionados con la luna-nodos, posición de planetas por casa y sus aspectos. En este caso solo destacaremos el reflejo (en la carta) de los aspectos y posiciones astrológicas mas bien difíciles, debido a que suelen ser mas bien las dificultades y no las facilidades las que amagan la oportunidad que nos permitirá sentir la necesidad de avanzar en el camino.

Situaciones astrológicas “difíciles” que deben ser consideradas:

  • a) Los Planetas situados en casas angulares (1-4-7-10), sobre todo planetas pesados como Saturno o Plutón, o excesivamente egoísta/agresivos como Marte deben ser analizados y reflexionados cuidadosamente. Es claro, solo por citar un ejemplo, que un Saturno angular en casa 7, sobre todo si está en conjunción con la cúspide de la casa y mal aspectado, suele conllevar dificultades en algo tan importante como son las relaciones de pareja. Dicha dificultad, primeramente debe ser vivida conscientemente (en este caso dolorosamente) a través del signo solar y posteriormente sublimada o regenerada para el bien mayor a través del significado del signo ascendente o conciencia de Alma.

  • b) La situación de los nodos, cabeza y cola de dragón, sobre todo si están en casas angulares o en conjunción con un planeta. Los nodos lunares siempre marcan algún tipo de tendencia (herencia de un pasado) muy cristalizada relacionada con el significado de la casa i/o el planeta en cuestión.

  • c) Los aspectos mas duros (cuadratura, oposición, conjunción) que pueden ejercer Saturno, Marte, Plutón, Urano o Neptuno, sobre planetas mas “sensibles y cercanos” como la Luna, Sol, Venus, Mercurio o Júpiter. Estos aspectos suelen conllevar tensiones personales relacionadas con el significado del los planetas implicados y su situación el horóscopo.

  • d) Planetas como la Luna o Venus en casa 6, 8 o 12 suele también ser un síntoma de dificultades. La vulnerabilidad lunar y la sensibilidad venusina no están cómodas con el significado de dichas casas.









Respetar los ritmos

Para que este (podríamos llamar) método para el auto-conocimiento funcione es muy importante, desde la propia honestidad reflexiva, reconocer y afinar la intención que se amaga tras todo pensamiento, acción o necesidad.

Se hace necesario entender que la conciencia no puede saltar directamente al significado principal que a menudo equivocadamente creemos poseer del rayo del alma sin antes no haber trabajado con el poder que ejerce en nuestra conciencia y experiencia vital el significado del signo ascendente con sus respectivos complementarios: signo solar, situación de la luna y planetas en casas.

Esta forma astrológica de llegar a ser conscientes del rayo principal del alma es mas segura, ya que, si la hora de nacimiento es la correcta, el ascendente es una evidencia mas objetiva sin miedo a equivocarse que no el posible rayo del alma al que creemos o nos gustaría pertenecer.

Hay que decir por eso que si hay dudas o no se dispone de la hora nacimiento pero la intención de avanzar en el camino es constante y sincera siempre aparecerá la resonancia en el corazón, aquella intuición o saber que permite decidir cual es el signo ascendente mas adecuado. En este mismo sentido también puede ocurrir que sin saber de astrología, ni de rayos o energías, dicho buscador sincero, en el momento mas oportuno para su alma, pueda reconocer desde su conciencia intuitiva con que tipo de características o 7 cualidades superiores su alma es mas afín.

Consideramos pues que es muy importante respetar los ritmos, ya que muy a menudo, debido a ocultos intereses e intenciones mas personales que no del alma, se puede confundir, con sus correspondientes resultados negativos, la energía espiritual del rayo del alma por la fuerza mas material del rayo de la personalidad.




CADENCIA RESUMEN:

Por lo tanto, desde este blog sugerimos que la cadencia a seguir sea la siguiente:

  • Conciencia reflexiva o subjetiva del significado del signo ascendente y su regente esotérico.
  • Conciencia practica o experiencia objetiva del como afecta la energía del signo ascendente (mente espiritual desapegada) sobre la energía de signo solar (deseos o apegos personales)
  • Conciencia del como gestionar, utilizar y vivenciar desde la fuerza del signo solar y su regente exotérico los cuerpos lunares de expresión o la naturaleza del karma que el horóscopo refleja.
  • Saber que realizar dicho trabajo con insistencia y sinceridad lleva paulatinamente a reconocer, en la conciencia subjetiva, el rayo del alma en sus diferentes grados de expresión según sea la necesidad evolutiva de la conciencia que se esfuerza.
  • Saber que el significado subjetivo del rayo del alma solo puede ser expresado objetivamente a través de las características personales (mente concreta – emoción – cuerpo fisico) equilibradas e integradas, características estas que unidas “hablan” de cual puede ser el rayo de la personalidad, el complemento principal del rayo del alma.






Conclusión

Si os fijáis este articulo podría estar redactado al revés, es decir empezar por el punto 3 o “las raíces en la tierra” y acabar por el reconocimiento en la conciencia de la cualidad amorosa que mas condiciona al Alma o “los frutos en el cielo”.

La experiencia terrenal mas básica o instintiva-lunar nos ofrece el campo donde florece la oportunidad de adquirir experiencia personal o solar, mas tarde dicha experiencia se agota y desde su insuficiencia se crea la necesidad de una mayor comprensión, ahí aparece el buscador sincero, el signo ascendente, que en su devenir nos guiara hasta nuestra energía superior mas condicionante o también llamado Rayo del Alma.








* Las palabras guia para cada signo del zodiaco. Esta frase solo puede entenderse y  aplicarse a través de una conciencia de Alma (incluyente) atendiendo mayormente al signo ascendente aunque en conciencias evolucionadas de grado muy elevado (que son muy pocas) puede ser aplicado tambien al signo solar.
  1. Aries. - Surjo, y desde el plano de la mente, rijo.
  2. Tauro. - Veo, y cuando el ojo está abierto todo se ilumina.
  3. Géminis. - Reconozco mi otro yo, y en la declinación de ese yo crezco y resplandezco.
  4. Cáncer. - Construyo una casa iluminada y moro en ella.
  5. Leo. - Yo soy Ése y Ése soy Yo.
  6. Virgo. - Soy la Madre y el Niño, soy Dios. Soy la ma­teria.
  7. Libra. - Elijo el camino que lleva entre las dos grandes líneas de fuerza.
  8. Escorpio. - Soy el guerrero y surjo victorioso de la batalla
  9. Sagitario. - Veo la meta. Alcanzo esa meta y veo otra meta.
  10. Capricornio. - Estoy perdido en la luz suprema, no obstante vuelvo la espalda a esa luz.
  11. Acuario. - Soy el agua vertida para los hombres se­dientos.
  12. Piscis. - Abandono el Hogar del Padre y al regresar, salvo.



 * Consideramos que para profundizar con mayor claridad sobre los apartados “b” y “d “ del punto 3 es mejor utilizar la posición de planetas y nodos por sistema de casas iguales así como el estudio mansión (nakshatra) lunar que la Astrología Védica propone.
La posibilidad de obtener estas cartas védicas (jyotish) está a disposición del estudiante en muchos sitios web de internet. Desde su aspecto mas básico material, o reflejo instintivo lunar, desde este blog consideramos a la astrología védica oriental mas acertada que la occidental.




David C.M.  (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)

3 comentarios: