26.2.10

Piscis y el oficio de salvar


Por Martín Dieser


Una palabra que define muy bien la cualidad expresada por Piscis es “salvación”. La misma se encuentra íntimamente vinculada a la frase esotérica que describe el camino ascendente del signo: “Retorno a la Casa del Padre, y retornando, salvo”. Vemos allí dos pensamientos entrelazados, como los dos peces que simbolizan la energía pisciana: por un lado el camino hacia lo superior, y por otro el apego a lo inferior, este último transmutándose oportunamente en magnetismo espiritual y atrayendo hacia la meta común a quienes se hallen kármicamente ligados al Salvador, sea éste un discípulo, un iniciado o la humanidad toda que se reorienta hacia la luz.

Piscis tiene un vínculo muy particular con el 1º rayo de Voluntad o Poder, también llamado el rayo de síntesis. En cierto sentido, la salvación puede ser entendida como un proceso de síntesis, siempre considerada en función de un interés omniabarcante, y de allí que el rayo superior expresado a través de Piscis sea el 2º de Amor-Sabiduría. En este caso el 2º rayo sería la totalidad y el 1º el medio a través del cual esa totalidad se transforma en una verdad consciente.

Para llevar a cabo esa tarea de salvación, lo primero es fomentar la aspiración hacia lo superior, y de allí que Neptuno rija a Piscis a nivel exotérico. Sin embargo, podríamos decir que al menos para sus últimas etapas el 1º rayo es imprescindible, dado que provee a la energía del signo de un mecanismo liberador. Esa función instrumental se halla simbolizada en la presencia de Plutón, un planeta de 1º rayo que es regente jerárquico y esotérico del signo, es decir que opera como forma de expresión en los planos más elevados.

Tengamos en mente entonces este lazo entre la salvación espiritualmente comprendida y el signo de Piscis, en especial cuando el mismo ocupa un lugar prominente en el horóscopo que se considere. De alguna y otra manera Piscis rescata, eleva y salva, si bien naturalmente el desarrollo espiritual del ser involucrado tendrá mucho que ver con la calidad de ese servicio.

Aquí vale recordar la interrelación con los demás signos, ya que cíclicamente la persona experimenta bajo uno u otro, de manera que el Plan se va desarrollando en etapas graduales y de acuerdo a la Ley de Causa y Efecto. En el caso de Piscis tenemos un eslabón más en esa cadena: todo Salvador posee un campo de acción, y tanto su amplitud como su pureza y efectividad estarán dados por la sabiduría adquirida a través de los restantes signos; Piscis aportará lo suyo y sobre todo cerrará un ciclo, con efectos que van desde lo estrictamente personal hasta la influencia planetaria causada por el retorno a la casa del Padre por parte de los Grandes Seres que ha dado la humanidad. Por ello el Tibetano lo denomina un signo de culminación.

De todos modos el proceso, más allá de su profundidad, podría verse como similar, ya que siempre la gran llave que abre las puertas de la liberación está en el corazón. Es la comprensión de la meta a la cual se aspira, la profunda conciencia del sentido subyacente en nuestros vínculos con el entorno que nos rodea y nuevamente la renovada visión del lugar en dónde se origina todo, a dónde sabemos que nos llevará todo el esfuerzo realizado. Eso explica algo más por qué el 2º rayo se expresa mediante este signo.

En ese sentido, todo acto de amor, de comprensión, es una pequeña salvación, que culmina cuando entendemos acabadamente su sentido, y para llegar a tal realización es necesario llevar a cabo una síntesis y extraer la cualidad, rescatar la materia iluminada para tenerla en serena expectación junto a nosotros.


A tal fin Plutón juega su parte, porque provee del mecanismo a través del cual es posible “comprimir un significado en una espiral decreciente, hacerla un punto y liberar la esencia por su ápice”. Este acto de síntesis final acarrea la muerte, que como se trasluce aquí y según sostiene el esoterismo no es sino la revelación en la vida y el nacimiento a vivencias superiores.

