La Astrologia Esoterica

Los tres niveles del horóscopo

18.3.17

La carta natal de Alice Bailey








Una interpretación esotérica del horóscopo de
Alice Bailey


Como muchos de vosotros ya debéis saber Alice Bailey fue la iniciada que escribió, gracias a las cualidades o virtudes que atesoraba el elevado grado evolutivo de su conciencia, los maravillosos, sugerentes y altamente espirituales Libros Azules del Maestro Tibetano.

En este artículo es nuestra intención hacer una breve interpretación psico-astrológica-esotérica del carácter y el alma de Alice Bailey. Para ello primeramente haremos referencias a sus particularidades más personales para posteriormente poder acercarnos con mas comprensión a sus realizaciones más espirituales.

Destacamos que todos los datos biográficos utilizados en el artículo han sido extraídos de su libro: “autobiografía inconclusa”  editorial Sirio.



Horóscopo de Alice Bailey
     











Juventud (“mal carácter”)

Sabemos que Alice Bailey de joven fue una chica con una gran Fe en Cristo con la que mostro gran voluntad evangelizadora. Pero, desde su aspecto negativo, también sabemos que la joven Alice adolecía de un temperamento impulsivo que la tornaba muy rebelde e individualista.

Esta actitud individualista (egoísta) es una clara referencia, desde su aspecto destructivo, del 1 Rayo de Voluntad y Poder que sabemos fue, por referencias del Maestro Tibetano o de ella misma, el rayo regente de su personalidad.

Astrologicamente Saturno en Aries (caída), así como Marte en Leo, (dos signos portadores del 1R), hacen clara referencia al poder a menudo negativo e irreflexivo de una personalidad de 1 Rayo con Marte en casa 1 regente de Saturno en caída .

Podemos decir que su aspecto impulsivo  destructor personal se reflejó a través de las tendencias de un Sol en Geminis, (recordemos que el signo solar para la astrología esotérica son las fuerzas personales, la Guna Rajas productora de actividad - pasión), que derivaban una y otra vez su fuerza vital en el  característico comportamiento impetuoso de un Marte en conjunción angular en casa 1 cuadratura Neptuno.

Esta actitud “confusa” o egoísta está muy condicionada por la posición de Mercurio, el regente exotérico del Sol, en conjunción nodo sur en Cáncer casa XII, dando a entender de cierta herencia kármica negativa vinculada con malestar-emocional.

Aun así, como veremos más adelante, el trino de Júpiter desde el MC a Marte en el Ascendente es promesa de grandes logros. 

Necesariamente, en una persona tan evolucionada, esta actitud, según sus propias palabras, “violenta y desagradable”, demandaba un sincero reajuste.

La primera vez que a su Conciencia o Alma se le propuso la oportunidad de llevar a buen término dicho reajuste fue un domingo a la mañana (30 de Junio de 1895) cuando tuvo el primer encuentro con su Maestro Koot Hoomi.  





Aquel dia Él me dijo:  

“… que yo tenia que realizar un trabajo para el mundo, y que para ello debía cambiar mi disposición pues tenia  que dejar de ser una criatura desagradable y obtener cierta medida de autocontrol”,  “ Mi futuro para con Él y el Mundo dependía de si podía lograr un verdadero auto-control…”,  “también me dijo que yo viajaría por todo el mundo y visitaría muchos países”
páginas 32-33-34 " autobiografía  inconclusa" 

Sin lugar a dudas, la referencia a los viajes, que si bien llegó a ser cierta,  fue dicha por Koot Hoomi para mantener la “fe” o motivar el corazón de una chicha de 15 años que en aquellos días y por las clásicas razones de la adolescencia se sentía muy desdichada. 

Astrológicamente el desánimo que Alice sufría en aquella época (1905-1906) era debido a que Saturno por cuadratura y Plutón por conjunción transitaban su Sol natal en Géminis, invocando con su presión “el momento idóneo” o la oportunidad para llevar a cabo el reajuste antes citado de la fuerzas personales.

