Los tres niveles del horóscopo

20.5.17

Las casas 1, 2 y 3.





El significado esotérico en el horóscopo de
las casas 1, 2 y 3
Para la astrología esotérica las casas en sí mismas son una limitación que debe ser trascendida a través de la cualidad o luz que ofrecen los 12 Signos con sus Tres Cruces, pero aun así, se acepta su existencia y la oportunidad que ofrecen si se está orientado a una vida superior. En este sentido para la astrología esotérica  las casas tienen un significado propio que se amaga tras los efectos exotéricos  relacionados con la astrología tradicional.

En este primer artículo, (le seguirán otros tres), haremos un análisis analógico-comparativo entre el aspecto exotérico y el significado esotérico de las tres primeras casas,  sin olvidar, que desde su aspecto más psicológico-práctico dicho significado solo puede ser percibido por aquellas conciencias que por derecho o destino evolutivo tienen la necesidad de trascender las implicaciones más materiales en favor de las más espirituales. Son las “nuevas” conciencias nacientes, y no la astrología en sí misma,  las que necesitan una astrología renovada. Aun así hay que tener muy en cuenta que la astrología esotérica NO anula a la exotérica sino que más bien la incluye, enriquece, expande y matiza.

Todo horóscopo se puede dividir en 4 cuadrantes con sus tres casas respectivas, siendo el primero, el que hoy vamos analizar, el cuadrante que con más firmeza nos habla  del “yo”.

Esotéricamente hablando este primer cuadrante es el mas subjetivo de los 4,  ya que hace referencia a los 3 aspectos primarios del sujeto (“yo”): cuerpo mental, cuerpo astral y cuerpo vital o etérico.





Casa 1

La casa 1 o ascendente es la casa que marca el instante del nacimiento, el Principio que este trae consigo y por tanto es la casa que hace más referencia al “destino” del sujeto ("yo") .

En esta casa reside la más poderosa afirmación del “yo”, un yo que, desde el aspecto más materialista nos habla de la apariencia general del cuerpo, su salud, la cabeza-cerebro, fortaleza y debilidad, temperamento, actividades y modos personales, y que, desde su aspecto más espiritual, es la casa del surgimiento del “yo superior”, el Alma desde su trono1 en el cerebro/mente, con su sentido del dharma, energía, cualidades, esencia y propósito.

Como saben para la astrología esotérica el significado del signo ascendente con su correspondiente reflejo más material en casa 1 marca el propósito del Alma. Este signo es la cualidad que la conciencia (desde la mente/voluntad) debe aplicar en su vida para mejor ajustar su expresión personal de deseos, (o línea de menor resistencia vinculada  al signo solar), con el Amor que  consigo trae el Alma. Llevar a término este ajuste aporta bienaventuranza, es decir,  salud tanto espiritual como física personal.

Marte, como regente arquetipo2 de casa 1, es la fuerza que ofrece el poder de accionar y experimentar el propósito material y espiritual yacente en esta casa. Marte, regido por el  6Rayo de Devoción e Ideal, es el que “lucha” por aquel tipo de ideales (propósitos) que el Alma al reencarnar ha decidido vivir, activar y experimentar.



Casa 2

La casa 2 es el “lugar iluminado” por el poder del “yo” proveniente de casa 1.  Es el entorno inmediato donde el yo se apropia de “aquello” que, por estar iluminado por él mismo, le pertenece, o si mas no, así  lo cree, generándose por tanto el deseo de adquirir.

Exotéricamente hablando en esta casa reside el deseo de adquirir experiencia sensual, bellos objetos, dinero, así como también la posibilidad de bien emplearlos o/i perderlos. Desde el cuerpo físico en esta casa se sitúa la boca/garganta,  es decir el lugar por donde se adquiere el alimento.

