Los tres niveles del horóscopo

27.9.17

Las casas 4, 5 y 6





El Significado esotérico de las casas 4, 5 y 6

Para la astrología esotérica las casas no tienen un significado muy  relevante, ya que se considera que el poder material que ejercen sobre el sujeto disminuye en la medida en que este demuestra contacto con el Alma, y por tanto mayor conciencia de la energía que transmiten los 12 signos y sus tres cruces correspondientes.

Aun así es muy importante valorar el significado esotérico que se amaga tras el poder exotérico de las casas, ya que en toda acción externa se amaga siempre un significado o estado de conciencia (aspecto subjetivo) que merece ser analizado.



La Casa 4

Esotéricamente hablando en la casa 1 hace acto de presencia la mente, como la intención enfocada y creadora en casa 2 del deseo, la sensibilidad que en casa 3 se refleja como la comunicación o interacción etérica entre las dos partes implicadas, la material y la espiritual, que finalmente se manifiestan en la casa 4, gobernada por la Luna, como la forma densa.  Los 3 sagrados unificados y manifestados en el 4.

En los libros esotéricos se nos dice que la Luna es “la voluntad de Dios para Su manifestación en la forma”, dando a entender que la triada lunar, (mente-emoción y cuerpo etérico), es la única síntesis posible a través de la cual se expresa La Divinidad en la Materia.

Exotéricamente hablando la casa 4 rige la raíz familiar, “aquello heredado” o karma lunar con sus  emociones y forma mental más instintiva, la madre, la infancia, felicidad, satisfacción, la lluvia, el aspecto nutridor y protector de la naturaleza madre, también el entorno cultural, nacional, comodidades, vehículos, casa, el hogar…, esotéricamente hablando podemos bien interpretar que el “hogar”, “raíz”, “satisfacción”  o “felicidad” son conceptos que reflejan que la triada lunar – casa 4 es el hogar de la esencia espiritual viviente.

Entendemos por Esencia aquel aspecto psíquico que unifica la mente la emoción y el cuerpo eterico para Su expresión en un todo funcionante o luna. Como ya dijimos los 3 sagrados a través del 4 o unidad manifestada.

A esta casa exotéricamente se le da la regencia del área del pecho, (la nutridora leche materna), y el corazón, el lugar donde esotéricamente se sintetiza el amor, “aquello que nutre”,  la Esencia manifestada a través de la inspiración y expiración.


La Luna, regente de la casa 4, está regida por el 4Rayo de Armonía a través del Conflicto porque en ella reside “la condición heredada”, aquel peculiar “Conflicto” psíquico que la conciencia en determinada vida deberá vivenciar en su cotidianidad para así, (a través de si misma), expresar Armonía y Belleza.

En ella residen las limitaciones del pasado pero a la misma vez solo a través de ella, y en ella, está el campo de trabajo donde se demuestra objetivamente su trascendencia.




La casa 5

Por lógica si en la casa 4 está la manifestación de la Esencia espiritual a través de la forma o materia, en casa 5 está situada la luz o el aspecto conciencia que dicha Esencia atesora.

Exotericamente en casa 5 reside la inteligencia y su independencia creativa, el “yo” con su genio  pro-creador, los hijos, obras de arte, el juego, los niños, aventuras, dramatismo, glamour …, esotéricamente este “yo” tan individual tiene su reflejo en el cuerpo causal, el lugar en la mente donde residen la Conciencia más abstracta o Alma. El lugar donde la inteligencia por derecho evolutivo es la creadora de nuestros rasgos más característicos, sobresalientes y únicos.

Desde el Alma la casa 5 es aquello autentico, aquel yo o conciencia mas vinculado al nivel evolutivo alcanzado en vidas pasadas. Es la luz-auto-engendrada, (casa 5 regida por el sol), por tanto es la auto-conciencia, aquella inteligencia-acción que solo depende de si-misma.

