Los tres niveles del horóscopo

5.6.17

Festival de la Humanidad





FESTIVAL DE LA HUMANIDAD

PLENILUNIO    --     GEMINIS




Reconozco mi otro yo y al menguar ese yo, crezco y brillo




La Gran Invocación, contiene una fuerza especial en esta Luna Llena.

La belleza y la fuerza de esta Invocación reside en su sencillez y en el  expresar ciertas verdades esenciales, que todos los hombres aceptan innata y normalmente. La verdad de la existencia de una inteligencia básica a la que vagamente damos el nombre de Dios y  el sentimiento de que detrás de todas las apariencias externas, el Amor, es el poder motivador del Universo.

 La verdad de que vino a la Tierra una gran Individualidad, llamada Cristo por los cristianos, Bodhisatva, Iman Madhi, Mesías, Muntazar, Maitreya….todos los nombres se refieren al Avatar que encarnó ese Amor para que pudiéramos comprenderlo; la verdad de que el amor y la inteligencia  son ambos efectos de la Voluntad de Dios; y finalmente la verdad eminente de que el Plan divino sólo puede desarrollarse a través del despertar de la consciencia de la humanidad misma.

La Gran Invocación está plenamente unida al Cristo y fue entregada a la humanidad, bajo las energías del Signo de Géminis en el año 1945,  ya que el intenso dolor padecido por las diferentes guerras, había despertado el suficiente sentido de solidaridad para que un Mantram tan poderoso pudiese comenzar a ser comprendido y emitido

En la próxima Luna Llena durante el signo de  Géminis, millones de personas se comprometen durante una fase de cada hora a recitar, a evocar el poder de la Gran Invocación.

Durante los días de esa Luna Llena se produce un importante hecho. Cristo celebra una ceremonia en la que representa a la Humanidad ante la Jerarquía predicando el último sermón de Buda.

Este hecho produce un fuerte estímulo que activa a los seres humanos que dedican su proyecto como almas a los distintos campos de servicio como el político, educativo, filosófico, artístico, científico, religioso y financiero. Todos en una forma u otra nos encontramos en alguna de esas ramas del conocimiento.

Toda meditación tiene un intenso poder siempre, pero cuando la unión de tantos seres emite una fuerza tan plena de luz, los resultados forzosamente serán una realidad y en el punto álgido que vivimos como humanidad que finalmente comienza a comprender el poder de conseguir reacciones sin luchas o fuertes enfrentamientos, sintiendo que a través de ese poder de la unidad en los propósitos y desarrollando un tipo nuevo de discernimiento, se ha podido remodelar nuevos panoramas políticos, cristalizados o estancados que vivían en la sensación de ser intocables.

Ahora en estos importantes días, previos a la Luna Llena de Géminis, es el Amor la energía que se une a la potencia energética acumulada en los dos festivales anteriores.

El Festival de Géminis es también llamado el Festival de la Humanidad Una y el Festival de la Luz, el Amor y del Poder.

La Sabiduría Antigua dice que en el momento exacto de la Luna llena de Géminis, Cristo Quien ha acumulado las energías Cósmicas de las dos primeras Lunas Llenas mayores, libera estas energías sobre nuestro planeta, sobre nosotros, la humanidad, para preparar nuestro sendero y comprender la necesidad de una sola hermandad, un mundo que sea como una gran sinfonía en la que todas las naciones se sientan libres. 

En estos tiempos intensos que estamos viviendo, además del necesario interés por el cambio climático, tema que precisamente ahora está produciendo controversia, será necesario evocar ayuda para el “cambio político”. Sin mente enjuiciadora, intensificar el poder del pensamiento en la llegada de correctos lideres que dentro  del campo de la política, sientan la responsabilidad de cada una de sus acciones.

Desde el Festival de Wesak y desde distintas formas de vivir la espiritualidad, se ha intensificado notablemente la vida de grupos, de proyectos, de meditaciones especiales, de despertares diversos y  que lo hacen desde el amor y no solamente desde el intelecto.

Los Triángulos de Buena Voluntad aumentan constantemente en grupo y en intensidad y toda esa energía es el bendito bosquejo de lo que será el paradigma de nuestra humanidad.

El poderoso influjo de las energías situadas en nuestro Hogar, en el Cosmos, siguen fortaleciendo el profundo cambio que comenzó con la entrada en Capricornio del corrosivo y necesario Plutón ante la injusticia generalizada.

A finales de este año, Saturno se unirá a Plutón en este Signo de justicia que es Capricornio  y permanecerán unidos durante años, hasta que su entrada en el Signo de Acuario, haga más notable la energía del Signo que marca la Era que vivimos. El ideal de una sola religión, de un reparto justo de todos los dones que la naturaleza nos entrega, puede hacerse realidad con esa unión de fuerzas.

Ya no hay lugar en este planeta nuestro, esa indiferencia ante el dolor que día a día vemos ante nuestros ojos sin que quienes tienen la posibilidad de ejercer el responsable poder de aliviar y defender los más básicos derechos humanos, actúen.

Europa contempla el efecto del terrorismo con la impotencia de lo que no es usual. En otros países es una realidad constante. La auténtica comprensión de lo que significa que Todos somos Uno, ha de penetrar en nuestros poros.

Cuanto sucede en esos países en los que la carencia y el horror es la norma y si prosigue la indiferencia nacida primero en el pensamiento y la no acción de ayuda le sigue después, su efecto alcanzará a todos. El tiempo es infinito, pero su acción trae las consecuencias.

Todos estamos contribuyendo desde otras energías a ese cambio y a ese despertar, siendo más visible que nunca en nuestro planeta el efecto de la colaboración de tantos seres anónimos que son receptivos al impacto de los Grandes Seres.

Mercurio Regente exotérico, necesario como nunca con su Cuarto Rayo para armonizar. Venus como Regente Esotérico, nos lleva con su Quinto Rayo, a la voluntad de actuar,  de investigar, de conocer por nosotros mismos lo que es importante y la Tierra nuestro planeta aun no siendo Sagrado todavía, es el Regente Jerárquico de Géminis, haciendo vibrar la voluntad de Evolucionar.  Estas son entre otras las influencias que emanan de esta poderosa constelación de Géminis que forma un Triángulo cósmico con las constelaciones de la Osa Mayor y Las Pléyades. Es el Triángulo del Cristo Cósmico y punto de entrada para las energías de Sirio.

En el día después de esta  Luna Llena, debemos sentirnos diferentes y actuar diferente. Debemos estar cargados con mayor energía, entusiasmo, y visión. Cualquier pequeño grupo de personas que traten de aceptar, recibir, y asimilar estas energías, salvaguardarlas, y expresarlas a través de sus pensamientos, palabras y acciones,  crearán un gran cambio en los asuntos humanos. Ya cientos de grupos están celebrando los  Festivales de Luna Llena cada mes y tratando de recibir, asimilar y expresar  Luz.

Es realmente importante saber y creer que todos tenemos el don y el poder de la invocación.

Que ese poder sea como una inmensa ola de un océano de amor que ayude a cambiar la convulsa faz que ahora muestra  nuestro mundo.

Desde el corazón

Joanna

1 comentario:

  1. Querido Logos, dejame decirte que no encuentro muchos sitios que tomen tan en serio como tu con respecto a los topcis de esoterismo y espiritualidad como tu lo haz hecho, definitivamente mis compas de la gran hermandad blanca deberian estar al corriente de ti logos. Gracias por compartir, te sigo vale? ♥ paz

    ResponderEliminar