Dicho per ella misma:

“empecé a dejar de pensar que no era Juana de Arco para empezar a controlar mi carácter violento-explosivo” “… controlar mi lengua iracunda…”
página 34 "autobiografía inconclusa".

Verdaderamente, como no podría ser de otra forma, la visita del Maestro despertó en ella la motivación para ejercitar el auto-control.


El reconocimiento del Alma

En este “despertar” bien podemos decir que Alice Bailey empezó reconocer las cualidades de su alma gracias al descubrimiento y aplicación del significado de su signo ascendente, Leo. Como sabemos para la astrología esotérica el signo que asciende por el éste al nacer es el que ilumina el camino del Alma a través de la Guna Sattva - ritmo o armonia. Por tanto, Leo marcó la cualidad que Alice Bailey utilizó  para conocerse con mas profundidad.

Recordad que el significado del signo ascendente como camino del alma solo puede ser utilizado a través de la mente en contraposición reflexiva con el signo solar o el camino más personal de una mente condicionada por los deseos.

Asi pues fue gracias al León que Alice logro una mente desapegada de los deseos personales y más apegada al Alma, el paso previo para poder practicar la impersonalidad con su inofensiva y justa palabra, justo lo que el Maestro le pidió.

Inevitablemente esta actitud mental condicionó, y con el tiempo “puso bajo sus pies”, a todas sus tendencias personales: 1Rayo de Poder – Saturno en caída en Aries regido exotéricamente por Marte Leo casa 1 - Géminis/Sol regido por Mercurio en la 12 conjunción nodo sur.
La frase para un Alma en Leo es:

“yo soy ese, ese soy yo”

Leo en una personalidad egoísta se define como “yo soy”, pero, para el sentido incluyente del Alma Leo se define a través de la identificación con el otro yo (el ese).  Se hace necesario pues (debido al sentido incluyente) la unión de dos partes, y esta fusión solo se puede llevar a cabo en la propia conciencia. La palabra clave de este signo es auto-conciencia, el lugar donde se realiza la unión que inevitablemente deriva en una auto-conciencia superior a la anterior.

Recorrer las posibilidades que ofrecía Leo supuso para Alice el logro consciente de grandes cuotas de aceptación, comprensión, paciencia e intuición, todas ellas cualidades superiores  de su Alma de 2 Rayo de Amor Sabiduria.

Fue gracias a esta actitud  que su  Sol, regente esotérico del ascendente, paso a estar regido por la “luz” de Venus, en su propia regencia esotérica, Géminis, signo portador del 2Rayo.

Madurez

Este reconocimiento creciente (gracias a Leo) de las cualidades de su rayo del Alma, paradójicamente acentuó en ella un sentimiento que ya conocía desde muy niña, el TEMOR.

En este sentido el miedo es la dificultad psíquica principal que debe afrontar toda Alma de 2Rayo para avanzar en el camino espiritual. Toda parte positiva tiene su contraparte negativa, siendo para un Alma de 2Rayo la aparición de un carácter indeciso (miedoso) debido a su gran capacidad (parte positiva) de estudio, reflexión, auto-observación y sentido de relatividad.

El poder de razonar de forma impersonal e incluyente que tiene un Alma de 2Rayo puede ser frustrante para las ansias de acción centralizada/excluyente de la personalidad, y más si es una personalidad de 1Rayo como fue el caso de Alice Bailey. Esta tensión dual si no es bien gestionada (desde la mente iluminada por el Alma) puede muy bien a través del miedo condicionar la acción, creando frustración y excesiva auto-conmiseración.

“el temor al fracaso está profundamente arraigado en mi vida….de aquí el profundo complejo de inferioridad que sufro, pero que trato de ocultarlo en bien de la obra que realizo”
página 73 “autobiografía inconclusa”

Recordemos que toda adquisición (acumulación) de conocimiento espiritual encuentra su salida natural a través de su aplicación (servicio) en el entorno (familia, vecinos, grupo, sociedad) mas inmediato. Es en el servicio, y no en el exceso de conocimientos, donde la personalidad tensionada (con sus miedos o egoísmos) debe ser transmutada.

