Los tres niveles del horóscopo

30.9.18

La llegada de la Edad Moderna (desde la astrologia)



Hombre y Dios se tocan

1425, un gran año para la humanidad

No hace mucho tiempo consultando el libro “el Discipulado de la Nueva Era II”  del Maestro Tibetano – Alice Bailey pude leer la siguiente afirmación: 

“Cuando la jerarquía se retiró detrás del velo separador en la época atlante, marco el comienzo de un intervalo de oscuridad y aridez y un ciclo “de abstracción en blanco”, que persistió en su forma mas cruda hasta 1425d.C….”

El Discipulado de la Nueva Era II (Enseñanzas sobre la Iniciación. 6 Parte pag 278)



Desde la época atlante hasta el 1425 …. !!!

Era evidente que me hallaba ante una fecha importantísima, un año que tras un larguísimo periodo de tiempo iniciaba un nuevo y muy positivo ciclo para la Humanidad. Un ciclo que al parecer, por lo que dice el texto en toda su extensión, fue precipitado por la propia voluntad espiritual que había alcanzado la humanidad.

Una humanidad que estaba adquiriendo el poder de penetrar en los secretos del Mundo y que a su vez, con este poder emergente, estaba invocando el Amor de la Jerarquía de Maestros Conductores para la llegada de nuevas formas mentales que lo bien encauzaran. Como se sabe la adquisición de poder trae consigo “peligro” sino es gestionado desde el Amor, y esta es la función de la Jerarquía. Fue por ello que en 1425 la Jerarquía, reunida en el conclave de Shamballa:

 “decidió que debía presentarse al ser-humano evolucionado y expectante una imagen más real de la naturaleza divina en el hombre, y que al erróneamente interpretado principio de la obediencia oculta debía aplicarse el "pedal suave" (si puedo emplear esta frase) y los hombres ser "liberados para poder penetrar" y -según se dice- enseñárseles la reticencia necesaria mediante la prueba y la experiencia.”

El Discipulado de la Nueva Era II (Enseñanzas sobre la Iniciación. 6 Parte pag 278)

Parece claro pues que en aquel año se “abrió la puerta” de entrada para la Edad Moderna y ejemplos de ello fue la llegada, pocos años después, del poder divulgador de la Imprenta de Gutenberg;  la mejor comprensión  por parte de la humanidad avanzada de los conceptos razón, libertad, responsabilidad o libre elección como características sobresalientes del Humanismo enfrentado a la Fe “ciega” tradicional; el “increíble” impulso creativo y cultural del Renacimiento; la expansión de la Burguesía y sus generosos mecenas promotores de todo lo nuevo; la caída de Constantinopla con los últimos vestigios de épocas pasadas o el descubrimiento del “nuevo mundo”, América. Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que por aquel entonces la Humanidad empezó a ser la creadora consciente de Su propio destino.






El reloj astrológico

Era claro pues que me encontraba frente a una fecha importantísima y por tanto la carta que de ella debía surgir necesariamente tenía que ser  “especial”.  Y así fue, tracé el horóscopo* justo para la entrada del Sol en Aries, (momento que tradicionalmente se utiliza para los eventos generales o universales),  y me encontré con esta excepcional carta.



CARTA





Un horóscopo que ciertamente amaga un gran “sello”, un gran inicio, un poderoso patrón astrológico que tras reflexionarlo os expongo desde los varios puntos de vista que más me llamaron la atención.

Los 3 planetas impersonales

Sin duda alguna lo primero que llama la atención es observar que los 3 planetas impersonales, por aquel entonces todavía no descubiertos y muy vinculados con el Alma de “las cosas”, estaban justo en la entrada de un Signo!!, algo verdaderamente muy difícil de encontrar y que simboliza la entrada de “un nuevo tiempo”.

Plutón la transformación, “la muerte de lo ya caduco” entraba en Cancer el signo de la masa y sus costumbres, dando a entender de la muerte y transformación de muchas de las costumbres establecidas ya caducadas.

Un Plutón en Cancer, regido, esotéricamente hablando, por Neptuno en Leo. Neptuno, la sensibilidad en el signo de la auto-conciencia, el Alma, dando a entender que dicha transformación iba a ser regida desde una percepción consciente del Alma.

Y finalmente dicha autoconciencia (Leo) regida por un Sol exaltado en Aries en conjunción con Urano. Una poderosa conjunción que nos habla de la llegada de una gran novedad, “de un regalo inmenso”.  

Aries, (la Vida, la Voluntad del Uno), a través de Leo, (el Alma o el Amor del Dos) impactaba en Cancer (el Tres o la inteligencia de la Madre Materia).

Astrología de Aspectos

Desde la técnica que estudia el horóscopo a través de los aspectos llama poderosamente la atención los aspectos casi exactos que el Sol tiene con los tres planetas impersonales, sacad vuestras propias conclusiones, pero a mi modo de ver el trino aplicativo que el Sol ejerce sobre Neptuno en Leo como regente de los planetas en Cancer es realmente excepcional. En él se sostiene la promesa de que el inmenso poder mental - iniciático que trae consigo la conjunción angular del Sol Urano en Aries podrá ser bien encauzado (trino) a través de la percepción consciente (Leo) de los nuevos  ideales (Neptuno).

Una línea de aspectos de la cual participa con casi la misma intensidad, la Tierra, a cero grados de Libra y regente esotérica del ASC en Sagitario, el signo que marca el camino del Alma.

