Los tres niveles del horóscopo

6.7.12

Cancer, la morada del alma





Cancer, la morada del Alma


El mantra espiritual de Cancer es: “yo construyo una casa iluminada y en ella habito”

Una casa es un abrigo, un punto de apoyo en el mundo y una base de operaciones. Para estar em medio del mundo material, el alma (el puro ser o pura consciencia) tambien precisa de una casa o habitación, un soporte material. Por eso el alma construye para si tres instrumentos: un vehiculo mental (nuestra mente), un vehículo emocional (que acostumbramos a llamar corazón) y un vehiculo físico (nuestro cuerpo). Estos tres constituyen nuestra personalidad, que es verdaderamente la morada del alma.
En este proceso de dotar una forma mental, una forma emocional y una forma física, siempre existe limitación. La conciencia esta limitada por la forma. En si misma, el alma es pura potencia y plenitud de posibilidades. Pero al habitar una mente, un corazón y un cuerpo, apenas algunas capacidades del alma consiguen manifestarse. Por otro lado, la forma permite que el alma participe de la vida colectiva del mundo, se manifieste en alguna medida y exprese por lo menos alguna de sus cualidades. Manifestación y limitación andan juntas; sin limitación no hay manifestación. Esto es algo que todos debemos saber. Cuando no se abre le mano y se decide hacer algo, acabamos no haciendo nada. La clave es saber hacer alguna cosa.
Mas allá de esta limitación inevitable, a menudo es aun mas limitada por nuestra excesiva identificación con la propia personalidad. Creemos que somos la mente las emociones y el cuerpo; no sabemos que somos la conciencia interna que habita estos tres vehículos. El alma tiene transcendencia y poder transformador, mas cuando no estamos en sintonía con nuestra esencia, no acabamos cristalizando y no restringimos a ciertos modos de pensar, sentir y hacer. En tanto que expresemos siempre las mismas cualidades, dejamos de expresar muchas otras posibilidades.
Conocerse a uno mismo como alma es estar abierto a la auto-transformación y a la expresión cada vez mayor de las propias potencialidades. Cuando sabemos que somos conciencia interna, plena de posibilidades, comprendemos que podemos y debemos perfeccionar nuestra mente, corazón y cuerpo, para que sean mejores vehículos para el alma, expresando mas y mas sus cualidades. Este auto mejoramiento acontece a través del propio pensar, sentir y actuar, porqué cada uno de nuestros actos contribuye a la reconstrucción constante de nuestra personalidad.
Todo acto de pensamiento, por ejemplo, contribuye para reconstruir nuestra mente, reforzando una o otra cualidad, dependiendo de lo que fue pensado. A través de la reflexión de las cualidades del alma (como amor, sabiduría, buena voluntad, alegría, paz …) podemos impregnar mas y mas a nuestra mente con tales cualidades, hasta que con el tiempo, se vuelvan nuestro modo normal y espontaneo de expresión mental.
Nuestra personalidad es aquello que hacemos en el aquí y el ahora, y podemos tornarla en aquello que escojamos. Basta orientar nuestro pensar, sentir y actuar en la dirección escogida, y la transformación inevitablemente con el tiempo. Podemos desarrollar cualquier actividad o habilidad y aprender cualquier cosa. Todo lo que es posible está dentro de nosotros como simiente, Y cada dia es una preciosa oportunidad para hacer florecer el potencial de nuestra alma, revelando toda su belleza luz y amor.



Ricardo Georgini
ricardogeorgini@yahoo.com.br


1 comentario:

  1. Gracias como siempre por vuestros artículos que nos ayudan a entender y recorrer el camino.

    ResponderEliminar