Así pues a través de la energía del Leon se acrecentó en Alice el poder de razonar a través de la auto-aplicación de los conocimientos adquiridos, (cualidad esta del 2Rayo), descubriendo en este proceso la inestimable  fuerza sanadora de su Venus en Géminis: la luz de la inteligencia amorosa o comprensión aplicada a su  gran labor espiritual para con la humanidad que ya todos conocemos.

Astrológicamente hablando esta labor está poderosamente dignificada en su excepcional Medio Cielo/Jupiter/Aries. La definitiva expansión de un destino vocacional aplicado con Amor y Sabiduría


Síntesis final a través de las Tres Cruces

Alice Bailey a través de la cruz fija  (arrancando desde Leo) se relacionó con su cruz mutable posicionada fuertemente en Géminis. Esta unión, o mejor dicho inter-relación entre la conciencia (reflejada en cruz fija) y la actitud vital adaptable (reflejada en cruz mutable) dio esencia espiritual a su cruz cardinal, reflejada principalmente en Aries/Medio cielo, donde Saturno fue la oportunidad de una gran destino y Júpiter el esplendor de su  gran Alma.

En Alice Bailey, a través del significado subjetivo o esotérico del León, se mezcló profundamente el Amor – Sabiduría de 2Rayo de su alma (reflejado en Géminis – Virgo) con el Poder de 1Rayo de su personalidad (reflejado en Leo-Aries).  Los signos y rayos se entrecruzan. En este sentido es muy significativo que Urano, (en último análisis el planeta  portador del 1Rayo), esté en Virgo (2R) en recepción mutua jerárquica con Júpiter (planeta portador del 2 Rayo) en Aries (1R).

2º R + 1ºR,  Leo + Geminis,  ritmo + actividad, armonía + pasión,  Alma y Personalidad integrados.


El Maestro Tibetano


Los tránsitos y progresiones de una fecha clave

Como es lógico pensar uno de los días mas importantes, por no decir el que más,  en la vida Alice Bailey, fue la tarde en que por primera vez contactó con el Maestro Tibetano, el gran sabio que, gracias a los profundos conocimientos esotéricos y cristianos que Alice poseía y a través de su capacidad de telepatía i/o clariaudiencia, creo los mundialmente conocidos Libros Azules.

Ella lo cuenta así en su auto-biografía:

“En noviembre de 1919 establecí mi primer contacto con el Tibetano. Había enviado a mis hijas a la escuela y, con la idea de tener algunos minutos para mí, salí en dirección a una colina, cerca de la casa. Allí me senté y comencé a reflexionar, cuando de pronto me sentí alarmada y presté atención. Oí lo que me pareció una clara nota musical, emitida desde el cielo, y resonando en la colina y dentro de mí. Entonces escuche una voz que decía: Deberán escribirse ciertos libros para el público. Tu puedes escribirlos. Lo harás? …, ”
página 122 “autobiografía inconclusa”

En la carta de a continuación mostramos los tránsitos (marcados por los planetas externos en rojo), y las progresiones (por los planetas + Asc + Mc externos en verde) para aquel importantísimo primer contacto.



Carta Natal + Transitos + Progresiones



Como no pudo ser menos este gran día está bien marcado en el horóscopo/reloj de Alice Bailey a través de los tránsitos y progresiones de aquel momento, ya que Júpiter y Neptuno, (dos planetas muy benéficos portadores del 2Rayo), transitaban por aquel entonces justo sobre su ascendente natal, el signo que marca el camino del Alma. Así como también por progresión su Sol Venus Mercurio cruzaban por el ascendente, a la misma vez que por progresión su ascendente hacia contacto con su Urano, (el planeta que desvela los misterios), natal en Virgo, y justo también, el MC natal progresado entraba en Géminis, importantísimo signo para las Almas de 2º Rayo.

