14.12.09

La importancia del Ascendente en la vida espiritual



En esta oportunidad nos parece importante recordar el valor que tiene el Ascendente en nuestro desarrollo espiritual, y para ello haremos una breve introducción sobre el rol de la astrología respecto a los siete rayos. A continuación nos referiremos al Ascendente, y cerraremos con referencias a sitios web que les permitan primero determinarlo con precisión y luego acceder a información sobre sus cualidades.

Sabemos por la teoría esotérica que cada individuo es una expresión de un Ser Superior, el cual cíclicamente encarna a fin de colaborar con el Propósito divino. Este proceso implica el ofrendar al planeta ciertas cualidades especiales que están kármicamente relacionadas con las posibilidades espirituales del Señor del Mundo, tanto en elevación como en oportunidad o tiempo.

Tales cualidades son energía espiritual afluyendo de planos superiores, y en el nivel del alma (que es el que más nos compete) se los denomina los siete rayos.

La astrología es llamada “la ciencia de las relaciones”, y si recordamos el vínculo entre relación y karma veremos que el tiempo, entendido como limitación al espacio (la perfección), implica el despliegue de condicionamientos y líneas de expresión. Eso significa que la energía afluirá al planeta de acuerdo a ciertos diseños extraplanetarios específicos, los cuales deberán respetar el karma planetario.

Esos “diseños” son reflejados por la astrología, que estudia esas relaciones y extrae un significado que permita conocer el propósito de tales energías, sea a nivel subhumano, humano o divino.

En ese sentido, vemos que los siete rayos afluyen al planeta a través de los doce signos; al parecer cada rayo puede expresarse mediante cualquiera de los signos, y esto dependerá del karma particular que tenga que liberar la entidad encarnante.



En ese marco es que debe comprenderse el significado de un horóscopo o carta natal, como el mapa kármico de una persona, lo cual trae aparejada la existencia de un Propósito espiritual, que a su vez es parte de un Propósito extraplanetario al cual en una mínima escala contribuimos al encarnar su energía zodiacal.

Como es popularmente conocido, la carta natal ubica a los doce signos en doce Casas; dentro de éstas encontramos a los planetas. Esta posición deberá considerarse mirando los vínculos con los demás planetas de la carta, y de tal manera se van enlazando las interpretaciones.

Desde la astrología esotérica se considera insuficiente la carta natal convencional, que para empezar es de dos dimensiones siendo que el alma se expresa en por lo menos más de tres; además cambian los significados de los signos, planetas y Casas. Lamentablemente, el Tibetano sólo sugirió algunas líneas para un futuro desarrollo de estos aspectos, con lo que resta aún mucho por hacer al respecto. Y eso sin contar que ese condicionamiento en la forma (por ejemplo, tener al Sol en Cáncer) en un momento se diluye, aunque en general nos falta evolución para llegar a ese estadio de conciencia.

Brevemente, desde la perspectiva esotérica las Casas serían como el ámbito mundano (o subjetivo) de expresión, en tanto que los planetas serían como los medios o instrumentos de los signos. De todos los elementos involucrados, tres (y sus signos, Casas, etc.) son claves en la Astrología esotérica: la Luna, que representa el pasado, el Sol, que simboliza el presente o la personalidad, y el Ascendente, que indica el futuro o Sendero del alma.



El Ascendente (signo que ocupa la Casa I) es esa parte de la Tierra (de ella las 12 Casas) que apuntaba exactamente al Sol en el momento de nacer, en una analogía con la encarnación del Ángel Solar del rayo que se trate. Esa energía es vertida por el signo, y tendrá tres niveles de expresión, en armonía con la jerarquía espiritual del individuo:
• Si es una persona común el vehículo de expresión será el regente exotérico del signo;
• Si se trata de un discípulo (hasta la segunda iniciación inclusive) la energía se manifestará por medio del regente esotérico;
• Si es un iniciado (tercera iniciación en adelante) el rayo cualificado por el signo se verterá a través del regente jerárquico del signo en cuestión.

Dado que el Ascendente representa al alma, es natural suponer que en el caso de una persona espiritual la interpretación de toda la carta se haga en torno al Ascendente, tratado de coordinar los significados en sujeción a la cualidad expresada por ese signo (y rayo, si se lo sabe, porque no surge de la carta).

Es por ello que el conocimiento y el énfasis puesto en el signo solar no deja de ser importante, porque teóricamente tiene que ver con la integración de la personalidad, así como resulta interesante saber cuáles son las tendencias regresivas (las de la Luna, por signo, Casa, etc.).

Pero por sobre todo nos debe interesar el signo Ascendente, porque es esa clase de energía la que estará implicada en esos momentos de nuestras vidas en los que demos decididamente un paso adelante en la evolución espiritual, y es la energía que paulatinamente debe prevalecer y sintetizar a la de la Luna y el Sol. Aislar esas cualidades no necesariamente revelará algo nuevo, pero nos puede ayudar a determinar un rumbo interior o a corroborar una impresión interna.