Tradicionalmente se nos dice que la casa cinco rige la suerte, en el sentido de la llegada de aquello inesperado, (por ejemplo la lotería), que trae consigo alivio material y psíquico, esotéricamente podemos pensar que todo aquello que está vinculado con la inteligencia superior del Alma o el “Yo” trae consigo la bienaventuranza.


El Sol, como regente de casa 5, es el símbolo de esta luz o inteligencia consciente que por derecho evolutivo tiene el derecho a manifestar-se creativamente libre.

Esta casa rige la parte superior del estómago, el abdomen, el lugar donde el corazón se toca con la emoción o plexo solar, “el rey y el poder de su fe” van de la mano. El estómago es el primer sitio donde la diversidad de alimentos-ideas ingeridos se mezclan y sintetizan en una unidad homogénea; la inteligencia crea la unidad o “yo” que posteriormente será depurada-digerida y expresada como servicio a través del intestino inferior regido por casa 6-Mercurio.




La Casa 6

Como justo hemos dicho la casa 6 es la casa del servicio, allí donde la esencia + su conciencia sirven a su si-mismo más universal para el logro de un bien a la totalidad mayor.

Exotéricamente esta casa rige todo lo servicial, las mascotas, empleados, enfermeras, el trabajar diario, artesanía, también las preocupaciones, enfermedades, debilidades, enemigos…, esotéricamente estos conceptos como “preocupación”, “debilidad”,  “enfermedad”, son el reflejo en la conciencia del Alma de la necesidad de una mayor perfección o purificación, y como sabemos, todo esfuerzo y actitud por renovarse tiene el contratiempo de la enfermedad, debilidad, enemigo o personalidad cristalizada que se rebela y no lo acepta.  

Por otro lado la constancia de la artesanía, o el cuidado de una mascota o enfermo esotéricamente son el fiel reflejo del esfuerzo y constante esmero que la conciencia tiene por reconocer y cuidar aquel sutil y “pequeño” amor con vocación universal que reside en su interior.  

Toda esencia con su conciencia debe servir a su “si-mismo” superior, aquel aspecto amor, también llamado esotéricamente aspecto crístico, que se nutre y construye desde y con la misma madre naturaleza o cuerpo materia.

La región del ombligo, regida por la casa 6,  es el lugar del cuerpo humano donde hay una mayor concentración de nervios, dando a entender de la importancia vital para la conciencia de construir o moldear el aspecto Amor a través y en la misma materia.

El Amor en casa 6 y sobre todo en el significado de Virgo es la energía que purifica o redime a la Materia.  En casa 5, regida por el arquetipo de Leo, se logra la cumbre del “yo soy”,  afirmación que a partir de entonces, y en sus comienzos en casa 6/Virgo, debe aprender a considerar el significado del Amor Universal, tan característico de su signo complementario o Acuario.

Esta casa es la rectora el estómago inferior, allí donde el “alimento” es asimilado, mejor comprendido y por tanto purificado. El servicio como acto de mejorar-se a uno mismo y con ello también al mundo.


Mercurio es el regente de este trabajo purificador, el constructor o forjador de una mayor unión entre el Amor Universal y el Personal.  El pequeño planeta más cercano al Sol, “el hijo de la mente”,  “la mente libre”, aquella energía que con su virtud discrimina, discierne y razona hasta lograr la intuición unificadora, el contacto con la Verdad que en realidad es la propia verdad reconocida.

En casa 6, y gracias al poder razonador o constructor mercurial,  el cuerpo humano se ve mejor compensado y dispuesto para así llevar a cabo la principal necesidad del Alma:  el Servicio.






El  propio Dharma de las casas 4, 5 y 6

Como sabemos la casa regente del Dharma o acción correcta en un horóscopo es la casa 9. Ella nos habla de la actitud que mayor le conviene a la casa 1, la más importante de la carta.