El Ascendente + Su Regente Esotérico + Luna velando a Urano en casa 1

Desde el ascendente, (como saben la cualidad que marca el camino del Alma), se nos presenta el poder de Sagitario, donde la palabra clave es “el objetivo”.

En este caso es la actitud focalizada que permite despertar y practicar nuevas y más espirituales formas de expresión. Tener como objetivo el desarrollo, o mejor dicho, la transformación de las Nuevas Ideas (que llegan a través de Aries) como Ideales capaces de despertar a los Devas superiores constructores de las Nuevas Formas. Devas reflejados en las magníficas formas lunares (veladoras de Urano) que la carta presenta con la Luna en Sagitario casa 1.

En este sentido mas lunar y volviendo a la astrología de aspectos, el trino aplicativo que la Luna ejerce sobre Venus en Aries, vuelve a ser promesa de éxito de lo antes dicho.

El signo ascendente + la luna están regidos esotéricamente por la Tierra en Libra, casa 10, a su vez regida por Urano+Mercurio en Aries casa 4, la raíz. De alguna manera todas las regencias tornan a Aries casa 4, la raíz divina como el sello indiscutible de que en este horóscopo se dibuja la posibilidad de expresar poderosos principios a través de la intención focalizada o Ideal  que aconseja practicar el Asc. Sagitario.



El rol de Escorpión

Por otro lado el 4Rayo de Armonia y Belleza lograda a través del Conflicto, cualidad  regente del Alma humana,  también está muy presente a través de la poderosa y exacta conjunción de Saturno y Jupiter en Escorpión. Esta conjunción es el claro símbolo del inicio de un nuevo ciclo para la humanidad.

Marte en caída en Cáncer

La caída de Marte como regente exotérico de Aries y Escorpión, da a entender que lo antes dicho en Cancer (la muerte de las costumbres caducas a través de Plutón) será reflejado en el Alma humana (Escorpión) y en el mundo de las Ideas (Aries) como un antes y un después.

Diríamos que Neptuno como regente esotérico de Cancer es la premisa principal para comprender la caída de Marte, y con ello activar la octava superior de Aries y Escorpión. Un planeta en caída, entendido desde el Alma, siempre es el símbolo de todo aquello que debe morir para poder Ser.




El gran poder de Aries (1R) reactivándose a través de Sagitario

Es claro que en esta carta hay una gran presencia del 3 Rayo a través de Libra-Cancer, del 7 Rayo a través de Aries-Cancer, del 4 Rayo a través de Escorpión-Sagitario, del 5 Rayo a través de Leo- Sagitario y del 6 Rayo a través del mismo Arquero, pero es muy evidente que el Rayo que mas presencia tiene es el 1Rayo de Voluntad y Poder a través de Leo  y sobre todo de Aries.

Hay una clara ausencia de 2Rayo, ya que ni Virgo ni Géminis ni Piscis están activados. El 2R solo aparece a través de Júpiter como regente exotérico de Sagitario, pero su presencia está debilitada al estar en Escorpión, signo de 4R, en casa XII. Pero esta ausencia tiene cierta lógica ya que todos los principios pertenecen al 1Rayo con su poder de “destruir” y “penetrar” lo que posteriormente, gracias al 2Rayo (la visión y su experiencia consciente), será la construcción de un “nuevo camino”. Podríamos decir que en esta primera etapa el Amor de la Jerarquia o 2R está amagado tras el Poder de la Ideas que trae consigo Aries desde Shamballa o 1R.

Volviendo al grandísimo poder que el 1Rayo ostenta en la carta, si nos fijamos bien en el signo del “Carnero” están Mercurio Urano y el Sol que son los regentes (exotéricos-esotéricos y jerárquicos) finales de todas los otros planetas/signos de todo el horoscopo incluido el mismo Aries, siendo Urano (con sus nuevas ideas) el regente dominante final, por ser el regente esotérico de la Tierra en Libra y estar en Aries, su propia regencia jerárquica.

En Esta carta el gran poder de Aries - Primer Rayo nos habla de la clara voluntad que en 1425 hubo por iniciar un nuevo camino. Un camino que necesitó del Don de Sagitario para llegar a buen término.

Un Don o Cualidad que en este horóscopo vincula el poder de “focalizar” propiedad de este signo con el acto de Intuición Creadora característico del 4R, con la Concentración Mental característica del 5R y con la capacidad de centralizar o Dirigir el Sentimiento hacia el Ideal a realizar perteneciente al 6R, todas, cualidades del “arquero”.

En esta carta Sagitario es aquella actitud que presta toda su atención a aquello que, gracias a las energías de Aries, es presentido como el ideal a seguir. Un Ideal (objetivo, intuición o actitud mental) que a bien seguro para la humanidad avanzada de aquel entonces fue dar un salto al logro de mayor libertad y auto-empoderamiento. El ideal de lo “divino” ya no era tanto un misterio a respetar como un misterio a conocer, reflexionar, recrear, sentir y compartir.

De alguna manera en 1425 el reloj astrológico se sincronizo con el creciente poder de la Humanidad (3) para penetrar los secretos, con el amor mediador de la Jerarquía (2) para bien conducir dicho creciente poder  y con la voluntad o propósito de Shamballa (1) de manifestar dichos secretos en la tierra través de la humanidad.




*el horóscopo trazado para toda Europa y eje Mediterráneo (puntos centrales del inicio de la era moderna)  da en todos los casos ASC Sagitario, en este articulo exponemos la carta resultante para Roma.

David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario