Los tres niveles del horóscopo

3.1.10

Bases para interpretar esotéricamente una carta natal: Ascendente y nivel de desarrollo espiritual


El marco y la orientación del astrólogo:
La astrología esotérica no niega los postulados de la astrología convencional, sino que más bien los amplía o si se quiere los nutre con mayor significado. A nivel psicológico, podría decirse que la astrología común opera con alta eficiencia en la interpretación de lo que ocurre con un sujeto en sus niveles físico, emocional y mental, es decir hasta alcanzar la integración de la personalidad.

Empero la experiencia nos demuestra que la evolución continúa, y que cada vez son más las personas a las que no les resultan suficientes o cargadas de contenido las respuestas que proporciona la astrología común, y es allí donde surge la astrología esotérica.

En ese sentido, lo esotérico tiene que ver con la conciencia, así como lo exotérico con la forma y lo divino con la Vida, si bien en este último caso hablamos de un nivel iniciático por lo general ajeno a una consulta astrológica.

La astrología esotérica entonces posee un método y una base teórica apropiados para proporcionar las respuestas a nivel del alma, y en esto debe complementar lo que pueda decir la astrología común, que suele ahondar en significados espirituales, pero muchas veces sin la amplitud y el toque de “presencia” de un enfoque esotérico.

Por último, si bien ya lo hemos manifestado, nunca está de más decir que la AE es una ciencia en construcción o mejor dicho en desenvolvimiento; ése es el desafío y el problema de los astrólogos, que para hacer una interpretación esotérica se enfrentarán a un conjunto de reglas generales y vagas, no específicas para un caso individual. Esto puede desalentar, ya que se requiere un esfuerzo de voluntad para extraer los significados y significaciones necesarios, pero en realidad no se trata sino de un campo para avanzar en el Sendero, demostrando voluntad de permanecer en la luz y entrega ante la necesidad espiritual de quien busca hacer contacto con energías superiores.

Éste podría ser el enfoque interno a adoptar por el astrólogo esotérico, el de estar dispuesto a ofrecer su conciencia y complementar con lo que está más allá de la conciencia una demanda espiritual, en cierto sentido el tener la sensibilidad para atraer la conciencia hacia el plano mental, o bien impulsar o reforzar el proceso de construcción del antakarana, que relaciona la forma con la superconciencia.

Veamos a continuación algunas reflexiones específicas que pueden ser de utilidad para ofrecer una interpretación esotérica. Aclaro que se trata de conclusiones personales y en todo momento deben ser leídas a la luz de la propia intuición del lector a fin de corregir cualquier distorsión.



Interpretación en práctica:
Se parte de dos factores mencionados por el Tibetano en Astrología Esotérica: el signo Ascendente, símbolo de las energías que conducirán a la plena realización, y el grado de desarrollo espiritual de consultante, que afectará a su capacidad de respuesta a las energías desplegadas y ocultas en la carta. Aquí se da una interrelación con el Ascendente que será dilucidada más adelante.

El Ascendente:

Sentado lo anterior, partamos del supuesto de que nos encontramos enfocados y ante una carta natal que debemos interpretar.

A diferencia de la astrología común, en la esotérica toda la interpretación se elabora en torno al signo Ascendente, que como marcábamos simboliza esa clase de energía que debe expresar el alma y a la cual debe armonizarse la personalidad durante la encarnación.

¿Qué se entiende por elaborar la interpretación en torno al signo Ascendente? una respuesta es considerar que todos los significados dimanantes de la carta deben coordinarse con el Ascendente; todos deben oportunamente supeditarse a las energías que emanan del mismo y constituir su campo de expresión, el cual estará matizado por su energía; en teoría la energía del alma expresándose a través de sus centros.

Abundando en la cuestión, podríamos decir que el núcleo de conciencia, o el centro de la carta es el Ascendente, que engloba a los demás elementos, y tiene una especial relación con el Sol (la personalidad) y la Luna (el pasado, las tendencias regresivas). El significado que encierra cada Ascendente debe ser cuidadosamente meditado y aplicado.