Un ejercicio muy válido para mejor entender las interrelaciones astrológicas que se producen en un horóscopo es considerar la casa 9 de cada una de las 12 casas. Por ejemplo, aplicando dicho ejercicio a les 3 casas que nos ocupan podemos decir que:


La casa 9 desde la casa 4, es decir contando como si la casa 4 fuera la uno, es la casa 12, la casa de “la liberación”, dando a entender que para la casa 4 con “la esencia atrapada en un cuerpo lunar”, el dharma o acción más correcta es la liberación de sus ataduras más lunares restrictivas. De hecho, fijémonos que la casa 9, contando desde la 12, es la casa 8, la casa de “la muerte y la transformación”, dando a entender que para lograr una mayor  “liberación”  de la “esencia atada a la luna”  hay que transformarse o “morir”,  se entiende por morir la destrucción o desapego del punto de vista más personal o egoísta.


La casa 9 de la casa 5, es la casa 1, “el propósito del alma”, dando a entender que el Dharma del cuerpo causal o la inteligencia del Alma regida por casa 5 es atender a las necesidades y propósitos  de la casa 1, donde el significado de su signo regente, llamado signo ascendente,  amaga la clave para el correcto funcionar de dicha inteligencia causal creadora de bienaventuranza.


La casa 9 desde la casa 6, es la casa 2, la casa del “deseo” o aspiración, dando a entender que el Dharma o la correcta acción para la casa 6, es estar inspirada por el noble deseo de forjar en la materia  un amor puro capaz de expresar servicio al bien común.

De hecho los arquetipos regentes  esotéricos de casa 2 y 6, Tauro y Virgo, son Vulcano y La Luna (velando a Vulcano), siendo la aspiración taurina la motivación para el poder moldeador de su regente Vulcano, y el aspecto madre de Virgo o "el campo de trabajo" con la Luna velando también a Vulcano, los dos signos de tierra que unen su esfuerzos para la posterior manifestación del Amor a través de un cuerpo físico puro o el nacimiento en la forma de una Cristo en Capricornio.






Astrología Sideral  versus  Tropical
Cuando uno se enfrenta al estudio de un horóscopo lo primero que siempre se debe sospesar es el máximo interés vital que tiene su dueño. Si el máximo interés está vinculado con las tendencias mas materiales-exotéricas, que sin lugar a dudas son legítimas y muy importantes, desde este blog recomendamos utilizar la carta védica o sideral. Para realizar esta carta, (hay diversas webs que la realizan), se deben restar 23’5º a todos los puntos clave, (grado ascendente, nodos y planetas), de la carta tropical; una vez hecha la resta, el signo donde se sitúa el nuevo grado ascendente pasa a ser considerado la casa 1 en su totalidad. Es decir, si el grado ascendente, una vez se han restado los 23’5º, cae en Tauro, toda la casa uno será Tauro, la 2 será Géminis, toda la 3 será Cáncer y así sucesivamente; y además todos los 12 signos sin excepción deberán ser regidos por sus 7 regentes tradicionales, sin tener en cuenta para nada los 3 planetas llamados modernos, Urano, Neptuno y Plutón, ni tampoco las regencias esotéricas que tanto utilizamos en este blog.

Según nuestro punto de vista, y gracias a las muchas observaciones y análisis realizados, consideramos que este tipo de astrología sideral, muy extendida en occidente y original de la India Védica, es mucho más certera que la tropical a la hora de reconocer como influencian en el sujeto y sus distintas actividades los aspectos más exotéricos de las casas.

Ahora bien, si las necesidades e interés vital de este sujeto, están mas  relacionadas, (aunque la dualidad materia-espíritu siempre esté presente), con las tendencias del Alma, es entonces que se hace muy necesario estudiar la carta tropical, donde el significado del signo ascendente, (por encima del signo solar), junto con su regente esotérico, recoge el patrón principal que marcará las tendencias más espirituales de dicho sujeto.

Para analizar las 11 casas restantes que surgen a partir de este patrón ascendente o casa principal para el Alma  se debe compaginar el significado de los 11 signos restantes en relación al significado de sus 11 casas correspondientes, dando prioridad en el análisis a la energía del signo por encima de la fuerza de la casa. Dicho de otra manera, desde el Alma y para el Alma, el significado de un signo siempre condiciona la fuerza de una casa i/o un planeta.







David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario