17.3.15

El Signo Ascendente para la Astrología Esoterica




Introducción

En este articulo vamos a exponer, a través del análisis de una definición y su posterior aplicación en un ejemplo practico, como la astrología esotérica interpreta el significado del signo ascendente.

El aspecto esotérico de una interpretación se ocupa del significado interno que amagan las formas, así como el aspecto exotérico se ocupa de las actividades externas de estas formas. Por tanto la astrología esotérica hace referencia al aspecto subjetivo de los signos y la exotérica al objetivo. Las dos astrologías son complementarias, tanto como lo son el Alma con la Personalidad.



El ascendente

El ascendente es el signo que asoma por el Éste justo al nacer, el punto cardinal a través del cual, según antiquísimas tradiciones, nos llega la Sabiduría. El signo naciente de la carta natal es la energía que rige sobre toda la carta, porque es gracias a él que un horóscopo puede ser trazado en su plenitud.



El significado esotérico del Signo Ascendente

El ascendente o signo naciente. - Indica la vida futura y el inmediato propósito del alma para esta encarnación. Mantiene el secreto del futuro y presenta la fuerza que, correctamente empleada, conducirá al hombre al éxito. Representa el aspecto sátvico o armónico de la vida, y puede producir correctas relaciones entre el alma y la personalidad en una encarnación dada, señalando así el camino para reconocer la fuerza del alma.
                                                                                    Alice Bailey (Astrología Esotérica)


Bien, como bien nos dice esta definición, para la astrología esotérica el signo ascendente, (junto con su regente esotérico), es el signo que, a través de su simbolismo y comprensión nos puede mostrar la clave del problema de nuestra vida, así como alguna indicación de lo que podemos llegar a ser y lograr

Reconocer las cualidades esotéricas del signo ascendente desde la alegría del corazón es reconocer un segundo “sol”, no tan evidente y personal como el signo solar, pero si mas subjetivo y “rebosante” (pleno) de novedades.



El rol del Ascendente frente a la necesidad de la conciencia

Ahora bien, hay que decir que para reconocer y utilizar correctamente las cualidades subjetivas del signo ascendente, hay que tener una conciencia con cierto grado de evolución, es decir con tendencias, necesidades y matices espirituales.

Al ser-humano común no le es necesario reconocer las cualidades mas esotéricas de su signo ascendente, su conciencia, (personalista o materialista), está centrada en los deseos mas instintivos y por tanto no tiene la necesidad de profundizar. Podríamos decir que en estos casos dichas cualidades adormecen en la inconsciencia o en los cielos, y que para ellos, la astrología exoterica o tradicional como medio para comprender sus tendencias, actitudes y posibilidades sigue siendo claramente suficiente.

Pero, ciertamente cada vez son mas las conciencias con necesidades mas sutiles y complejas; conciencias que demandan planteamientos y reajustes astrologicos mas acordes con su realidad subjetiva. Son seres donde la auto-observación y reflexión interna, y no tanto la experiencia externa de lo material, es la base para lograr cierto grado de impersonalidad o altruismo activo.

Recordemos que la astrología influye pero no obliga, y esto es así porque en el ser-humano la ley del libre albedrío es inquebrantable, y dicha libertad está totalmente condicionada por la conciencia que la vivencia.

Por tanto, y no nos cansaremos de repetirlo debido a la importancia que comporta, son las conciencias que en mayor o menor medida tienen tendencias espirituales las que pueden (necesitan) reconocer el significado esotérico “escrito” en el signo Ascendente. Y este enriquecedor reconocimiento, inevitablemente comportará un reajuste de las viejas tendencias o lineas de menor resistencia “escritas” principalmente en el signo Solar.

Esta actitud de aceptar o reconocer nuevas posibilidades, si la persona no entiende de astrología, se llevará acabo de forma natural. El apremio de la propia necesidad evocará, a través de diferentes situaciones, las nuevas energías que repercutirán en la conciencia reflexiva y que mas tarde esta podrá utilizar en forma practica.

Si la persona tiene conocimientos de astrología esotérica, o entiende algo de este maravilloso sistema de auto-conocimiento, este acercamiento se hará mas bien a través de una reflexión consciente del significado esotérico del signo naciente. Gracias a esta meditación la conciencia podrá evocar en su realidad cotidiana situaciones donde la cualidad de su signo ascendente podrá ser experimentada.





Los “talentos” del signo ascendente

Entonces, y a modo de resumen, entendemos que la energía del signo ascendente mas su regente esotérico permite a las conciencias con tendencias espirituales lo siguiente:

  • Permite reconocer en la conciencia el propósito del alma para una determinada vida. Es decir permite la adquisición de conciencia de alma.
  • La energía del signo ascendente+regente esotérico permite lograr una armonía superior entre el alma y la personalidad a la lograda solo con la linea del signo solar.
  • El signo naciente permite poner bajo su regencia al signo solar para una mas correcta expresión. Para ello la cualidad del signo ascendente+regente esotérico debe ser reflexionada, analizada y experimentada como una energía “superior” a la energía del signo solar+regente exoterico. Esto primeramente se hace subjetivamente, desde el silencio interior, el lugar donde reside el alma. Pero poco a poco también se impone objetivamente, en el entorno mas material, el lugar preferido de la personalidad. Esta actitud, básicamente mental, inevitablemente pondrá al signo solar bajo las ordenes “benignas” del signo ascendente.





La contraposición reflexiva. (Ejemplo Practico)

Bien, llegados hasta aquí, proponemos realizar un ejercicio practico, “por contraposición reflexiva”, un ejercicio que nos permitirá, desde la vertiente esotérica, una mayor integración de los dos signos principales de nuestro horóscopo.

Básicamente el ejercicio presenta una dualidad esencial, la contraposición del significado esotérico del signo ascendente versus el ya mas conocido significado exoterico del signo solar.

Para realizar dicha contraposición en la conciencia reflexiva aconsejamos utilizar las frases guía que nos facilita el libro de Alice Bailey Astrología Esotérica y que os adjuntamos al final de este articulo. Son frases muy sugerentes, frases que si las analizamos detenidamente nos damos cuenta de su poder de síntesis.

Se puede pensar que en principio esta contraposición reflexiva puede generar un bloqueo, pero no es así, porque el poder de la Vida incluye ambos signos, y es condición de la Conciencia (de Alma) generar con ellos armonía. Un equilibrio que quedará reflejado en una Personalidad o expresión objetiva mas correcta.







Ejemplo practico:  Ascendente Virgo -  Sol en Leo

Para finalizar mostramos un ejemplo imaginado a modo ilustrativo. Las frases guía para cada signo han sido extraídas de los esquemas que adjuntamos al final del articulo*

Imaginemos un  horóscopo con ascendente Virgo, sol en Leo, de una conciencia con ciertos matices espirituales o altruistas, pero también, lógicamente, con deseos mas propios o personales.



Las dos frases guia:
  • Desde el angulo del alma (signo naciente) la Virgen dice: “Soy la Madre y el Niño, soy Dios. Soy la materia”

Desde el aspecto alma Virgo es el custodio de los procesos naturales que la Vida aplica a la materia. El aspecto Vida esta dividido en tres: La Madre como el aspecto receptivo practico, el Niño como el aspecto amor y Dios como el aspecto voluntad, y los tres están mezclados en la sustancia material. El laborioso proceso que hará de esta mezcla una unidad divina esta regido por la Madre Virgen.

  • Desde el angulo de la forma (signo solar) el León dice: “Que existan otras formas, yo rijo”

Es claro el significado de la frase para el aspecto mas material del signo solar. Es por muchos conocido que el Sol en Leo exotericamente hablando es la cualidad de la realeza, poder, generosidad, orgullo, y dominio.




La contraposición es evidente, y aquí el poder del León no se dejará dominar tan fácilmente. Y su majestuoso orgullo, a menudo confundido con la generosidad, puede ser un gran freno para la nobles intenciones de la Virgen.

Pero la necesidad del alma siempre apremia. Y es entonces que el poder del alma generará circunstancias internas (tipos de pensamiento, sentimientos) o externas (cambios repentinos en el entorno, situaciones que escapan al control mas personal, síntomas físicos) que forzaran al León a reconocer otras formas, fuerzas, procesos o estados de conciencia que solo se atienden a la Ley que impone Virgo.

Entonces Leo desde esta misma imposibilidad por regir estas nuevas energías entrantes empezará a prestar atención a Virgo la Madre, como una nueva realidad mucho mas subjetiva, una realidad que con su trabajo constructor dignifica a la materia. Una realidad que obliga a reconocer la misma dignidad en todos los demás seres.

Virgo es la noble tierra que protege a la semilla incrustada en su propia sustancia. Es la paciente constructora de “Aquello que será” gracias a los cuidados de la Madre (Materia) María.



El regente esoterico de Virgo es la Luna, porque es en el interior de las densas formas lunares mas básicas e instintivas (fisicas/emocionales/mentales) que se puede forjar la expresión de un carácter divino. Aquí la luna esta velada o condicionada por el poder de Vulcano: “el forjador que trabaja en el interior de la tierra”.

Vulcano es el Dios del Fuego que modela las formas desde el interior de la tierra. El fuego de Vulcano nos habla del aspecto mental, voluntarioso, disciplinado y constructor, que Virgo es capaz de aplicar a las sustancias materiales simbolizadas en la Luna.

El interior de la tierra es fuego, y es el poder de dicho fuego el que modela los continentes.

Este es un proceso lento, persistente, y que demanda el calor y la calma de la madre tierra, algo que el orgulloso y pasional León no esta dispuesto aceptar. Pero el proceso del alma siempre es un proceso imparable, y en su “derrota”, el León descubrirá una mayor libertad.



Psicológicamente, Virgo desde el Ascendente o aspecto Alma es esencialmente un signo constructor, laborioso, introvertido, calmo, con calor terrenal, humilde, constante, persistente, voluntarioso, disciplinado, discriminador, centrado es sus procesos internos, ordenado, alejado del ruido, contento con lo poco, básico desde solo lo necesario, amante del conocer, presto para ayudar, depurador, sufridor, noble, ..., todo con intención de purificar, estructurar y hacer crecer la semilla interna de Aquel Amor que todo ser está destinado a expresar .



(Casas) En el caminar del zodiaco un ascendente Virgo con sol en Leo implica situar el sol en casa XII, la casa de los finales, retiros, soledad, espiritualidad …, situaciones que darán el nacimiento (Virgo en Casa I) de una nuevo ser, una nueva forma (cuerpo, sentimiento, actitud mental) mas acorde con la necesidad del Alma. Es importante atender la casa donde el regente esotérico (luna) esta situado, porque esta casa señala a través de que situaciones sera realizado el proceso.



Los rayos aquí mayormente implicados son el 2 de Amor y Sabiduría y 4 de Armonía y Belleza por parte de Virgo, y el 1de Voluntad y Poder por parte de Leo.

De alguna manera la contraposición de los rayos teniendo en cuenta que Virgo es el aspecto alma, nos habla de una relación que atesora en si la posibilidad de suavizar, hacer mas amoroso sabio y bello el tan característico poder del León, una posibilidad que si es realizada seguro que contentará a la madre Virgen.

. . . .
Para finalizar ha de quedar claro que estos rayos, asociados a los signos y sus regentes, solo son complementos de los 2 rayos principales del alma y la personalidad. Es decir, tener un determinado ascendente o regente esotérico en principio no implica pertenecer a un determinado rayo del alma. Esto es algo de lo que hablaremos en un próximo articulo.


.   .   .
Son el pasar de los años, con sus alegrías y dificultades los que crean la necesidad- curiosidad que nos hace avanzar en el camino.




 

LAS PALABRAS GUIA PARA LOS SIGNOS DEL ZODÍACO

Exponemos el esquema perteneciente al libro Astrologia Esoterica de Alice Bailey, nuestro libro de referencia principal, que nos muestra las frase guía para cada signo desde sus dos tipos de conciencia o ángulos contrapuestos: Las frases guía desde el angulo del Alma están reflexionadas en muchos de los artículos de este blog.

La conciencia material
De Piscis a Aries a través de los signos desde el angulo de la forma muy relacionado con el signo solar. (Orden natural o camino retrogrado del ciclo mayor del sol a traves de los signos)

  1. Piscis. - Y el Verbo dijo: Entra en la materia.
  2. Acuario - Y el Verbo dijo: Que el deseo rija la forma.
  3. Capricornio.-Y el Verbo dijo: Que rija la ambición y que la puerta quede ampliamente abierta.
  4. Sagitario - Y el Verbo dijo: Que se busque el alimento.
  5. Escorpio - Y el Verbo dijo: que florezca Maya y rija el engaño.
  6. Libra. - Y el Verbo dijo: Que se haga la elección.
  7. Virgo. - Y el Verbo dijo: Que reine la materia.
  8. Leo. - Y el Verbo dijo: que existan otros formas. Yo rijo.
  9. Cáncer. - Y el Verbo dijo: Que rija el aislamiento, sin embargo que exista la multitud.
  10. Géminis. - Y el Verbo dijo: Que la inestabilidad rea­lice su trabajo.
  11. Tauro. - Y el Verbo dijo: Que la lucha siga sin des­mayos.
  12. Aries. - Y el Verbo dijo: Que se busque la forma nue­vamente.

La conciencia de alma.
De Aries a Piscis, a través de los signos desde el angulo del alma muy relacionado con el significado esoterico del signo ascendente. (Orden espiritual o el “retorno al padre”)

  1. Aries. - Surjo, y desde el plano de la mente, rijo.
  2. Tauro. - Veo, y cuando el ojo está abierto todo se ilumina.
  3. Géminis. - Reconozco mi otro yo, y en la declinación de ese yo crezco y resplandezco.
  4. Cáncer. - Construyo una casa iluminada y moro en ella.
  5. Leo. - Yo soy Ése y Ése soy Yo.
  6. Virgo. - Soy la Madre y el Niño, soy Dios. Soy la ma­teria.
  7. Libra. - Elijo el camino que lleva entre las dos grandes líneas de fuerza.
  8. Escorpio. - Soy el guerrero y surjo victorioso de la batalla
  9. Sagitario. - Veo la meta. Alcanzo esa meta y veo otra meta.
  10. Capricornio. - Estoy perdido en la luz suprema, no obstante vuelvo la espalda a esa luz.
  11. Acuario. - Soy el agua vertida para los hombres se­dientos.
  12. Piscis. - Abandono el Hogar del Padre y al regresar, salvo.


Hay que pensar al ascendente como un “don”, cualidad, o energía que se expresa con fuerza o dinamica personal (sol), a través de una forma o cuerpo lunar fisico-emotivo y mental.
. . . . David C.M.


15.1.15

Psicología del alma (7 rayos o 7 caminos)






Psicología del alma

Desde el punto de vista de la psicología esotérica, la evolución es la evolución de la conciencia, mediante la cual el fragmento del alma incrustado en la personalidad, progresivamente identifica a su fuente espiritual y se unifica con ella.”*

Esta identificación progresiva comienza cuando la conciencia da muestras de estar saturada, saciada, o desengañada de los aspectos mas materiales de la personalidad y paulatinamente “presta su mirada” hacia otro tipo de valores mas espirituales.

El Amor Impersonal o Incluyente, el Altruismo, la Fe, Tolerancia, Respeto, Aceptación, Inofensividad, Humildad, Paz, Silencio Interior, Alegría, Belleza, Ternura, Bondad, Voluntad al Bien, Perdón, Responsabilidad, Equilibrio, …, son valores que entendidos desde la “conciencia del corazón” permiten al alma acercar se a su fuente espiritual.

La asimilación real (no intelectual o/i interesada) de estos valores por parte de la conciencia le permiten a esta poder reestructurar o purificar a su cuerpo físico, emocional, y mental, logrando así un mayor acuerdo con la nueva actitud que requiere la adquisición de estos nuevos valores.

Este es un proceso largo, (de vidas), donde el cuerpo físico gracias a la Luz o Inteligencia del Alma, deja de ser egoísta y exigente con su satisfacción para llegar a ser purificado y disciplinado en la correcta expresión de un servicio altruista eficiente.

Este es un proceso largo, (de vidas), donde el cuerpo emocional gracias al Amor del Alma, deja de estar excesivamente centrado en sus propios deseos para llegar a ser amorosamente comprensivo con la necesidad que amaga el corazón de su hermano.

Este es un proceso largo, (de vidas), donde el cuerpo mental gracias a la Intuición evocada por el Alma, deja el orgullo intelectual, el sentido de poder,  y la separatividad o actitud aislada para llegar a ser receptivo a los propósitos espirituales o planes divinos para con la humanidad.



El retorno
Claramente este es el camino de retorno del que habla la parábola del “hijo prodigo” de los Evangelios, donde, el hijo, una vez ha saciado en el camino de partida todos sus deseos y ambiciones materiales entra en decadencia, y sin recursos amigos ni consuelo se vuelve hacia si y decide retornar a la casa del padre. Una casa a la que solo se puede volver muy ligero de equipaje, es decir, como dice la parábola: “sinceramente arrepentido”, la sencillez que permite recobrar la divinidad perdida.

Todo lo conseguido en el camino de partida para el bien del “yo soy” debe ser devuelto para el bien del “tu eres” en el camino de retorno. En la primera parte del camino se adquiere experiencia en la segunda se ofrece sabiduría.




7 RAYOS
Hay que entender que la conciencia o Alma comprende y expresa este camino de retorno a través de 7 formas diferentes*:


 Los rayos 1-7 son afines y trabajan con la voluntad dinámica. Los rayos 2-6 con la comprensión amorosa. Los rayos 3-5 con la inteligencia que ilumina (dirige). El rayo 4 por su parte “está solo” en el centro, él, que es el que percibe con la misma intensidad tanto el poder de lo arriba como de lo de abajo es el que lucha por el equilibrio, evocando, con la necesidad que genera su intenso conflicto, la intuición creadora de belleza y armonía. Pero en ultima instancia, el rayo 4 tiene mas simpatía hacia los rayos pares que hacia los impares.

Es muy importante entender esta variedad en el planteamiento que ejercen las conciencias para enfrentar el camino, ya que un exceso de identificación con la propia forma de avanzar puede generar incomprensión hacia las otras practicas igual de correctas que la propia.






El rayo del Alma y sus complementos
El Rayo del Alma no varia durante las muchas vidas en reencarnación, pero si, que en cada vida se dan múltiples y variados patrones energéticos con los cuales el Rayo principal del Alma, según sea la necesidad evolutiva de la Conciencia que reencarna, deberá convivir y complementarse.

Estos patrones energéticos secundarios (diferentes en cada vida) básicamente son: el rayo de la personalidad  que en el camino de retorno puede ser considerado un sub-rayo del rayo principal del Alma; los importantes rayos menores que condicionan al cuerpo mental, emocional y físico; y las no menos importantes energías y tendencias astrológicascomo son signo ascendente, solar, lunar, y sus regentes,   ofreciendo todo ello una rica interrelación de matices y oportunidades para el graduado reconocimiento del todo mayor o Fuente Espiritual.

Hay que saber que a medida que se avanza en el camino las diversas lineas de expresión tienen tendencia a aproximarse y fusionarse, de ahí que los grandes Sabios o Maestros sean capaces de expresar con Sus vidas una poderosa síntesis.

Desde un punto de vista técnico astrológico, este ultimo párrafo es la razón principal por la cual en un horóscopo se puede observar, que mientras mas evolucionada es la conciencia de su dueño, mas nítidamente quedan reflejados en su horoscopo los rayos signos y planetas regentes que condicionan a dicha conciencia.







*este párrafo entrecomillado ha sido extraído de la contraportada del libro de Alice Bailey “Psicologia Esoterica I”

*el esquema de las 7 diferente formas de comprender y expresar la espiritualidad ha sido extraído del capitulo VIII del libro de Alice Bailey “Iniciación Humana y Solar”


David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)