Los regentes de la carta:
Vale recordar que la energía del Ascendente se expresa a través de su planeta regente, el cual variará de acuerdo al estado espiritual del consultante. Recordemos que existen tres regentes, el exotérico, el esotérico y el jerárquico.

Eso nos lleva al punto de partida de la interpretación, que es determinar el estado de conciencia del consultante. Como sabemos, la posición de los astros es el reflejo de un conjunto de vibraciones que afectaron o condicionaron a la conciencia de la persona al nacer, haciendo de ella lo que es hoy y presentándole los desafíos espirituales que deberá resolver a fin de seguir adelante en el Sendero. Ahora bien, la jerarquía espiritual del ente encarnante decidirá si esos condicionamientos lo limitan o no, o de qué manera lo hacen.

De allí que sea muy importante el poder determinar a grandes rasgos el punto de la escala evolutiva en que se halla la persona, porque eso indicará la sensibilidad o no a las potencias de los signos vía los planetas regentes; es decir la energía del signo se verterá a través de cierto regente de forma parecida al siguiente cuadro:

Persona Núcleo de la vivencia Planeta Regente
Aspirante Forma Exotérico
Discípulo (1º y 2º iniciación) Conciencia Esotérico
Iniciado (3º iniciación en adelante) Vida Jerárquico

Lo clave aquí es el poder determinar el énfasis de la vivencia, lo cual también requiere cierta preparación por parte del astrólogo, y para abarcar mejor ello me remito al artículo específico sobre el tema.



Tres estadios de desarrollo espiritual:
Referido a la vivencia, debemos tener en cuenta que la mayoría de la humanidad vibra en el nivel de la forma, sea en el plano astral o algo menos en el mental, en cuyos niveles superiores se hace contacto con el alma, y en consecuencia es de esperarse que una alta cantidad de cartas sean las de personas que transitan el Sendero como aspirantes.

Al avanzar la evolución, del conjunto de experiencias y conocimientos recabados se procura extraer un significado, de generar una conciencia, y allí emerge la vibración del alma, que lo hará mediante el signo Ascendente y el regente esotérico del que se trate.

Esto naturalmente todos lo vivimos en alguna medida, y en ello reside también la esperanza en la elevación de la humanidad, que ha despertado masivamente en alguna medida y que crecientemente emplea esa conciencia en comportarse con responsabilidad y establecer correctas relaciones humanas, entre otras cosas.

En otras palabras, es un proceso de constante extracción de significados y volcado como sabiduría o luz en los tres mundos, que así se van saneando y elevando su vibración, posibilitando extraer significados más claros y verdaderos con el tiempo. Esa actividad relacionadora se da en especial con el Ascendente, pero sin duda tienen su rol otros elementos, que se supeditarán a la vibración expresada por aquél.

Como afirma la teoría oculta, la personalidad y el alma primero luchan para después fusionarse, y esa relación puede apreciarse a través del regente exotérico y el esotérico; cada uno regirá y tratará de expresar la energía o fuerza de una manera, lo cual arrastrará a la persona hacia lo regresivo o lo evolutivo. Esto podría prevenirse o mirarse con más cuidado si se lo conociera y por signo, casa y aspectos, por ejemplo.

Resta decir algo sobre la vivencia de la forma, afín al aspirante espiritual: no debemos pensar en que por tener una tendencia espiritual ya se posee plena conciencia y corresponde asignar un regente esotérico. Por ejemplo, todos hemos experimentado la situación de querer prestar un servicio; si la reacción natural y espontánea fue hacer algo concreto por el mero hecho de satisfacer una necesidad, esa fuerza exteriorizada fue de la forma, por más amplia que haya sido la necesidad satisfecha. Ahora bien, si a ese servicio se lo rodeó de un envoltorio de conciencia, o en otras palabras si se ha reflexionado y no se ha perdido en la ceguera de los tres mundos el significado del servicio, podría pensarse que entonces sí se actuó como alma. Es la clásica metáfora de colocar los caballos por delante del carro, expuesta en el hinduismo y también por Platón, por citar referencias.