Es por eso que se dice que Piscis es uno de los signos de la muerte, precisamente porque conduce a través del amor a la fusión plena y por ende al agotamiento de la misión que tenía la forma. Para conferir esa muerte tenemos al regente de 1º rayo, Plutón. Asimismo es probable que allí tengamos revelada una dimensión del estrecho vínculo existente entre los Chohanes del 1º y 2º rayo, al menos simbólicamente expresado en la afirmación de que uno tiene su casa cerca de la del otro.

Esa fuerte presencia de la energía o fuerza de atracción nos da también una pauta de los efectos producidos por Piscis en la vida de la personalidad. En efecto, recordemos el aporte y el proceso de adquisición de cualidades que se va dando en los restantes signos de Zodíaco, y sobre todo tengamos en cuenta que así como la gran función de Piscis es unir, abstraer y salvar, esto podrá manifestarse con diferente éxito según la polarización sea astral, mental o búdica. Siempre el efecto será disolvente y esencialmente magnético, aunque la atracción tendrá lugar en el plano astral, el mental o el búdico, según el caso, sugiriendo que el oficio de Salvador tiene muchas aristas y puede entenderse siempre a la vista de una escalera de perfección, en un sentido misterioso con el Salvador “por encima” englobando a sus hermanos de abajo. La mente es fundamental en este proceso, en lo que concierne a la humanidad, pero su desarrollo vendría más bien de la influencia de otros signos. Sí en cambio podríamos entender a Piscis como un promotor del paulatino pasaje de la mente intelectual a la intuitiva.

Digamos finalmente que esa noción de atracción, comprensión, síntesis y muerte nos habla de la compasión y la fraternidad, de la paciencia y a la vez la aceptación del Propósito, ya que podemos entender cómo en distintas escalas se aguarda a que “el último cansado peregrino llegue al Hogar”; esa espera no es ciega o emocional, sino que nace de una profunda sabiduría y del acabado conocimiento del Plan por parte de Quienes inspiran a la humanidad a ser más inclusiva y a salvar a los reinos de la naturaleza por los cuales es responsable, salvándose así a sí misma.

20.2.10

Carta natal de Jesús de Nazareth

A continuación les presentamos un artículo que nos ha hecho llegar David Camón desde Barcelona, en el cual nos informa que ha podido levantar el horoscopo de Jesús de Nazareth, el cual pone a disposición de la comunidad espiritual.

Por lo demás, quien se halle interesado en conocer otra versión acerca de la vida y cualidades de este gran iniciado puede leer la transcripción de una conferencia dada por Parvathi Kumar al respecto; la misma se ofrece como link al finalizar el artículo de David.


Jesús, el Hombre

Por David Camón


Hola, soy un estudiante de Astrología y un ferviente admirador del pensamiento de Alice Bailey – el Tibetano.

Os escribo estas líneas para contaros que no hace mucho leyendo la última parte del libro de Urantia*, donde se relata de manera amorosa y coherente la vida de Jesús, descubrí una serie de fechas* sobre Su vida, entre ellas la del nacimiento. Enseguida me fui al ordenador y cual fue mi sorpresa al descubrir esta sensacional carta que os adjunto; ¡¡ Si los Reyes Magos eran astrólogos sabían donde se dirigían!!.