Todo ello nos sugiere que para Alice, y gracias a su alto grado evolutivo, llego el gran momento de tomar conciencia, (a través de Júpiter-Neptuno-Virgo y Géminis, planetas y signos portadores del 2Rayo), del sobresaliente “don” - destino que atesoraba su Alma.





Los 3 niveles de la interpretación astrológica.

No hay que olvidar que en una carta natal el rol de un Signo o Planeta puede ser analizado desde varios puntos de vista siempre y cuando el dueño del horóscopo sea una conciencia con cierto grado evolución. 

Es evidente que Alice Bailey lo fue y por tanto en su horóscopo el Sol (por centrarnos en un solo punto) puede ser visto como:

El Sol como regente exoterico de Marte en Leo casa 1 es visto como el aspecto mas activo egoista de su personalidad de 1 Rayo. Aquí Neptuno o el psiquismo inferior no está todavía trascendido, y Saturno, regido por Marte, ejerce poder karmico desde Aries a través de la casa 1. 

El Sol, como regente esotérico del ascendente Leo, en Geminis conjunto Venus es visto como la luz inteligente de su Alma de 2 Rayo. Aquí Neptuno está controlado y por tanto suya (de Neptuno) es la expresión del psiquismo superior activo, comprensión o empatía. Recordad que Neptuno tanto es el psiquismo superior como el inferior dependiendo del nivel de conciencia que lo gestiona.

En esta nivel Venus ya es el regente esotérico del Sol o el reflejo una mente iluminada por el Alma.

Sol como regente jerárquico de la energía de Leo, velando a Urano en Virgo, regido jerárquicamente por Jupiter. Urano en Virgo desvela al Cristo interno a través de Júpiter, el planeta portador del 2Rayo o el Alma de Alice Bailey. El aspecto creativo espiritual de su Alma está vinculado con Aries, donde Urano es regente jerárquico a la misma vez que es regente esotérico de su Luna en Libra.

Fijémonos que en este 3 nivel, la Tierra, como regente jerárquica de Géminis, está en Sagitario, regida jerárquicamente por Marte en Leo, a su vez regido por el Sol en Géminis. Un triángulo jerárquicamente cerrado que nos habla de su importantísimo Marte, la acción, ya totalmente sometido y dirigido por el aspecto creativo del Alma.





Gracias Alice




David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)

15.3.17

Equinoccio de Primavera - 2017







EQUINOCCIO DE PRIMAVERA  -  2017


Ni un solo  movimiento que suceda en el Universo deja de afectar al ser humano y a los distintos Reinos de la naturaleza.

Lógicamente, esos cuatro grandes Festivales que conforman Equinoccios y Solsticios, tienen una importancia remarcada en la humanidad y ellos, junto con las 24 fases de Lunas Nuevas y Llenas, intentan ayudar a que nuestros relojes de vida individuales se ajusten al máximo a ese Universo donde vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser.

En los Equinoccios, esa magnífica igualdad en la duración del día y de la noche, nos habla de algo tan importante como es el equilibrio. Nos indica que seguir las pautas de sus energías nos ayudan a ese siempre difícil equilibrio entre la personalidad y el alma.

Incluso es clarificador meditar en que  mientras en uno de los Hemisferios, la savia de la vida explota en su floración, en su energía de luz y en un nuevo ciclo,  el otro Hemisferio camina hacia la introversión, hacia el interior, madurando todo lo que ha producido el ciclo de luz ya vivido. Si la consciencia está alerta, podemos observar nosotros mismos como humanidad nos estamos ayudando.

Estar “sintiendo” durante tres días que ese movimiento especial de la naturaleza va a producirse, crea un espacio energético en nosotros lleno de posibilidades.

Los discípulos que están prácticamente ya en ese equilibrio, se preparan en realidad durante los noventa días anteriores a cada uno de estos eventos, modulando en su interior la música más armónica; están sintonizando con su nota vibracional con mayor profundidad.

