Los tres niveles del horóscopo

17.7.10

El reflejo del Sol en la Luna Llena


Por David Castro M.


Según Alice Bailey, en toda forma Lunar se halla oculto el secreto de toda experiencia pasada a través de la cual tenemos que llegar a la debida expresión.
Siguiendo la línea de esta reflexión, se puede pensar que toda luna llena es una oportunidad para poder aplicar la sabiduría de   la luz solar a  nuestro cuerpo de expresión, y con ello adquirir armonía y novedad.
Así pues, la intención de este artículo es saber dar con lo implica una relación de este tipo. Es decir la Luz ilumina la Forma, y ésta debería saber reflejar desde su posición la sabiduría que recibe.
Por tanto un signo, el solar, es el que da pura energía, y el otro, el lunar, la recibe, y desde su lugar, debe saber “reflejar” lo recibido con fuerza constructiva y expresiva.
Esta relación se da en su plenitud en la Luna llena, porque ahí todo está iluminado, y todos los secretos pueden ser aireados.

Relación:
Sol en Aries – Luna en Libra (plena de Aries)
La fuerza y capacidad de voluntad de Aries nos da la oportunidad de saber armonizar y equilibrar nuestro cuerpo de expresión, Libra. En todo Camino medio, se esconde la voluntad de seguirlo.
Sol en Tauro – Luna en Escorpión (plena de Tauro)
La nobleza, sabiduría y sensualidad - fuerza del Toro, nos enseñan a encontrar el deseo correcto, en medio de las intensas y perturbadoras corrientes de  deseo “indebido” de Escorpión. En esta intensa relación el deseo se convierte en necesidad, y ésta nos lleva a vivir la vida con útil intensidad.
Sol en Géminis – Luna en Sagitario (plena de Géminis)
La franqueza y agilidad comunicativa de Géminis nos lleva a descubrir en nuestra forma de expresión, la devoción y meta que más nos convienen, Sagitario. La comunicación y sincera curiosidad anula (anulan) todo tipo de fanatismo.
Sol en Cáncer – Luna en Capricornio (plena de Cáncer)
La sensibilidad intuitiva de Cáncer, es la gran oportunidad para saber revestir nuestro cuerpo de expresión, en una realidad concreta que no sea excesivamente fría, Capricornio.
El iniciado debe anteponer el Amor a la realización del Plan.
Sol en Leo – Luna en Acuario (plena de Leo)
La generosa Luz de la auto-conciencia, Leo, nos ofrece la capacidad de mostrar servicio social efectivo, Acuario, sin perder nuestra identidad. Como dijo Jesús: “de que nos sirve ganar al mundo si con ello perdemos nuestra Alma”.
En el Amor del Corazón se halla el principio de un verdadero servicio.
Sol en Virgo – Luna en Piscis (plena de Virgo)
En la capacidad de cuidarnos y nutrirnos a nosotros mismos, Virgo, está la oportunidad de expresar Amor hacia los demás, Piscis.
No es el otro el que mejor nos conoce, sino nuestra “Madre” y la pureza de la intención honesta.
Sol en Libra – Luna en Aries (plena de Libra)
En el saber estar en armonía, Libra, se halla la oportunidad de encontrar la inspiración y la fuerza, Aries, que nos hará avanzar.
Saturno está exaltado en Libra, porque es en este signo, donde el Alma decide “parar”, de aquí no me moveré, no pienso repetirme mas, solo (sólo) avanzare (avanzaré) cuando esté seguro de lo “inspirado”.
Presencia activa, es el don de esta relación.
Sol en Escorpión – Luna en Tauro (plena de Escorpión)
En la intensidad y sinceridad de un “deseo”, Escorpión, se asienta la realidad de la naturaleza, Tauro. En la Luz de Escorpión reflejada, tenemos la oportunidad de expresar a través de la naturaleza, nuestra realidad mas profunda: el porqué de una reencarnación.
Sol en Sagitario – Luna en Géminis (plena de Sagitario)
En la poderosa energía de aquel que conoce hacia donde se dirige, Sagitario, tenemos la oportunidad de ser amorosos y comunicativos, Géminis, como servicio.
La profunda capacidad de Géminis para relacionarse, necesita un anclaje interno, que lo sujete y le dé dirección.
Sol en Capricornio – Luna en Cáncer (plena de Capricornio)
La concreta y real captación de la realidad, Capricornio, puede mostrar al sensible Cáncer, que la susceptibilidad y excesiva sensibilidad son espejismos del cuerpo astral.
Lo subjetivo debe siempre mostrar su objetividad, sino es “imaginación indebida” o malsana. 
Sol en Acuario – Luna en Leo (plena de Acuario)
La intuición y capacidad sintética de Acuario, muestra al León el camino para que su Luz no este auto-concentrada en sí misma. Expresar generosamente nuestros talentos es algo que necesariamente va ligado a la capacidad de comprender al otro en su justa medida, agua de vida.
Sol en Piscis – Luna en Virgo (plena de Piscis)
La empática imaginación creadora, Piscis, nos ofrece la oportunidad de mostrar nuestro interior tan bien “cuidado”, Virgo. No es el miedo a perder la pureza lo que nos mantiene en el camino correcto, sino saber verla en los demás. Ser sensible al otro es la expresión de nuestra realidad interna
En la dualidad de conceptos y energías está el secreto del equilibrio, hoy puedes pensar una cosa, quizás mañana otra bien distinta; ¿cual es la correcta?, nos preguntaremos...la relación de la dos en una.
Luz

No hay comentarios:

Publicar un comentario