Era increíble todos los planetas llamados antiguos estaban en su regencia menos Saturno, que está “agarrado” por Júpiter, los tres planetas llamados modernos jugaban un papel importantísimo; la personalidad del León (Sol) iluminaba un gran triangulo de agua; la intensa devoción estaba escrita, (Ascendente Escorpión, Marte conjunción a Neptuno); la importancia, peso, sensibilidad y tradicionalismo de la Madre, junto con la nutrición del equilibrio de la forma lunar como expresión de las cualidades del Alma, también era presente en la excepcional Luna; Urano en la Casa IV, las raíces, revolucionaba las antiguas escrituras con su didáctica imaginación; la conjunción de los dos más grandes en la cúspide de la V, Piscis como símbolo de la creatividad; Venus desde la XI y sin contacto claro con la figura de aspectos, ejercía de “leif-motive”; la Parte de la Fortuna, conjunta a Espica la gran benéfica; y por encima de todo en la casa X aparecía el símbolo de la Esfinge, la unión de la Virgen y el León, el Alma y la Materia, la energía divina en ascenso siendo el León la base y Plutón la mente, el deseo de CRISTO, el Maestro, y Mercurio ejerciendo de hilo conductor, el gran hilo de “plata” que une Personalidad, Alma y Espíritu.

GEOMÉTRICA, BALANCEADA, DINÁMICA.

Como dice varias veces en Sus libros Djwhal Khul, hay que creer cada vez mas en al intuición; mi intuición me dice que es verdadera y ¿La vuestra?

JESÚS fue y es relación inofensiva, lo positivo de un bonito pasear, el andar del ruiseñor.

Un Abrazo

*El libro de Urantia es un libro canalizado en los años 30 en EEUU, está en Internet traducido a varios idiomas. En la última parte hay una espléndida biografía de Jesús, donde su máximo interés está en resaltar al Jesús humano, alegre, sensible, dinámico y amigo y no al Hombre en la cruz.

*Las fechas del libro son 21 de agosto del -7 al mediodía (no tiene en cuenta como es lógico el año cero), para el programa Solar Fire: 21aug 0007BC 12 p.m., en el calendario Gregoriano y a través del programa que ofrece Astrodienst por Internet: 19 de agosto del menos 6, Bethlehem.

*la fecha para Su muerte también la da el libro, los tránsitos son sorprendentemente significativos.

*la carta sideral varía solo tres grados y medio hacia delante de la tropical.



Dos relexiones mas:
Relacionados con este horoscopo, hay dos articulos publicados a posteriori en este blog el 23-10-2012 y el  4-02-2013, donde hemos procurado reflexionar y profundizar, desde la vertiente esoterica, en sus significados.


Enlace a Conferencia del Dr. Kumar: http://hermandadblanca.org/2008/05/04/el-maestro-jesus-por-el-dr-sri-k-parvathi-kumar/


18.2.10

Nuevos autores, nuevos artículos

Grupo Logos fue pensado como un espacio de reflexión grupal acerca de la Astrología Esotérica, la cual se encuentra actualmente en pleno en proceso de desenvolvimiento y tras su debido estudio algún día será de mucha utilidad para la humanidad. Tal fue una de las ideas subyacentes en la creación del Grupo.

Originariamente fuimos dos los impulsores: Julio, de la localidad de Cipolletti (Provincia de Neuquén, Argentina) y quien escribe, Martín Dieser, de Mar del Plata (Provincia de Buenos Aires, Argentina).
Julio proveyó el diseño del blog y además escribió cuatro artículos, tres de ellos sobre los significados de Acuario, Piscis y Tauro en relación a los Trabajos de Hércules, así como una introducción al estudio de este último signo. Es además coautor del trabajo "La Astrología de la Gran Invocación", también subido al blog.

Los demás posts presentes en el blog que no lleven nombre son fruto de mis reflexiones sobre el tema, naturalmente que muchas veces entrelazadas con las ideas de otros pensadores.

Por otra parte y respondiendo al encabezamiento de la entrada, la maduración del Grupo y la relación con otros investigadores han hecho que en lo sucesivo y a partir de febrero de 2010, se haya decidido subir al blog algunos artículos escritos por otros autores, cada uno con un estilo particular y por ende expresando una cualidad diferente sobre la materia que nos concierne. 

La idea inspiradora es la misma, la de la unidad de la humanidad con el Universo y el estudio de sus vinculaciones en lenguaje astrológico. Empero, tales acercamientos pueden realizarse de distintas maneras y con distintos espacios de revelación; en un sentido misterioso todos ellos son imprescindibles para lograr avances posteriores, y bajo esta premisa es que deben entenderse los trabajos que veremos en los meses siguientes. 

Esperamos que tales aportes enriquezcan nuestra conciencia y nos ayuden a manifestar con mayor amplitud las notas claves necesarias para la revelación de la nueva astrología, lo cual conducirá a la humanidad otro paso adelante en su evolución hacia la plena conciencia grupal.

16.2.10

Vidas dentro de Vidas

-->
Por Ricardo Georgini


Todo ser es parte integrante de un ser mayor, que a su vez es parte integrante de un ser aún mayor. Un ser humano es parte de la humanidad; la humanidad es parte del planeta Tierra; la Tierra, del Sistema Solar, y éste, del Cosmos. Éste es uno de los fundamentos de la Astrología – un concepto bastante simple, mas con implicaciones tan amplias y profundas que su comprensión puede llevarnos a penetrar en el propio misterio de la vida.

Lamentablemente, aquello que es conocido popularmente como Astrología se halla en gran medida desvirtuado y fuera de su propósito original. En el imaginario de las personas, la Astrología está asociada a previsiones deterministas sobre cuestiones relativamente efímeras. E incluso los astrólogos más serios, generalmente, mantienen un enfoque en los individuos y en sus historias individuales. En cambio, la Astrología debería invitar a la persona a abrirse a la totalidad de la cual él es una parte, y no mantenerlo interesado exclusivamente en sí mismo. En este artículo propongo un enfoque en el autoconocimiento y la autotransformación, en la expansión de conciencia, en el servicio altruista y en la integración de los individuos dentro de un todo mayor. Este abordaje también es llamado Astrología Esotérica, aunque conviene aclarar qué es Esoterismo.

El Esoterismo no tiene que ver con ningún tipo de superstición o incredulidad. Muy por el contrario. El Esoterismo es una ciencia que estudia las energías sutiles que se encuentran “por detrás” o “en el interior” de todas las formas tangibles y visibles.

Tales energías sutiles e internas son la causa oculta de la existencia de las formas, y también su factor condicionante. La ciencia convencional ya nos ha revelado el hecho de que todo es energía, de un modo u otro. Este artículo es un haz de energía, el cuerpo humano es un haz de energías. La ciencia esotérica postula la existencia de energías muchísimo más sutiles que las reconocidas por la ciencia común – energías que pueden ser clasificadas como emocionales, mentales y espirituales. Así, las emociones que sentimos o los pensamientos que formulamos son la manera en la que experimentamos esas energías emocionales o mentales. Y el alma humana es un núcleo o centro de energía espiritual.

En la Astrología esotérica, los astros son considerados como cuerpos de energías – energías física, emocionales, mentales y espirituales. Así como sucede con el cuerpo humano, por detrás del cual se encuentran las energías emocionales, mentales y espirituales que hacen de aquel individuo un ser consciente, también por detrás del cuerpo tangible de nuestro planeta existen aquellas energías sutiles que lo caracterizan como una enorme Conciencia, Entidad o Vida. En el interior de esta enorme Vida Consciente, todos existimos, como células en el interior de un organismo. Mas no solemos darnos cuenta de ello, y permanecemos como hormigas andando sobre un elefante, incapaces de distinguirlo de una roca inanimada.
Por lo tanto planetas, estrellas y constelaciones son grandes Entidades o Vidas Conscientes. Estas Vidas interactúan y se influyen mutuamente, y de esa manera afectan a las vidas menores existentes dentro de ellas. La Astrología es la ciencia de las relaciones – relaciones de esas excelsas Vidas entre sí, y relaciones entre las pequeñas vidas humanas y esas Vidas mayores.

El tema fundamental de la Astrología es la integración consciente del ser humano en la totalidad de la cual forma parte, así como su participación inteligente como una pequeña vida en el interior de tales Vidas mayores.