Los tres niveles del horóscopo

10.1.17

Luna llena de Capricornio 2017




LUNA LLENA DE CAPRICORNIO 2017

ESTOY PERDIDO EN LA LUZ SUPREMA, SIN EMBARGO, VUELVO LA ESPALDA A ESA LUZ

Vivimos en un océano de consciencia divina por el que fluyen los símbolos que nuestro corazón anhela y es posiblemente  en  este Signo, donde se pueden hallar las metas más altas para quien camina por el Sendero.

En la época atlante el ser humano comenzó a responder  a la necesidad de buscar la iniciación y algunos alcanzaron la etapa del discipulado. En la actual época Aria, estamos viviendo experiencias similares, desde el punto de vista de una espiral más alta. En la Doctrina Secreta se menciona este proceso como la lucha entre los Señores de la Faz Oscura y los Señores de la Luz, lucha que aun sigue existiendo.

El mundo, nuestro mundo, nos envuelve cada vez con más intensidad en la doliente convulsión que provoca el gran paso que estamos dando en el desenvolvimiento de la autoconciencia y en un nuevo sentido de responsabilidad, nacido de unas mentes que ahora son capaces de decidir y no tan solo seguir ciegamente en forma pisciana como se ha hecho durante siglos.

El choque es brutal. La devoción se ha convertido en claro pensamiento amoroso y cada vez con menor sentido de posesión. La potente mente trabaja cada vez más dentro de una nueva serenidad intentando vivir con atención todo cuanto ocurre, sintiendo un necesario amor impersonal en su trabajo.

Esa inmensa fricción que podemos observar, es debida en gran parte a que ahora, son muchos los discípulos que han alcanzado un gran grado de elevación espiritual y están ya preparados para recibir iniciaciones superiores, pero gran parte de la humanidad está controlada por un profundo materialismo, el cual tiene mucho que ver con una de las energías de este Signo,  y en este conflicto por el intenso deseo de la materia, se enfrenta a las fuerzas de la Luz y el Amor que devienen de La Jerarquía. No obstante la humanidad como un todo, siente que el paso es inevitable y la decisión de salir de ese estado de convulsión mencionado, hace que los seres humanos muestren, aun cuando lo contrario es más aparente, un determinado compromiso hacia los más débiles.

De los cuatro Señores del Karma, Saturno es el que más nos obliga a reconocer nuestro pasado y a prepararnos para nuestro futuro y para ello es necesario destruir formas de ser y de pensar. Periódicamente nos detiene porque nos es imposible avanzar bajo la forma existente y su energía relacionada con el proceso de evolución, la sentimos con más intensidad ya que es en Capricornio, signo que guarda el secreto del alma misma, el cual es revelado al iniciado en la Tercera Iniciación, donde se culmina el duro trabajo realizado en Escorpio.

Las cumbres tienen un bello simbolismo con el Signo de Capricornio. Moisés en el Monte Sinaí indica a través de Saturno  el conocimiento de la Ley del Karma a la humanidad. De la misma forma Venus como regente Jerárquico de este Signo, sugiere que cuando el amor, la mente y la voluntad se unen, la luz crística nace en la persona que queda así transfigurada.

Capricornio es el signo de los extremos bajo el cual encontramos lo más bello y lo más ruin que el hombre puede llegar a ser. Cuando corazón y mente están equilibrados, un salvador en el nivel que sea, puede nacer. De la misma forma que cuando es la cabeza la que rige ese hermoso centro que es nuestro corazón, el egoísmo más cruel e inteligente puede dominar. 

Capricornio es uno de los cuatro Signos de la Cruz Cardinal relacionado con la Luz. Es un momento de esperanza, la luz comienza a exteriorizarse, las semillas plantadas desde Aries, entran en un período de posible triunfo, de metas soñadas que pueden convertirse en realidad.

Los últimos noventa días hasta que un nuevo nacimiento en el Universo llegue,  han comenzado y cada uno esos días bajo la energía de Capricornio nos pueden llevar a conocer con más profundidad el secreto proyecto de nuestra alma.

Los Rayos principales que fluyen a través de este signo son el Tercer Rayo a través de Saturno y el Quinto Rayo a través de Venus. Estas energías pueden conseguir que uno u otro de sus dos axiomas triunfen.

“Rija la ambición y que la puerta sea abierta de par en par” o bien si somos capaces de arrodillarnos y convertirnos en instrumentos válidos para la evolución del Todo poder decir “Estoy perdido en la luz suprema, sin embargo vuelvo la espalda a esa luz”, lo que significará que para la persona evolucionada bajo este signo, solo existe la meta del servicio a los demás.

Es curioso que rija precisamente las rodillas ya que nos lleva hacia la idea de si nos cuesta o no, arrodillarnos ante las circunstancias de la vida, o es al fin esa vida la que rompe nuestra rigidez en forma inesperada y nos vemos forzosamente arrodillados.

A través de Capricornio nos fundimos con la energía del Tercer Rayo, el poder de la mente desde donde nace todo lo que se puede llegar a materializar. A través de Venus su regente Jerárquico, el Quinto Rayo ha conseguido que la humanidad no deje jamás de investigar en todas las ramas del conocimiento.

Marte exaltado en Capricornio, se encuentra en Piscis, constelación de profundo sentido religioso y ese impulso marciano del Dios de la Guerra, marca con dolor nuestros días, al igual que Saturno con sus connotaciones karmicas, en Sagitario, remueve los posos de siglos durante los cuales se han llevado a cabo, con crueldad miles de acciones en el nombre de Dios.

Plutón intensamente fuerte en Capricornio ha trastocado los poderes y expuesto a la luz infinidad de trampas. Seguirá su gran trabajo mientras espera a que después de su tránsito por la Constelación de Sagitario, Saturno, Señor del Signo una sus fuerzas, para a través de un caos en todos los estamentos que dirigen el mundo, se instaure una ley justa.

Marte exaltado en Capricornio, se encuentra en Piscis, constelación de profundo sentido religioso y ese impulso marciano de Dios de la Guerra, marca con dolor nuestros días, al igual que Saturno con sus connotaciones karmicas, en sagitario, remueve los posos de siglos durante los cuales se han llevado a cabo, con crueldad miles de acciones en el nombre de Dios

De los tres estadios en los que se mueven y evolucionan los nacidos en Capricornio, o más bien todos como humanidad, ya sea a través de la oración, del Agni Yoga o de la herramienta que nos sea más idónea, hemos de convertirnos en el sagrado Unicornio que tan solo siente y vive por el deseo de Voluntad hacia el Bien.

Desde el corazón

Joanna



No hay comentarios:

Publicar un comentario