Eso no invalida el servicio en la forma y desde la forma, porque otros discípulos o iniciados sí pueden tener en claro la visión y el efecto egoico se produce igual, pero nos debería dar una advertencia a la hora de determinar el status espiritual propio y el del consultante. Lo anterior sería válido incluso para los servidores del séptimo rayo, que por tendencia natural trabajan en el plano de la forma concreta, pero nuevamente debe tenerse en cuenta la capacidad para mantener el significado. Si prima el hacer por hacer y el luchar en los tres mundos, más allá de los resultados prima la forma.



Por su parte, una conciencia egoica fluirá a través del regente esotérico de la carta, y su impacto no puede medirse como forma sino como significado, es decir que no se apreciará como algo visible sino como algo velado. Por ejemplo, consideremos un Ascendente Acuario. El regente esotérico es Júpiter, que supongamos se halle en la Casa I, exotéricamente de la personalidad. Una interpretación en la forma nos podría llevar a considerar que Acuario vía Júpiter hará el carácter rebelde, expansivo, jovial y optimista, con capacidad de dar a los demás. A su vez un significado más profundo podría ser el de que Acuario como Ascendente con Júpiter en la I indica un ciclo de irradiación de la personalidad, que tal vez debería ahondar en la profundidad o las distintas maneras de dar y así no sobreestimular su naturaleza astral con buenos deseos e hiperactividad emocional.

La inspiración de un discípulo es su alma, y esa energía es captada a través del regente esotérico de su Ascendente en su aspecto principal. Esa fuente de inspiración es todo en las primeras etapas del Sendero, pero llega un momento en que el desarrollo espiritual conduce al discípulo más allá de la 2º iniciación, y comienza definidamente el proceso de reorientación hacia la mónada, ya que el alma no es suficiente para expresar la divinidad intrínseca del discípulo. Es allí cuando se busca una nueva fuente de inspiración, y esa nueva energía es recibida a través del regente jerárquico de la carta.

Por último, ¿Cómo distinguir una conciencia iniciática? Para ello podemos realizar una intuitiva elucubración.

La conciencia de un iniciado no es una conciencia, en el sentido en que conocemos la palabra, porque la vibración de sus vehículos es tan alta que prácticamente no existen intervalos en la búsqueda de significados; a nivel emocional la percepción es casi sin sensaciones astrales, y en general la comprensión es tan grande que se capta inmediatamente lo que una situación determinada encierra, sin detenerse en la mente, por así decirlo; ésta sólo reviste de materia lo comprendido pero no es utilizada concretamente.

Se trata entonces de un estado de síntesis, al cual se llega justamente agotando todos los significados que pasan por la conciencia. Cuando desaparece esa “relación” o “tiempo” entre conceptos y emociones, subiste un estado que el Tibetano llama “identificación”, el cual viene complementado por una tremenda energía dinámica, la del propósito espiritual, que al principio afluye de a momentos, cada vez que se puede consumir la brecha de la conciencia, y parece ser total a partir de la cuarta iniciación, cuando la conciencia en sí ya no es necesaria y por ende se destruye el cuerpo causal.

La posibilidad de que rija el regente jerárquico de la carta es entonces remota, pero podría darse y también conviene estar familiarizado con ese nivel espiritual.

Valgan entonces las referencias, entre muchas otras posibles, a fin de poder determinar el nivel espiritual del consultante, a partir de ahí puede identificarse el regente o el par de regentes apropiados, en este último caso en conflicto. Será posible asimismo asignar un correcto significado a los emplazamientos de los demás planetas de la carta, que naturalmente albergan distintas energías y confieren distintas facultades si se trata de un aspirante que de un discípulo o de un iniciado.