No podemos por ejemplo dormir durante la mañana y comenzar nuestras actividades al atardecer. Actuar de esa forma lleva al desequilibrio, pudiendo presentarse estados de inercia, de depresión o desorientación.

Somos seres en los que viven las luces y las sombras y por ello, en los momentos en que la Luz universal se precipita hacia nosotros podemos encontrar con más facilidad nuestro propio equilibrio.

En el Equinoccio de Aries, el Sol corta aparentemente el Ecuador y va hacia arriba, hacia un estadio superior más sutil. El Ecuador es el punto medio. En ese paso nuestras energías trabajan con más facilidad hacia los centros superiores.

Hay como una línea vertical entre Aries y Libra y el trabajo continuo de la personalidad, superando momentos de desánimo, determina la actividad de los mencionados centros. Cualquier sentimiento de separatividad, de rencor o tantos otros que no son  fáciles de detectar, alteran el Plexo Solar que está conectado con el Ajna y nos afectan durante estos días y se invierten entonces las energías sutiles del Equinoccio, se activan aún cuada sea ligeramente y se precipitan hacia la materia, hacia lo denso, bloqueando o retrasando el camino.

La fuerza del Sol es ilimitada. De él emanan todos los planetas, esas Fuentes de Sabiduría con las que trabajamos cada día de nuestra vida. Podemos elevarnos a través de fluir con esas energías, y a través de la forma que cada cual tenga de meditar en la Luz y en el Amor, en forma individual o cuando sea posible grupalmente,  o bien podemos, ya que es nuestro libre albedrío, esperar a otros ciclos del Universo, aún cuando ello signifique perder oportunidades.

También denominamos al equinoccio como 0º de Aries y es como ver según estén situadas esas Vidas superiores que son los Planetas, la energía del año.

El Regente de Aries, Marte se encuentra en el signo de Tauro que retiene en parte la energía guerrera del planeta, algo conveniente ya que en Aries nos encontramos con Sol, Venus, Mercurio (Regente Esotérico del Signo) y con Urano.

Marte es una expresión más densa de la vibración de Plutón. Es una octava inferior y en estos tiempos Plutón en Capricornio forma cuadraturas intensamente significativas con Urano y Júpiter.

En el pasado siglo esa cuadratura sucedió cuando Plutón estaba en Cáncer en 1933. En ese mismo año Hitler y Roosevelt accedieron al poder, cambiando como sabemos el rumbo de la historia. Una vez más la historia nos demuestra como camina a través de las energías formadas en el Universo especialmente por los Dioses del Cambio, Urano,  Neptuno y Plutón. Cuando la cuadratura de estos planetas se vaya alejando y comiencen a formas un semi sextil, podremos comprender muchas de las cosas que ahora vemos con un sentido de  impotencia.

Cáncer representa la puerta por la que entramos a la vida en el pasado y Capricornio es el presente y futuro. Las dos grandes puertas para la humanidad. 

Todo ello hace pensar que la conflictividad que estamos viviendo en el mundo continuará con su camino de luces y sombras para cambiar paradigmas incrustados en la violencia y malversación de todos los bienes y recursos por el poder egoísta de diversos países.

Saturno que sigue desde Escorpio  su duro camino, pasando por Sagitario y llegando más tarde a Capricornio, estará en el inicio del 0º de Aries, en conjunción con la Luna. Sus energías siguen ciclos de una aparente diferencia pero en su trabajo interno, son complementarios. Saturno emplea casi 29 Años en regresar a su punto de partida y la Luna algo más de 28 días en su ciclo mensual y por progresión, 29 años.

Plutón marca aspectos friccionales con diversos planetas, lo que contribuirá a que todo lo que no es necesario y ya no es auténtico, siga desplomándose y contribuyendo a esos tan necesarios cambios.

Júpiter en Libra, planeta y signo amantes de la paz, llevará energías de diplomacia y de armonía a este principio de año astrológico, marcando todo el mapa hasta el próximo solsticio en el signo de Cáncer.

