19.5.15

EL SIGNO SOLAR PARA LA ASTROLOGIA ESOTERICA







 EL SIGNIFICADO DEL SIGNO SOLAR PARA LA ASTROLOGIA ESOTERICA

Introducción
En este articulo nuestra intención es reflexionar, desde una perspectiva mas bien psicologica, el significado que el signo solar tiene para la astrología esotérica.

Para ello dividiremos la reflexión en cinco partes.

  • 1. El Sol como fuente de Luz en su propio sistema.
  • 2. El rol del signo solar en un horóscopo o conciencia humana.
  • 3. El rol que el signo Solar debe tener frente al signo Ascendente.*
  • 4. Varios ejemplos para un estudio comparativo entre signos.
  • 5. Conclusión (“los dos en uno”)






  •  1a La importancia del Sol por si mismo como fuente de Luz.
El Sol en “si mismo” es Luz, una entidad que desde “si misma” emite la energía que genera y regenera su propio sistema (solar) o “cuerpo”.

Un “cuerpo” o sistema solar de geométrico funcionar, actitud que genera un campo de influencia de gran belleza, un lugar que, al calor de su propia y constante energía lumínica, ofrece las condiciones idóneas para que en el se establezcan y evolucionen múltiples reinos o formas de vida.

Este sería el aspecto mas físico o vistoso del poder solar, pero no hay que olvidar que tras el aspecto material (personalidad) de toda entidad, en este caso solar, se amaga siempre una parte subjetiva (alma) con propósito (espíritu). Una parte, velada para la vista física, que utiliza la Vitalidad o inteligencia de su propia materia, mas o menos perfeccionada o evolucionada, para acrecentar (y transmitir) en ella y desde ella misma y a todas las formas de vida que en ella residen el calor de su Amor y el poder de su Espíritu.

Podemos entonces decir que el sol es una entidad (de gran calibre) que desde su propia auto-conciencia (luz) atesora grandes dosis de Vitalidad, Amor y Espíritu; y que toda forma de vida que este bajo las leyes de este sistema solar, deberá también, de una forma u otra y en mayor o menor medida, experimentar y expresar las tres cualidades básicas que su logos principal en si mismo atesora.



  • 1b El propio Sol y los 12 Signos
Como es lógico pensar toda entidad debe evolucionar a través del todo mayor, y en este sentido el Sol, al igual que la tierra o el ser humano que en ella habita, en su periplo vital también hace su recorrido a través de los 12 signos del zodiaco. 12 energías que le ofrecen, a través de sus cualidades, la oportunidad para poder percibir y adquirir mayor experiencia y con ello mayor auto-conciencia o perfeccionamiento de sus 3 cualidades básicas antes mencionadas.

Como sabemos actualmente el Sol transita por el Signo de Acuario, y por tanto, y sin animo de profundizar, las características de este signo son, y serán durante 2000 años mas, la gran oportunidad para que el Sol pueda evolucionar. Oportunidad que necesariamente se verá reflejada en todos los reinos y formas de vida que están bajo las leyes de dicho Sol.






  • 2 El rol del signo solar en un horóscopo o conciencia humana.
Por tanto, y partiendo del profundo significado de la frase “como es arriba es abajo”, el lugar (signo) que ocupe el sol en el horóscopo de un ser humano el día de su nacimiento siempre será el signo de la oportunidad, a través del cual este ser humano podrá percibir y experimentar sus 3 energías básicas innatas: vitalidad, amor y poder espiritual.

Gracias al poder de iluminar (Conciencia) que ofrece la presencia del sol en una carta natal, el signo donde este se sitúe (y en menor medida su signo opuesto), marcarán las tendencias principales del dueño de la carta, las características mas vistosas o personales, su determinación y temperamento, su vida presente y problema actual, sus dones heredados, peculiaridades ..., en definitiva el signo solar marcará la naturaleza de las fuerzas y la cualidad de las energías con las que la conciencia o alma que reencarna en determinada vida deberá convivir y manipular

Fundamentalmente el signo solar muestra la linea de menor resistencia, lo ya adquirido (en otras vidas) y por tanto lo mas fácil de expresar o actuar en la presente.