Casi huelga decir que no se trata de compartimientos estancos, sino que los estados de conciencia se suceden y frecuentemente superponen, y de ahí el conflicto. Por otra parte, la práctica y la intuición permiten crecientemente al astrólogo conocer la extensión de la vibración desprendida por la carta; la clave es abordarla enfocado de la manera más elevada posible, en particular involucrando el factor sintético.

Tengamos por ende claro el punto de partida, es decir el grado de desarrollo espiritual del nativo, para poder luego elaborar y relacionar los elementos de la carta en torno al signo Ascendente y su planeta de expresión. El proceso de interpretación aún debe continuar, aunque contamos aquí con una base práctica sobre la cual continuar el análisis esotérico de la carta.

6 comentarios:

  1. Anónimo22:08

    Hola soy David, desde Barcelona.


    Estoy de acuerdo con todo el artículo, y muy valiosa la "idea" de como un astrologo debe encarar una lectura al afirmar que el enfonque interno del astrologo tendría que ser el de ofrecer su conciencia .... de hecho todo buen astrólogo sabe que una lectura es un acto de honestidad.

    Me gustaria poner mi granito de arena, ciertamente el Asc, es la energía que genera armonía, equilibrando la "pasión" del sol, y la tendencia tamásica o "energia inerte" de la luna; pero en el libro, Tratado sobre magia blanca, en el apartado que habla de la astrología y las energías, el Maestro dice: "a través de la forma lunar debemos llegar a la correcta expresión" o en el apartado de Virgo del libro de Astrolgía Esotérica dice: "la luna es la voluntad de Dios para le expresión a través de la forma", es decir nacemos en materia mas o menos purificada y estamos obligados a aprender y expresar lo aprendido a través de ella.
    En este sentido es interesante analizar el papel de la luna en una carta natal desde sus tres posibilidades de crecimiento, llamadas por Alice Bailey "velos", refiriendose a que detrás de toda forma expresiva hay una energia actuando, inconsciente o conscientemente, segun sea el nivel evolutivo del dueño de tal Luna, a mas conciencia menos velo.

    Las tres posibilidades:

    1- luna velada por Vulcano: trabajo y modelaje de construcción de una forma fisica adecuada.

    2- luna velada por Neptuno: trabajo y educación de un cuerpo emocional empatico y equilibrado.

    3- luna velada por Urano: trabajo y sublimación de una mente orientada al bien gracias a la voluntad.


    Estas tres posibilidades tienen diferentes matices según y a través de que signos se expresen.

    Diriamos que la Luna con su cualidad de 4 rayo, armonía a través del conflicto, es la energía que genera las condiciones para que el nativo en question trabaje ciertos aspectos necesarios para su evolución.

    En este sentido es interesante trabajar con cartas de iniciados, por ejemplo Elena Blavatsky: observar el regente esotérico y exotérico de Cancer su ascendente junto con su Urano es muy inspirador, todo ello acompañado de la siempre energía de Leo.
    Tambien es de mucha ajuda las palabras del Tibetano refiriendose a Ella, en el capítulo de Libra de Astrología Esotérica.
    Se sabe que era una iniciada de 1rayo de Alma, estando esto escrito, a mi parecer, en la exacta oposición angular de Plutón a Su Luna en Libra.

    No hay que olvidar que una cosa es saber y la otra es Ser.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesantes reflexiones sobre la Luna, que merecen un artículo especial que ojalá podamos sacar.
    Una duda: Por qué la oposición Plutón - Luna (velando a Urano?) sugeriría un alma de 1º rayo? Por la tensión acaso?
    El Tibetano solía hablar de la importancia de conocer antes de comenzar la interpretación los rayos y el grado de evolución del nativo.
    Sin embargo, casi todos los astrólogos esotéricos, como Robbins, Lindsay, Oken, Huber han tratado de encontrar rayos a través de la carta.
    Podría pensarse en la acentuación de ciertos aspectos como indicadores del alma? Después de todo concerniría al tiempo...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20:04

    Hola soy David,

    Creo que todo va junto, en el sentido de que el todo es mas que las partes, siguiendo esta reflexión, es interesante para un psicologo creer o trabajar con la astrologia, y al igual para un esoterista, el rayo no esta reñido con la carta, y de alguna manera si un psicologo reconoce la esquizofrenia en un persona, esta, la esquizofrenia, estará indicada en su carta, de lo que se trata es de ser honesto, para que la intuición o razón pura se manifiesten.