Es un momento sin duda importante para una humanidad que anhela crecer, saber, ayudar. El silencio y la meditación en ese día será de por si un servicio a todo el planeta.

Joanna

11.3.17

Plenilunio de Piscis




PLENILUNIO DE PISCIS

Yo abandono el hogar de mi padre y, retornando, yo salvo



Piscis simboliza pruebas vividas a través de ciclos y ciclos. La intensa sensibilidad, empatía, conexión con todo lo elevado del Signo que cierra el año astrológico , unido a la fuerza de Plutón, rompe lo caduco y lucha incansablemente contra todo lo que puede bloquear la bendita Vuelta al Hogar del Hijo Pródigo (la Chispa Divina) a la Casa del Padre.

Esta Fuerza es, en estos tiempos, infinitamente más notable, ya que se une la intensa Luz de Urano con su imparable objetivo de descristalizar y liberar, creando un nuevo paradigma social, tal como hemos observando en estos tiempos a través de las crisis en diferentes puntos de nuestro planeta, así como en las ideas y en la forma en la que se desarrolla a través de fanatismos e ideas equivocadas lo que solemos denominar “religión”.  Urano en Aries y Plutón en Capricornio

El poder para destruir la forma así como el amor para estructurarla de nuevo  en armonía con la ampliación de consciencia de una una gran parte de la humanidad y de vivirla con la adecuada devoción, son herramientas potentes en este Signo.

Neptuno, el Planeta de la Trascendencia, y que nos hace ser instrumentos de la divinidad, ejerce con fuerza su influencia en este mes y esas herramientas, son las necesarias para limpiar todo el terreno, nuestra propia “Tierra”, para recibir con anhelo y esperanza, con gozo interior, la savia vital del próximo Signo de Aries.

Neptuno será especialmente importante en esta época,  ya que en su largo tránsito por el Universo, ha entrado en el hogar simbolizado con el mar de las almas que saben, conocen, ese poder ser instrumentos de la divinidad, de las fuerzas de la Luz. Durante años, millones de almas vendrán a este ciclo con Neptuno en Piscis creando una nueva e internsa forma de ver y compartir.



Todas esas esencias y energías, han de ser constantemente emitidas desde el corazón y en  cada uno de los días en que fuyen las energías de esta constelación y especialmente en el período de Luna Llena de Piscis, formando un manto de protección y amor infinito hacia los miles de seres que sufren especialmente en diversos puntos de nuestro planeta.

La energía sigue al pensamiento y grande puede llegar a ser esa fuerza cuando sale de lo profundo del corazón de millones de seres que están en meditación.

El regente esotérico transmite energia a la personalidad fundida con el Alma. Puede decirse que el alma reponde a la energía que llega a traves de Plutón que transmite energía del Primer Rayo.

1er rayo: poder de voluntad, coraje, intrepidez, Firmeza, Aptitud para evaluar al hombre y a todos los fenomenos

2do rayo: Amor Sabiduria: Paciencia, identificacion, sintesis, ánimo.

6to rayo: Devoción, sencillez, ternura, intuición. Capacidad de sacrificio, también e peligroso fanatismo que estamos sufriendo en estos últimos tiempos.

La constelación de Piscis marca un espacio triangular en los cielos, un símbolo de la realidad. Este signo gobierna los pies y de ahí la idea de pisar el Sendero y alcanzar la meta que ha sido la fundamental revelación espiritual de la era de Piscis.

Si pudiéramos ignorar  los velos que nos envuelven, estaríamos dispuestos a abandonar el dominio que sobre nosotros ejerce la personalidad y vivir la gran liberación que significa fusionarnos sin luchar como un Yo individualista que comenzó con fuerza en Aries para conlcuir como Alfa y Omega en Piscis.

 Es momento de liberarnos de todo peso que no nos lleve a “..desde la oscuridad a la Luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la Inmortalidad..”



Joanna