En este sentido todos sabemos que aquello que nos es dado con facilidad puede ser utilizado en forma excesiva o egoísta. Es decir, las características del signo solar son susceptibles de ser propensas a generar actitudes demasiado activas o agresivas, actitudes compensatorias, repetitivas por pasión o por sentido de poder, “ciegas” o excesivamente cómodas, poco altruistas, “facilonas”, orgullosas, desconsideradas o irrespetuosas con el entorno, poco generosas ..., todo ello dependerá muy mucho del tipo de conciencia que gestione dichas características y de la mayor o menor necesidad de esta conciencia para atender a las demandas mas espirituales escritas en su signo ascendente.

Es interesante observar que para la astrología védica o jyotish (cultura no tan individualista como la occidental), el sol por si mismo no es considerado como un planeta “benigno”, sino mas bien como una fuente de problemas por su egolatria, por su capacidad de “quemar” o no tener en consideración a sus compañeros (planetas) mas cercanos. El astrólogo oriental no olvida que el sol por si mismo es un calor excesivo capaz de matar la planta.

En cierta medida nosotros (desde la astrología esotérica o del alma) reafirmamos dicha posición, afirmando que (como dice la astrologia exotérica) el poder solar es el que marca las características principales de un individuo; pero que estas evidentes cualidades, tan valoradas en nuestra cultura occidental por su capacidad activa y escenificadas en un horóscopo a través de las fuerzas del signo solar, no son suficientes para evolucionar correctamente, sino que sencillamente solo, y fíjense que decimos solo, son la base para, con la valiosa inspiración del signo ascendente, experimentar y expresar nuevas metas o mayores estados de conciencia.


Dicho de otra forma, para la astrología del alma, el poder del signo solar deja de “quemar” cuando es mirado (reflexionado-utilizado) a través del lente que implica el significado del signo ascendente.







  • 3 El rol que el signo Solar debe tener frente al signo Ascendente.
Así como el poder del signo solar nos marca las fuerzas y energías mas personales que la conciencia o alma esta intentando utilizar o manipular   en determinada vida, el poder del signo ascendente nos marca la fuerza de esta alma en si misma, que esta tratando de expresarse a través de estas características mas solares o personales.

                                  
Quizás entendamos mejor este ultimo párrafo si comparamos y analizamos estas dos definiciones que nos ofrece Alice Bailey - DK en su magnifico libro Astrología Esotérica.

  • El signo del Sol. - Indica el actual problema del hombre; fija el paso o ritmo establecido de su vida personal; se relaciona con la cualidad, temperamento y tendencias de la vida, que tratan de expresarse durante esta particular encarnación y sugiere el aspecto rajásico o actividad del hombre nonato. Fundamentalmente las fuerzas de este signo indican la línea de menor resistencia.

  • El ascendente o signo naciente. - Indica la vida futura y el inmediato propósito del alma para esta encarnación. Mantiene el secreto del futuro y presenta la fuerza que, correctamente empleada, conducirá al hombre al éxito. Representa el aspecto sátvico o armónico de la vida, y puede producir correctas relaciones entre el alma y la personalidad en una encarnación dada, señalando así el camino para reconocer la fuerza del alma.

Es claro, a raíz de las dos definiciones, que espiritualmente hablando el signo ascendente frente al signo solar coge un rol mas prominente. Un rol, que frente a los poderes mas objetivos del signo solar, se evidencia como un “futuro” mas difícil de alcanzar, y por ello mismo mas subjetivo (menos evidente), prometedor y capaz de aportar armonía. Un rol capaz de relacionar el Alma con la Personalidad, señalando así, (como nos dice el texto), el camino para reconocer la fuerza del Alma.







  • 4 Cuatro ejemplos para el estudio entre el signo solar y el signo ascendente.
Antes de finalizar este articulo vamos a estudiar de forma comparativa para comprender mejor lo dicho anteriormente cuatro ejemplos de combinaciones de signos ascendentes versus signos solares.