    En este sentido creo que el libro Astrología Esotérica está pleno de referencias a las relaciones que mantienen las energías en juego, rayos planetas y signos, esto es así, y estoy seguro de que estais deacuerdo conmigo.

    ¿porque rayo esta regido el consultante? ¿el del alma, el de la personalidad?, ¿con que esta polarizada su Alma o su personalidad?, ¿con la energía emocional, o quizás con la mental?....... todas estas preguntas estan muy bien contestadas desde un punto de vista aplicativo y piscológico en los analisis que hace el mismo Maestro, a través de cartas dictadas a Alice Bailey, sobre las posibilidades y capacidades de evolución de cada discípulo del grupo que formo la misma Alice Baliley a su alrededor.
    Seguramente conocereis estas cartas, estan en los libros I y II de "el discipulado en la nueva era" y leidas en profundidad nos muestran el camino que debe seguir la Psicologia Esotérica bien aplicada.

    Ahora bien, la pregunta es, ¿como saber los rayos que rigen a una Alma-personalidad?, el mismo Tibetano no nos da ninguna regla "matemática", pero si que nos da un material de valor incalculable para que nuestra Alma a través de la honestidad o de una personalidad controlada tome autoconciencia, sin olvidar nunca el sentido común.

    En el caso de la Astrologia, si hechamos un vistazo a los comentarios que hace el Maestro sobre los planetas, los rayos, el signo, y Helena Blavatsky en el capitulo dedicado a Libra, no daremos cuenta que El, de "alguna manera" lo unia, sintesis es la palabra mágica.

    Ciertamente cuando hablamos de Helena Blabatsky, arrancamos desda la posición de que ya sabemos su rayo del Alma, pero como el mismo Tibetano dijo, hay que trabajar sobre las cartas de iniciados, y en este caso, observar su Luna angular en Libra oposición casi exacta a Pluton en Aries, no habla esotericamente hablando de un primer rayo, Libra-Aries, Pluton-Luna (regente del ascendente, Plutón en casa X regida por Piscis, regido por Plutón; todo esto es rayo uno, "el poderio es incontestable".

    Quizas mucho mas "simbolicamente" su Alma: Neptuno, esta angular en Capricornio (rayo I), dando a entender su gran devoción por la humanidad.
    Es seguro, a mi parecer, que la Luna trabaja a través de Urano, además están en trino aplicativo, pero no debemos olvidar que seguramente en alguna ocasión trabajó con Neptuno, Helena siempre tuvo algún tipo de relación con el plano astral superior, y Neptuno en estos niveles es el "simbolo" de Cristo o el segundo rayo de Amor Sabiduria.

    Ciertamente una relación tensa o intensa (conjuncion incluida) y muy exacta entre el regente exoterico o esoterico del ascendente y un planeta pesado (sol, saturno, o los transpersonales) si es angular mucho mejor, suele dar pistas del camino a seguir, sin olvidar que la energia o rayo por definir lo marcan los signos y planetas involucrados y no el aspecto en si.

    El mismo Tibetano nos dice, que un discipulo conoce cuales son sus cinco rayos dominantes, cuando su estado interno esta realmente preparado para comprender y trabajar en ello.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sí, es probable que exista una síntesis subyacente referido al tema de la presencia de los rayos en la carta, mucho más si se trata de un discípulo y su rayo egoico.
    Lo que dudamos Julio (en su momento) y yo (Martín), es si este modelo de carta que levantamos actualmente es el que perdurará en el tiempo, o si luego de la revelación de DK hacia el 2025 contaremos con algún medio más exacto.
    El tema de los rayos condiciona a la carta, porque cada planeta rige un chakra y las interrelaciones y progresión del fuego varían según el alma.
    Personalmente me ha dado resultado el conocer personalmente al consultante, o sino entre el Ascendente y el Nodo Lunar Norte he podido sacar hipótesis razonables.
    Otra alternativa sería el test PIP (unas 120 preguntas asociadas a la determinación de los cinco rayos de uno), leído junto a los dos primeros tomos de The Tapestry of the Gods, por Michael Robbins.
    Da toda la impresión de que hasta que no se conozca la relación entre las constelaciones, los rayos y los planetas estos detalles personales no saldrán a la luz.
    Por suerte cada vez hay más gente espiritualmente enfocada que busca, medita, escribe y trata de corroborar. De a poco y entre todos iremos construyendo la forma mental de la nueva astrología. Este blog tiene que ver con eso, y se encuentra abierto a quien quiera publicar algo bajo esa nota.
    En todo caso nuestro mail es logos.astrologiaesoterica@gmail.com
    Un saludo David.

    ResponderEliminar
  5. Hola, David desde Barcelona

    Bien, lo que sera revelado en un futuro próximo, "qui lo sa?", es seguro que cuando la humanidad o cierto sector de ella este preparado habrá un ultimo "empuje" al trabajo acometido por el Tibetano. En este sentido recuerdo haber leido en algun lugar, que será una revelación muy vinculada al tercer rayo, y tiene su lógica: Helena Blavastky (1rayo), fue y es la poderosa primera revelación de este trabajo, Alice Bailey (2rayo), fue y es, la amorosa expansión de esta sabiduria, y el tercero tendría que ser y dar las inteligentes formas activas de aplicar dicho trabajo al mundo de los hombres.

    Gracias por el Email, procuraré mandaros un pequeño trabajo al respecto: Cartas de iniciados y Rayos.

    Ciertamente no hay reglas concretas, Asc, Nodo norte, casas (personalidad), planetas (discipulo), signos (iniciado), Rayos de 7 colores y 7 cualidades, 7 chacras con 7 notas musicales, 7 glandulas con sus transmutaciones fisicas .... ...........¿que hacer?

    "Krisnha rescata de Pluton sus seis principios siendo El mismo el septimo" ....... esta evocadora frase nos anuncia de la necesidad de vivir la Vida en su profunda intensidad para descubrir el secreto de su plenitud.

    Yo de jovencito y de mas mayor siempre me preguntaba ¿que es realmete la intuición?, y me sorprendio muchisimo leer en algun lugar de los libros de Alice Bailey, que la intuición es razón pura ..... por fin! pense: algo tan inconcreto como la intuición de repente pasa a ser algo tan concreto como la razón pura, ¿pero que es una razon pura aplicada a una personalidad? .... honestidad y sentido comun se dan de la mano en aquel que no desea nada para sí, pero que no cierra ninguna puerta de su corazón, porque en la alegría que genera un descubrimiento esta la razón de su verdadera intuición.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Algo que siento tengo que comentar:
    es difícil para mí cuando se habla de búsqueda de conectar con energías superiores porque nunca ha sido mi intención eso. Más bien es una respuesta de mi parte. Hay algo que llama a mi atención, y yo respondo sin intención. Dónde me lleva eso no lo sé. Sé dónde estoy, no sé a dónde voy, eso es un misterio y una aventura. Como estar siempre de viaje en este mundo maravilloso y encontrar a todo tipo de viajeros, y hacer parte del camino juntos, y separarnos y tal vez encontrarnos de nuevo. El viaje sin fin. Como estoy acá ahora, leyendo sus reflexiones y hacen eco en las mías, y les escribo y les toco para que sepan que me han tocado.

    ResponderEliminar