Es así como decir “soy de Leo”, por tener el Sol en ese signo, simbólica y energéticamente equivaldría a decir “soy la personalidad”.

La intención entonces con estas reflexiones es que así como todos conocemos nuestro signo solar lo hagamos con el Ascendente (y en menor medida la Luna), porque tiene relación directa con nuestro progreso espiritual.

Por detrás del Ascendente existen misterios mayores, ya que a través del elemento del signo, o su condición (cardinal, fijo o mutable), así como por los regentes se establecen triángulos (kármicos) internos y con las cartas natales de otras personas, lo que no es sino la expresión en el tiempo del Propósito jerárquico. Esto es un campo no muy explorado, pero es también ejemplo de la importancia de este indicador.

Finalmente las remisiones: para calcular el Ascendente se puede buscar la voz “conocer Ascendente” en cualquier buscador. Por su parte, los significados son legión en lo mundano y no tan fáciles de hallar en lo esotérico, si bien nada obsta a intentar una lectura más profunda de lo que esté a mano.

En todo caso, por ejemplo han escrito sobre el tema Candy Hillenbrand, Phillip Lindsay, Alan Oken, Michael Robbins, Adele Barger Wilson (estos en inglés, pero se pueden traducir), Bruno Huber o el sitio Astro-Campus.

En conclusión, saber cuál es nuestro signo Ascendente es una faceta más en el proceso de autoconocimiento, y puede ayudarnos a mejorar el alineamiento así como a prestar un servicio más efectivo. Aprovechemos lo que es una manera más para acercarnos a la espiritualidad.

11 comentarios:

  1. Anónimo09:49

    "El Ascendente (signo que ocupa la Casa I) es esa parte de la Tierra (de ella las 12 Casas) que apuntaba exactamente al Sol en el momento de nacer, en una analogía con la encarnación del Ángel Solar del rayo que se trate."

    Esto noe es correcto ya que la parte de la tierra que apunta directamente al sol es donde esta posicionado el sol en relacion con el MC (medio cielo).

    Dicho de otra manera: si el centro del horoscopo es la tiera, el MC es el lado de la tierra donde estamos nosotros al nacer.

    Es sencillo ver esto si se toma el ejemplo de una persona nacida con el sol en el IC, esta persona esta en el lado de la tierra donde esta el MC (MC siempre marca la localizacion del nacimineto en relacion com el sol) mientras el lado de la tierra que apunta al sol esta exactamente en el otro lado (IC).

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la aclaración; y disculpas a todos los lectores. Creo que ameritaría corregir el artículo directamente, pero si le parece dejaremos el comentario así la gente lo consulta.
    El fundamento entonces de por qué es más importante el Ascendente y no el Sol o el Mediocielo habrá que buscarlo en otra parte...

    ResponderEliminar
  3. En realidad, la intención era señalar que el Ascendente apunta no al Sol sino al amanecer, con lo que esto implica para la personalidad; el camino a un nuevo estado de conciencia y así "el futuro", como dice El Tibetano.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo06:12

    El ascendante apunta a el signo que esta "naciendo" en el horizonte, por eso si hemos nacido con el ascendante en por ejemple capricornio, hemos nacido en la parte del dia en que el arquetipo capricornio esta activo.

    El ascendente nos da el signo de la hora en que nacimos.
    El sol nos da el signo del dia que hemos nacido.

    Me pregunto porque el Tibetano no dice nada sobre el MC, ya que desde mi punto de vista es igual (o mas) importante que el ASC, ya que el MC nos muestra la relacion de la localizacion del cuerpo fisico con la posicion del sol. Yo por ejemplo tengo el sol casi en el MC esto quiere decir que mi cuerpo fisico (MC) estaba en conjuccion (alineado) con el sol.

    Ademas de indicarnos nuestra posicion fisica el MC simboliza el polo norte o chacra coronario del planeta i en nosotros.

    Extrano que el Tibetano no dice nada sobre el MC...

    ResponderEliminar
  5. Es posible que DK haya hablado del tema implícitamente, al referirse a la Estrella Polar, la cual se hallaría relacionada con la Mónada.
    De todos modos, como sabrás, se dice que la enseñanza sobre ese primer aspecto de la vida espiritual irá siendo lentamente revelada a comienzos de este siglo, destinada a aquellos para quienes el alma no sea suficiente.
    Y cierto que básicamente no se menciona el tema, con lo que puede ser interesante para investigar...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo16:21

    Interesante lo de la Estrella Polar, voy a ver que encuentro en los libros sobre el tema...

    Esto lo encontre por casualidad, justo despues de comentar aqui, interesante perspectiva que tiene este MO...
    http://www.sevenraystoday.com/roleofascandmc.htm

    A basic premise of esoteric astrology is that we should distinguish between a personality led through life circumstances by the soul Ray, when it will function predominantly through the MC and work from the outside in, and the soul-infused personality which works through the Ascendant and functions as a conscious soul from the inside out.