El estudio pretende ser sencillo, y sin un análisis excesivo, ya que el reconocimiento del rol que determinado signo ascendente pueda tener en relación con un signo solar depende muy mucho del tipo de conciencia e intuición que debe gestionar dicha combinación

El nivel de conciencia
Hay que pensar que para que una conciencia o alma tenga la necesidad de atender a las fuerzas marcadas por su signo ascendente debe ser ante todo una conciencia con cierto grado de evolución. Evidentemente una conciencia con sus propias tendencias personales, pero también con fuertes tendencias espirituales, tendencias estas ultimas que, a través del tiempo y la experiencia, se deben imponer o si mas no armonizar con las primeras.

Las tendencias o características de una conciencia espiritual
Psicologicamente hablando estas tendencias espirituales se reconocen en la capacidad de la conciencia para practicar la aceptación (tolerar la frustración), para practicar el altruismo (servicio), para practicar la meditación (reflexión no condicionada), y para practicar la constante y siempre tan necesaria inofensividad (mental emotiva y de palabra) hacia uno mismo, el hermano o su entorno.

Los 4 ejemplos
Este pequeño estudio analiza los ejemplos desde 3 vertientes, la de los signos, la de sus respectivos regentes exoterico y esotéricos y la de los rayos implicados, pero si os fijáis los tres tipos de análisis se asemejan mucho entre si, dando a entender una posibilidad de síntesis (intuición) mayor.

Los ejemplos se exponen desde las dos posibilidades comparativas:
. . .
Ascendente Escorpión - Sol Leo
Aquí las fuerzas solares o personales son realmente muy carismáticas, orgullosas e individualistas, ya que este ascendente coloca al Sol en Leo en casa X, pero la magnética fuerza escorpiniana del Alma demanda un plus de mayor realidad y compromiso. La implicación con la vida debe ser mas empática, intensa, luchadora, y emotiva. No solo vale estar motivado para “brillar” (Ser), sino también para morir, morir desde los aspectos mas personalistas, morir para así renacer mucho mas cercano e implicado con la necesidad del alma que por sintonía también es la necesidad del hermano o entorno.  

Regentes
La capacidad de implicarse hasta lo mas fondo de Marte debe dominar sobre el exceso de brillante individualidad que este sol en Leo casa X tanto posee.

Rayos implicados
En Escorpión el poder intuitivo y generador de belleza del IV rayo de Armonía en el Conflicto motivado por el ideal sensible que atesora el VI rayo de Devoción, en este ejemplo, se debe imponer sobre el poder mas bien excesivo (destructivo) del 1Rayo de Voluntad y Poder que en este caso atrae Leo.

. . .
Ascendente Leo - Sol Escorpión
En este ejemplo la fuerzas solares del Escorpión pueden demostrar gran capacidad de generar apego, dependencia o desengaños a través del deseo i/o la falsa ilusión. Este ascendente sitúa la característica intensidad del sol en Escorpión en casa 4, la casa de las emociones mas básicas o de la infancia, situación que puede ser “emotivamente cegadora” en sumo grado, pero la conciencia de un Alma influenciada por la fuerza del León, tiene como característica principal el poder de adquirir auto-conciencia por muy difícil o ofuscada que sea la situación. En este caso el León desde su propia luz desenreda y por tanto se libera de los “enganches” psíquicos tan característicos del Escorpión. El fuego mental consciente, demanda aquí mayor capacidad de ser uno mismo, dando así una nueva claridad y utilidad a las poderosas sensibilidades y emociones (Escorpión signo de agua en casa 4) que le relacionan con su entono.

Regentes
En este caso la cualidad de adquirir auto-consciencia leonina, a través del sol como regente esotérico del ascendente velando* a Neptuno, debe iluminar (dirigir) el exceso (todo exceso es egoísmo) pasional o emotivo de Marte el regente exotérico de Escorpión.

Rayos
El poder o voluntad del 1Rayo junto con la sabiduría amorosa del 2Rayo que aporta el signo de Leo desde la conciencia del Alma, aquí deben dirigir o dar un nuevo sentido a las fuerzas mas personales de Escorpión que atraen a un 4Rayo excesivamente pasional, caprichoso y dependiente de las fuertes emociones del 6Rayo también presente.

. . .
Ascendente Géminis - Sol Libra
En esta combinación la linea de menor resistencia es libriana, el Sol en este signo no brilla especialmente, pero es muy inteligente, educado, con sentido del humor y el equilibro, armónico y sensible a la belleza, pero también, y desde su aspecto mas personalista, puede ser frío, distante, hipócrita, centrado solo en las formas externas, excesivamente mental, poco decidido o empático, y por estar en este caso en casa V, también excesivamente individualista. Géminis, desde el Ascendente o fuerza del Alma, promete aire nuevo, una mucha mayor fluidez en las interrelaciones (internas y externas). La conciencia aquí debe reconocer las dinámicas vitales que puedan arrastrar a Libra a descubrir actitudes mucho mas cercanas, espontaneas, y sencillas. Géminis en este caso puede ofrecer un nuevo equilibrio mas dinámico y amoroso. Una actitud que demuestra que es gracias al Amor (flexibilidad) y no al poder de la mente que la conciencia puede ínter-actuar en si misma dualidad, mostrando con ello servicio activo, creatividad, comprensión o mente amorosa.

Regentes y Rayos
En este ejemplo, Venus, (V rayo de Luz o Ciencia Concreta), como regente esotérico de Géminis, es un Venus tocado por el Amor Sabiduría del II rayo que atrae el mismo signo. Una conciencia personal libriana puede ser excesivamente distante o interesada, ya que a la capacidad de análisis (en este caso separatista) del V rayo que aporta su Venus como regente exoterico, hay que añadir la frialdad de un orden excesivamente dependiente de las forma externa o lo estético que aporta el VII Rayo a través de un Libra egoísta. Hay un exceso de rayos impares (mentales), de ahí la benignidad (corazón) o oportunidad del II rayo que ofrece Géminis. El control que ejerce la mente es roto por el poder del Amor.


. . .
Ascendente Libra – Sol Géminis
Un Sol en Géminis desde una actitud personal egoísta ofrece un exceso de interacciones internas y externas, interacciones duales superficiales, gratuitas, mal integradas o sencillamente no integradas y por tanto generadoras de desequilibrio, de sin sentido, banalidad o infantilismo. En este caso el sol en casa 9 desde el aspecto egoísta da demasiados y pomposos viajes. Así pues la conciencia debe reconocer la fuerza del Alma en el equilibrio divino que ofrece Libra. La calma mental como paso previo para intuir como utilizar la simpática vitalidad amorosa geminiana de forma mas dirigida, responsable y eficiente. La eficiencia, especialmente en este caso, se expresará con gran belleza.

Regentes
Si la conciencia sabe reconocer el poder mental organizador de Urano, regente esoterico de Libra, podrá, en ella misma primero y después en su entorno, organizar un nuevo espacio. Un nuevo ritmo vital donde Mercurio como regente exotérico de Géminis podrá seguir siendo “simpaticamente” interactivo, pero esta vez expresando el propósito el Alma.


Rayos
En este ultimo ejemplo el II Rayo de Amor y Conocimiento junto el IV de Belleza a través del Conflicto, atraídos por Geminis y Mercurio respectivamente, necesitan muy mucho, debido a un exceso de vitalidad caprichosa, el doble poder organizador que el VII rayo de Magia y Ceremonial aportan desde Libra y Urano su regente esotérico. Si la conciencia de este ejemplo logra integrar, en su día a día, el orden y la disciplina característicos del VII Rayo, la expresión de sus cualidades amorosas (II Rayo) y creativas (IV  Rayo) mas personales tendrán, en el mundo físico o social, gran éxito. Aquí especialmente la utilidad espiritual (eficiencia) es sinónimo de expresión mágica o belleza.







  • 5. Conclusión (“los dos en uno”)
Es nuestro deseo dar a entender que las fuerzas del signo solar en si mismas no son “malas”, sino que son la energías, objetivamente hablando, mas presentes y cercanas, y por tanto son las energías que mas fácilmente puede utilizar la conciencia para su propio beneficio o amor propio.

Cuando dicha conciencia por necesidad evolutiva, y a través del significado de su signo ascendente, vaya paulatinamente integrando la fuerza de su Alma, entonces podrá empezar a utilizar sus fuerzas solares para el beneficio común o amor comprensivo.

El reajuste en la conciencia de nuestras actitudes y dones mas personales, astrológicamente reflejados en el signo solar, siempre nos viene dado por la aceptación y responsabilidad (dharma) que genera el reconocimiento de un “todo mayor”. La comprensión de un significado mayor que astrológicamente hablando está reflejado en el signo ascendente. 


 





* Para una mayor compresión del significado que el signo Ascendente tiene para la astrología esotérica acudir al articulo anterior a este.

* Desde la astrología esotérica y dependiendo del nivel evolutivo de la conciencia dueña del horóscopo, el Sol de una cata natal puede estar velando las energías y significados de Neptuno o de Urano, que sea un planeta u otro el velado por el sol dependerá de la necesidad evolutiva de dicha conciencia. Esto es un tema en el que profundizaremos en un posterior articulo, solo decir que en un horoscopo Neptuno a través del sol sintetiza el aspecto amor y Urano el aspecto espíritu, y que el sol en su aspecto mas fisico (a través de las tendencias marcadas por Saturno) sintetiza la vitalidad.
. . .
David C.M. (logos.astrologiaesoterica@gmail.com)



17.3.15

El Signo Ascendente para la Astrología Esoterica




Introducción

En este articulo vamos a exponer, a través del análisis de una definición y su posterior aplicación en un ejemplo practico, como la astrología esotérica interpreta el significado del signo ascendente.

El aspecto esotérico de una interpretación se ocupa del significado interno que amagan las formas, así como el aspecto exotérico se ocupa de las actividades externas de estas formas. Por tanto la astrología esotérica hace referencia al aspecto subjetivo de los signos y la exotérica al objetivo. Las dos astrologías son complementarias, tanto como lo son el Alma con la Personalidad.



El ascendente

El ascendente es el signo que asoma por el Éste justo al nacer, el punto cardinal a través del cual, según antiquísimas tradiciones, nos llega la Sabiduría. El signo naciente de la carta natal es la energía que rige sobre toda la carta, porque es gracias a él que un horóscopo puede ser trazado en su plenitud.



El significado esotérico del Signo Ascendente

El ascendente o signo naciente. - Indica la vida futura y el inmediato propósito del alma para esta encarnación. Mantiene el secreto del futuro y presenta la fuerza que, correctamente empleada, conducirá al hombre al éxito. Representa el aspecto sátvico o armónico de la vida, y puede producir correctas relaciones entre el alma y la personalidad en una encarnación dada, señalando así el camino para reconocer la fuerza del alma.
                                                                                    Alice Bailey (Astrología Esotérica)


Bien, como bien nos dice esta definición, para la astrología esotérica el signo ascendente, (junto con su regente esotérico), es el signo que, a través de su simbolismo y comprensión nos puede mostrar la clave del problema de nuestra vida, así como alguna indicación de lo que podemos llegar a ser y lograr

Reconocer las cualidades esotéricas del signo ascendente desde la alegría del corazón es reconocer un segundo “sol”, no tan evidente y personal como el signo solar, pero si mas subjetivo y “rebosante” (pleno) de novedades.



El rol del Ascendente frente a la necesidad de la conciencia

Ahora bien, hay que decir que para reconocer y utilizar correctamente las cualidades subjetivas del signo ascendente, hay que tener una conciencia con cierto grado de evolución, es decir con tendencias, necesidades y matices espirituales.

Al ser-humano común no le es necesario reconocer las cualidades mas esotéricas de su signo ascendente, su conciencia, (personalista o materialista), está centrada en los deseos mas instintivos y por tanto no tiene la necesidad de profundizar. Podríamos decir que en estos casos dichas cualidades adormecen en la inconsciencia o en los cielos, y que para ellos, la astrología exoterica o tradicional como medio para comprender sus tendencias, actitudes y posibilidades sigue siendo claramente suficiente.

Pero, ciertamente cada vez son mas las conciencias con necesidades mas sutiles y complejas; conciencias que demandan planteamientos y reajustes astrologicos mas acordes con su realidad subjetiva. Son seres donde la auto-observación y reflexión interna, y no tanto la experiencia externa de lo material, es la base para lograr cierto grado de impersonalidad o altruismo activo.

Recordemos que la astrología influye pero no obliga, y esto es así porque en el ser-humano la ley del libre albedrío es inquebrantable, y dicha libertad está totalmente condicionada por la conciencia que la vivencia.

Por tanto, y no nos cansaremos de repetirlo debido a la importancia que comporta, son las conciencias que en mayor o menor medida tienen tendencias espirituales las que pueden (necesitan) reconocer el significado esotérico “escrito” en el signo Ascendente. Y este enriquecedor reconocimiento, inevitablemente comportará un reajuste de las viejas tendencias o lineas de menor resistencia “escritas” principalmente en el signo Solar.

Esta actitud de aceptar o reconocer nuevas posibilidades, si la persona no entiende de astrología, se llevará acabo de forma natural. El apremio de la propia necesidad evocará, a través de diferentes situaciones, las nuevas energías que repercutirán en la conciencia reflexiva y que mas tarde esta podrá utilizar en forma practica.

Si la persona tiene conocimientos de astrología esotérica, o entiende algo de este maravilloso sistema de auto-conocimiento, este acercamiento se hará mas bien a través de una reflexión consciente del significado esotérico del signo naciente. Gracias a esta meditación la conciencia podrá evocar en su realidad cotidiana situaciones donde la cualidad de su signo ascendente podrá ser experimentada.





Los “talentos” del signo ascendente

Entonces, y a modo de resumen, entendemos que la energía del signo ascendente mas su regente esotérico permite a las conciencias con tendencias espirituales lo siguiente:

  • Permite reconocer en la conciencia el propósito del alma para una determinada vida. Es decir permite la adquisición de conciencia de alma.
  • La energía del signo ascendente+regente esotérico permite lograr una armonía superior entre el alma y la personalidad a la lograda solo con la linea del signo solar.
  • El signo naciente permite poner bajo su regencia al signo solar para una mas correcta expresión. Para ello la cualidad del signo ascendente+regente esotérico debe ser reflexionada, analizada y experimentada como una energía “superior” a la energía del signo solar+regente exoterico. Esto primeramente se hace subjetivamente, desde el silencio interior, el lugar donde reside el alma. Pero poco a poco también se impone objetivamente, en el entorno mas material, el lugar preferido de la personalidad. Esta actitud, básicamente mental, inevitablemente pondrá al signo solar bajo las ordenes “benignas” del signo ascendente.





La contraposición reflexiva. (Ejemplo Practico)

Bien, llegados hasta aquí, proponemos realizar un ejercicio practico, “por contraposición reflexiva”, un ejercicio que nos permitirá, desde la vertiente esotérica, una mayor integración de los dos signos principales de nuestro horóscopo.

Básicamente el ejercicio presenta una dualidad esencial, la contraposición del significado esotérico del signo ascendente versus el ya mas conocido significado exoterico del signo solar.

Para realizar dicha contraposición en la conciencia reflexiva aconsejamos utilizar las frases guía que nos facilita el libro de Alice Bailey Astrología Esotérica y que os adjuntamos al final de este articulo. Son frases muy sugerentes, frases que si las analizamos detenidamente nos damos cuenta de su poder de síntesis.

Se puede pensar que en principio esta contraposición reflexiva puede generar un bloqueo, pero no es así, porque el poder de la Vida incluye ambos signos, y es condición de la Conciencia (de Alma) generar con ellos armonía. Un equilibrio que quedará reflejado en una Personalidad o expresión objetiva mas correcta.







Ejemplo practico:  Ascendente Virgo -  Sol en Leo

Para finalizar mostramos un ejemplo imaginado a modo ilustrativo. Las frases guía para cada signo han sido extraídas de los esquemas que adjuntamos al final del articulo*

Imaginemos un  horóscopo con ascendente Virgo, sol en Leo, de una conciencia con ciertos matices espirituales o altruistas, pero también, lógicamente, con deseos mas propios o personales.



Las dos frases guia:
  • Desde el angulo del alma (signo naciente) la Virgen dice: “Soy la Madre y el Niño, soy Dios. Soy la materia”

Desde el aspecto alma Virgo es el custodio de los procesos naturales que la Vida aplica a la materia. El aspecto Vida esta dividido en tres: La Madre como el aspecto receptivo practico, el Niño como el aspecto amor y Dios como el aspecto voluntad, y los tres están mezclados en la sustancia material. El laborioso proceso que hará de esta mezcla una unidad divina esta regido por la Madre Virgen.

  • Desde el angulo de la forma (signo solar) el León dice: “Que existan otras formas, yo rijo”

Es claro el significado de la frase para el aspecto mas material del signo solar. Es por muchos conocido que el Sol en Leo exotericamente hablando es la cualidad de la realeza, poder, generosidad, orgullo, y dominio.




La contraposición es evidente, y aquí el poder del León no se dejará dominar tan fácilmente. Y su majestuoso orgullo, a menudo confundido con la generosidad, puede ser un gran freno para la nobles intenciones de la Virgen.

Pero la necesidad del alma siempre apremia. Y es entonces que el poder del alma generará circunstancias internas (tipos de pensamiento, sentimientos) o externas (cambios repentinos en el entorno, situaciones que escapan al control mas personal, síntomas físicos) que forzaran al León a reconocer otras formas, fuerzas, procesos o estados de conciencia que solo se atienden a la Ley que impone Virgo.

Entonces Leo desde esta misma imposibilidad por regir estas nuevas energías entrantes empezará a prestar atención a Virgo la Madre, como una nueva realidad mucho mas subjetiva, una realidad que con su trabajo constructor dignifica a la materia. Una realidad que obliga a reconocer la misma dignidad en todos los demás seres.

Virgo es la noble tierra que protege a la semilla incrustada en su propia sustancia. Es la paciente constructora de “Aquello que será” gracias a los cuidados de la Madre (Materia) María.



El regente esoterico de Virgo es la Luna, porque es en el interior de las densas formas lunares mas básicas e instintivas (fisicas/emocionales/mentales) que se puede forjar la expresión de un carácter divino. Aquí la luna esta velada o condicionada por el poder de Vulcano: “el forjador que trabaja en el interior de la tierra”.

Vulcano es el Dios del Fuego que modela las formas desde el interior de la tierra. El fuego de Vulcano nos habla del aspecto mental, voluntarioso, disciplinado y constructor, que Virgo es capaz de aplicar a las sustancias materiales simbolizadas en la Luna.

El interior de la tierra es fuego, y es el poder de dicho fuego el que modela los continentes.

Este es un proceso lento, persistente, y que demanda el calor y la calma de la madre tierra, algo que el orgulloso y pasional León no esta dispuesto aceptar. Pero el proceso del alma siempre es un proceso imparable, y en su “derrota”, el León descubrirá una mayor libertad.



Psicológicamente, Virgo desde el Ascendente o aspecto Alma es esencialmente un signo constructor, laborioso, introvertido, calmo, con calor terrenal, humilde, constante, persistente, voluntarioso, disciplinado, discriminador, centrado es sus procesos internos, ordenado, alejado del ruido, contento con lo poco, básico desde solo lo necesario, amante del conocer, presto para ayudar, depurador, sufridor, noble, ..., todo con intención de purificar, estructurar y hacer crecer la semilla interna de Aquel Amor que todo ser está destinado a expresar .



(Casas) En el caminar del zodiaco un ascendente Virgo con sol en Leo implica situar el sol en casa XII, la casa de los finales, retiros, soledad, espiritualidad …, situaciones que darán el nacimiento (Virgo en Casa I) de una nuevo ser, una nueva forma (cuerpo, sentimiento, actitud mental) mas acorde con la necesidad del Alma. Es importante atender la casa donde el regente esotérico (luna) esta situado, porque esta casa señala a través de que situaciones sera realizado el proceso.



Los rayos aquí mayormente implicados son el 2 de Amor y Sabiduría y 4 de Armonía y Belleza por parte de Virgo, y el 1de Voluntad y Poder por parte de Leo.

De alguna manera la contraposición de los rayos teniendo en cuenta que Virgo es el aspecto alma, nos habla de una relación que atesora en si la posibilidad de suavizar, hacer mas amoroso sabio y bello el tan característico poder del León, una posibilidad que si es realizada seguro que contentará a la madre Virgen.

. . . .
Para finalizar ha de quedar claro que estos rayos, asociados a los signos y sus regentes, solo son complementos de los 2 rayos principales del alma y la personalidad. Es decir, tener un determinado ascendente o regente esotérico en principio no implica pertenecer a un determinado rayo del alma. Esto es algo de lo que hablaremos en un próximo articulo.


.   .   .
Son el pasar de los años, con sus alegrías y dificultades los que crean la necesidad- curiosidad que nos hace avanzar en el camino.




 

LAS PALABRAS GUIA PARA LOS SIGNOS DEL ZODÍACO

Exponemos el esquema perteneciente al libro Astrologia Esoterica de Alice Bailey, nuestro libro de referencia principal, que nos muestra las frase guía para cada signo desde sus dos tipos de conciencia o ángulos contrapuestos: Las frases guía desde el angulo del Alma están reflexionadas en muchos de los artículos de este blog.

La conciencia material
De Piscis a Aries a través de los signos desde el angulo de la forma muy relacionado con el signo solar. (Orden natural o camino retrogrado del ciclo mayor del sol a traves de los signos)

  1. Piscis. - Y el Verbo dijo: Entra en la materia.
  2. Acuario - Y el Verbo dijo: Que el deseo rija la forma.
  3. Capricornio.-Y el Verbo dijo: Que rija la ambición y que la puerta quede ampliamente abierta.
  4. Sagitario - Y el Verbo dijo: Que se busque el alimento.
  5. Escorpio - Y el Verbo dijo: que florezca Maya y rija el engaño.
  6. Libra. - Y el Verbo dijo: Que se haga la elección.
  7. Virgo. - Y el Verbo dijo: Que reine la materia.
  8. Leo. - Y el Verbo dijo: que existan otros formas. Yo rijo.
  9. Cáncer. - Y el Verbo dijo: Que rija el aislamiento, sin embargo que exista la multitud.
  10. Géminis. - Y el Verbo dijo: Que la inestabilidad rea­lice su trabajo.
  11. Tauro. - Y el Verbo dijo: Que la lucha siga sin des­mayos.
  12. Aries. - Y el Verbo dijo: Que se busque la forma nue­vamente.

La conciencia de alma.
De Aries a Piscis, a través de los signos desde el angulo del alma muy relacionado con el significado esoterico del signo ascendente. (Orden espiritual o el “retorno al padre”)

  1. Aries. - Surjo, y desde el plano de la mente, rijo.
  2. Tauro. - Veo, y cuando el ojo está abierto todo se ilumina.
  3. Géminis. - Reconozco mi otro yo, y en la declinación de ese yo crezco y resplandezco.
  4. Cáncer. - Construyo una casa iluminada y moro en ella.
  5. Leo. - Yo soy Ése y Ése soy Yo.
  6. Virgo. - Soy la Madre y el Niño, soy Dios. Soy la ma­teria.
  7. Libra. - Elijo el camino que lleva entre las dos grandes líneas de fuerza.
  8. Escorpio. - Soy el guerrero y surjo victorioso de la batalla
  9. Sagitario. - Veo la meta. Alcanzo esa meta y veo otra meta.
  10. Capricornio. - Estoy perdido en la luz suprema, no obstante vuelvo la espalda a esa luz.
  11. Acuario. - Soy el agua vertida para los hombres se­dientos.
  12. Piscis. - Abandono el Hogar del Padre y al regresar, salvo.


Hay que pensar al ascendente como un “don”, cualidad, o energía que se expresa con fuerza o dinamica personal (sol), a través de una forma o cuerpo lunar fisico-emotivo y mental.
. . . . David C.M.