Esotéricamente todo este deseo por adquirir experiencia o sustento material en  conciencias evolucionadas se refleja como aspiración o deseo de sustento espiritual.  El propósito del Alma en esta casa  tiene el don de iluminar el deseo material, recuerden que el deseo es energía, por tanto en esta casa es donde la energía, a través del Alma, puede ser adquirida, utilizada y enfocada como aspiración o deseo espiritual; proceso en el cual la pérdida material es un reflejo exotérico de la necesidad más esotérica de adquirir desapego para lograrlo.

En esta casa también está situada la voz, el sonido entendido como la sustancia3 generada por aquello más abstracto proveniente de casa 1. Esotéricamente no es “aquel que chilla lo que desea” sino más bien “aquel que se oye lo que Es”.

Por tanto, y haciendo referencia a la Luz de Tauro,  esotéricamente hablando no se trata tanto de desear la forma material, (iluminada por la luz externa y  vista a través de los dos ojos),  como de ser consciente, (a través de la luz interna percibida por el tercer ojo), de lo importante que es para el sendero espiritual el deseo equilibrado y dirigido.

Fijémonos en las siempre sugerentes palabras del Maestro Tibetano en relación al rol que ejerce Venus, (5Rayo), como regente arquetipo de la casa 2:

Venus, que otorga la mente -más el alma ya incorporada, están relacionados y activos en esta casa (dos). La luz de la materia y la luz del alma están implicadas en el empleo de la energía y en el problema de lo que se desea, o lo que se considera perdido y el objetivo alcanzado. Por lo tanto, es la casa de los valores espirituales o materiales”.

Recordemos que la cualidad de la aspiración, (o anhelo de mayor conciencia de Alma), depende siempre del tipo de valor que la motiva.



Casa 3

Si la casa 1, esotéricamente hablando, trae consigo el propósito del Alma, y la casa 2 el “deseo” espiritual que este genera, la casa 3 por lógica descendente nos trae su vitalidad expresiva o comunicativa en el cuerpo etérico.

La casa 3 es una casa mutable, dispuesta a los cambios, flexible e inestable, que encuentra su estabilidad en su casa complementaria, la 9, la casa de los grandes viajes, donde se establece una dirección, y por tanto una estabilidad.

Exotéricamente es la casa de los hermanos menores, las relaciones flexibles entre vecinos o conocidos, es el impulso espontaneo que comunica, la improvisación del artista, la rapidez mental, aprendizaje, adquisición de conocimientos, viajes cortos, pequeños escritos, periodismo, internet…, en el cuerpo es el pulmón, lengua y movimientos de brazos y manos, aquello con lo que se comunica. Es también la casa del coraje, entendida como la acción espontanea (valiente) de comunicarse con el entorno.

Esotéricamente hablando estas dinámicas comunicativas son el reflejo de la importancia que tiene para el Alma tener, en su propio entorno más subjetivo que es la conciencia, una comunicación espontanea con su reflejo inferior o Personalidad. Inter-accionar o comunicar entre si a los “dos hermanos”, implicados en toda reencarnación, es de vital importancia para el crecimiento de la Conciencia entendida como una Unidad, razón, intuición o comprensión. 

Esta relación dual, que por Ley de Vida debe ser unificada, es llevada a cabo por Mercurio, (el regente arquetipo de casa 3), que a través de la Luz de la Mente escenifica la unión en el cuerpo vital con sus 7 chacras  

En los libros de Alice Bailey se nos enseña que el “don”  de Mercurio está regido  por el 4Rayo de Armonía en el Conflicto, y tiene su lógica que sea así, porque el esfuerzo por unificar el deseo personal con el amor del alma es un conflicto que tiende a la armonía. No olvidemos que Dios, (la Unidad), rige al hombre/humanidad a través del “hijo de la mente”,  los procesos mentales mercuriales creadores de conflicto, reflexión, intuición o síntesis.  

En la frase, “la energía (o cuerpo vital) sigue al pensamiento”, reside la esencia de Mercurio en casa 3.


Propósito, Conciencia y Vitalidad son los tres aspectos divinos del “Yo” que encuentran su síntesis en casa 4, la casa donde se toma la forma que unifica a los tres a través de la Luna/Cancer con sus significados o Rayos regentes,  pero este es un tema a desarrollar para el próximo artículo donde reflexionaremos sobre las casas 4, 5 y 6.









Astrología (interpretación del horóscopo)

Como ya sabemos todo planeta presente en una casa realza muy mucho la importancia de esta casa a través de los propios significados del planeta.

Hagamos en este sentido un sencillo ejercicio astrológico con Saturno. Como sabemos tradicionalmente este planeta es el regente de los impedimentos, las limitaciones, es el planeta kármico por excelencia.

Esotéricamente hablando, y sin excluir sus poderes exotéricos, Saturno es un planeta de gran valor espiritual, porqué sus poderosas limitaciones generan en la conciencia la REAL necesidad de parar, reflexionar, recapitular, disciplinar y así mejor reajustar el camino a seguir en relación a los propósitos del alma o conciencia superior. 

Podemos pensar  pues que Saturno situado en el cuadrante que mas afirma el “yo” es una clara limitación para este, pero que a la misma vez, si la conciencia así lo percibe, es una clara oportunidad para mejorar su afirmación espiritual.







Saturno en casa 1, 2 y 3
Si profundizamos un poco más y analizamos a Saturno en cada una de estas casas, (sobre todo si el planeta está solo, mal acompañado i/o mal aspectado), podemos afirmar que:


Saturno en casa 1, (quizás esta es la posición más delicada de la tres por ser una casa angular), exotéricamente nos habla de serias dificultades en la auto-afirmación y por tanto una gran inseguridad y la consiguiente necesidad, para defenderse, de  ejercer un fuerte y casi enfermizo control del entorno.

Esotéricamente dicha dificultad es la oportunidad para reconocer mejor el propósito del Alma gracias a que,  la capacidad de control bien entendida es comprensión y atención a lo superior. Y también a que, la inseguridad es la oportunidad de entender la duda como un aliciente para una mente más libre y creadora.


Saturno en casa 2 exotéricamente nos habla de frustración en relación a lo que deseamos adquirir, (dinero, posesiones, sensualidad o placer), pero, esotéricamente dicha dificultad puede devenir en una profunda necesidad de aplicar el desapego, para así poder transmutar el deseo frustrado en renovado deseo de descubrir y adquirir valores mas acordes con el verdadero propósito del “yo” proveniente de casa 1.


Saturno en casa 3, sobre todo si el planeta está solo o mal acompañado i/o mal aspectado, muy bien puede generar mala relación entre hermanos, comunicación deficiente, inter-acciones difíciles o falta de valor, pero, esotéricamente su impedimento es la oportunidad para lograr una mejor comunicación (subjetiva en la conciencia y sus procesos mentales) entre el “yo” y el “no-yo”,  que posteriormente a bien seguro se reflejará en el cuerpo vital o 7 chacras como una más acertada inter-acción, comunicación y aprendizaje con el entorno más practico-objetivo.

…..

1Para el pensamiento esotérico al reencarnar  el Alma o Ego tiene su trono en la mente, mas concretamente en el quinto plano , empezando por abajo, de los siete planos de los que consta la mente.  Visto desde una perspectiva más física/cerebral muchas escuelas esotéricas relacionan el Alma con la glándula pineal situada en el centro del cerebro.

2Con el concepto “arquetipo” hacemos referencia a la regencia clásica que cada planeta mantiene sobre una casa,  independientemente del regente del signo que la ocupe.

3Para el pensamiento esotérico la “sustancia” es el resultado de la mezcla del espiritu con la materia, una mezcla que crea el aspecto psíquico (mente/emoción) sensible promotor de conciencia, en este caso expresado como sonido o voz.




David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)