    The M.C. and 10th house govern how we function in the objective world, and how easy or difficult it may be to achieve some recognizable contribution to humanity's progressive evolution.

    ResponderEliminar
  7. Una perspectiva interesante; habría que ver cómo funciona al momento de analizar una carta. Podría decirse que el MC opera hasta que se integra la personalidad?
    En nuestro caso nos ha dado mucho resultado observar el Nodo Norte, por Casa y signo, como el camino de la integración del yo, más el contexto de la carta en general para discernir el nivel de evolución y dicha necesidad.
    Para quienes puedan consultar obras en inglés, se recomienda "Occult Cosmology", de Bruce Lyon, publicada en Agosto de 2010; trata fundamentalmente de la unión entre el alma y la mónada, pero además tiene algunos profundos apartados sobre Astrología Esotérica, incluso con análisis de casos hipotéticos.
    Ver el siguiente link: http://www.shamballaschool.org/Cosmology/OC6.htm,y para el índice http://www.shamballaschool.org/Cosmology/OC1.htm

    ResponderEliminar
  8. Supongo que lo que consulto es muy común, pero no he encontrado material al respecto. Es la cuestión del caso en que el ascendente está en más de 29º o menos de 1º del siguiente signo. Bruno Huber lo llama el 13º signo, porque para él esta zona del Zodiaco combina la energía de ambos signos. Esto es todo lo que he encontrado, me interesa la visión de la astrología esotérica al respecto. A los que estamos en estos casos se nos dificulta la comprensión, por ejemplo, habría dos regentes del ascendente,de la carta. Y dos objetivos a cumplir en una encarnación. Y lo peor, dificil de compatibilizar, de amalgamar. Hay una elevada incompatibilidad entre los signos vecinos.
    Alguna pista, alguna reflexión nos ayudaría a meditar sobre nuestras vidas y la manera en que estamos cumpliendo lo que el ascendente promete.
    Gracias

    ResponderEliminar
  9. Sí Marta, nosotros tampoco hemos hallado nada explícito, y en general coincidimos con Huber en eso de la combinación.
    Al respecto dice uno de nosotros: "Un buen Acuario hacia finales de su evolución empieza ha adquirir actitudes de Piscis, cuando Escorpión alcanza la plenitud de su lucha empieza a vislumbrar la meta clara en Sagitario ....... es un rueda";
    y luego "El signo que realmente está condicionando debe despertar algún tipo de sensación positiva".

    Otra forma de verlo podría ser la siguiente: cada Ascendente está enlazado a un cierto chakra por medio del cual se expresaría el alma, simbolizado por el regente esotérico.
    Fácticamente, se puede observar la vida del consultante y ver qué chakra es el más relevante a nivel espiritual, lo cual tiene mucho que ver con la cualidad que cada uno expresa.
    En definitiva, la delimitación ayuda, pero también la sensibilidad del astrólogo e incluso la afinidad del consultante con el sendero de cada signo.
    En nuestra experiencia nos ha servido observar el contexto de la carta, tratar de determinar la evolución de la persona, la combinación con los Nodos, etc., para dejar que se presente la energía que marca "el sendero de salida" o la cualidad que acelera la evolución (la del alma). Allí uno intuye que uno de los signos es como que cuadra mejor en ese pequeño todo que el otro, con lo que podría ser el Ascendente correcto.
    Gracias por el aporte.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ustedes, me han dado con qué pensar. Estuve pensando en alquimia, en transmutación, y "uno de nosotros" va por ese lado.:)
    Después de todo el ascendente se queda muy poco tiempo por progresión en el signo precedente, aunque el ascendente sea el signo precedente.
    Y qué tal si el sol está en casa 12, eso reforzaría el signo precedente. Y si está en casa 1 reforzaría el sucedente. Y habría que tener en cuenta la fuerza del sol en el signo, un sol Aries en casa doce estaría más fuerte que un sol Libra en casa 12.Y pocas preguntas y un poco de conversación pondrían en evidencia el signo más activo Huffff! se me ocurren tantas posibilidades ahora, me han abierto un gran panorama.
    Esta cuestión es una cosa que todos los astrólogos eluden según mi experiencia hasta hoy.
    ¡¡¡Aleluya!!! Encontré gente que no tiene miedo de pensar ni de arriesgar su opinión!!!
    Les agradezco mucho
    Saludos calurosos a todos/as.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante esa consideración sobre el Sol; compartir de igual a igual es la base de toda revelación, no?
    Ese enfoque intuitivo que sabe filtrarse por y usar como instrumento a los conocimientos astrológicos convencionales, enmarcándolos un enfoque más amplio, tiene mucho que ver con la Astrología Esotérica.
    Un saludo de corazón a todos nuestros lectores.

    ResponderEliminar